Cuidados y abonado del clavel

El mantenimiento del clavel es sencillo. Cuando observes flores marchitas, debes retirarlas cortándolas desde el tallo. Esta es la forma ideal de asegurarte que el clavel saca flores nuevas y sanas. Para favorecer este crecimiento denso del clavel, es conveniente recortar los tallos de la planta.