Solanáceas: el tomate (1)

Los tomates, pimientos y berenjenas son hortalizas de fruto de la familia de las solanáceas. A pesar de no estar consideradas como alimentos básicos, son excelentes complementos que mejoran cualquier plato al que se añadan, y una gran fuente de vitamina C.

tomates mix

Todas estas hortalizas proceden de climas tropicales, y requieren un suelo muy rico, húmedo y fértil. No son resistentes a las heladas, por lo que en las zonas frías deben germinar en el interior o bien se deben plantar cuando ya han pasado el peligro de heladas.

Uno de los grandes valores de la mayoría de las plantas de esta familia es su alto contenido en vitamina C. Si se cultivan procurando una cosecha mayor de la necesaria en verano, pueden conservarse congeladas o embotelladas para disponer de ellas durante todo el año.

Es aconsejable cultivar estas hortalizas en un mismo bancal o en la misma tabla de cultivo, porque la mayor parte de plagas y enfermedades que pueden sufrir son muy comunes, como el virus del mosaico del tomate o el mildiu de la patata. De este modo se facilita el uso de productos para combatirlas y, además, al dejar descansar la tierra en el ciclo de rotación, no habrá posibilidad de que aparezcan estas enfermedades o se acumulen las plagas.

Tomate cherry red

Originario de América central, el tomate (Lycopersicum esculentumse cultiva en nuestros huertos desde hace poco más de dos siglos, sin embargo en este período de tiempo tan corto ha alcanzado una expansión extraordinaria, sobretodo en nuestro país.

Es un cultivo de verano, ya que necesita calor para prosperar, aunque la plantación en invernaderos permite obtener cosechas durante todo el año. Con las nuevas tecnologías y la multitud de variedades de tomate a día de hoy obtenidas, podemos tener tomates desde mayo a noviembre, además no necesita de mucho espacio para su cultivo, siendo suficiente una pequeña parcela.

Hay dos tipos principales de cultivo de tomateras: las arbustivas y las de cordón, que se diferencian según el modo en que son guiadas, pero todas necesitan un soporte vertical adecuado ya que, por naturaleza , son plantas trepadoras.

En climas fríos se pueden cultivar al aire libre desde mitad de julio a finales de septiembre y de mayo a octubre en las zonas cálidas. Posee hojas compuestas densamente pelosas, con glandulas que le dan un olor característico, su floración producida en ramilletes de 8-10 flores amarillas, da lugar a los tomates, bayas gruesas y carnosas de color rojo.

 

Conoce más sobre el autor en su 

El cultivo de la patata

Si dispones de un huerto grande puedes cultivar algunas hortalizas que necesitan grandes extensiones para conseguir una cosecha adecuada, como es el caso de la patata, pues cada planta suele hacer entre 3-4 tubérculos grandes por lo que para provisionarnos durante todo el año se necesitan varias plantas de patata, con la ventaja de que estos tubérculos pueden ser conservados durante largos periodos de tiempo.

El cultivo de la patata

La producción de tubérculos para conservar exige demasiada superficie, en relación al valor de la cosecha, para que se le dedique un gran espacio en el jardín familiar. Pero de todas formas, el jardín no es demasiado pequeño para que se pueda establecer una parcela para patatas tiernas de una variedad de alta calidad, poco corriente en el mercado.

La patata (Solanum tuberosum) prefiere de climas suaves, húmedos y sin calor excesivo. Se adapta a todos suelos, pero produce mucho más en suelos ligeros, arenosos o francos, bien cultivados y adecuadamente estercolados con estiércol bien descompuesto. La cantidad de agua que la planta dispone durante su vegetación influye considerablemente sobre la producción obtenida.

Puedes conseguir labor de patatas de cualquier trozo de patata siempre y cuando contenga por lo menos una yema, de esta forma de cada patata puedes conseguir entre 3 y 4 plantas, aunque la mejor forma de evitar problemas con hongos es acudir a un centro especializado en el que vendan patatas ya tratadas frente a los hongos y conseguir una cosecha abundante y libre de enfermedades. Pero… ¿Dónde adquirirla?

Adquirir las patatas de siembra

Las patatas, plantadas en nuestras tierras, cuentan con un buen número de enemigos, situándose a la cabeza el escarabajo de la patata (Leptinotarsa decemlineata), y los hongos mildiu (Phytophora infestans) y negrón (Alternaria solani). Estos males, casi imposible de combatir una vez instaurados en el cultivo, son perfectamente controlables solamente utilizando patatas de siembra, en vez de las que compramos en la frutería. Estos tubérculos, obtenidos en comarcas de gran altura sobre el nivel del mar, están libres de peligro. Adquiéralas ya en su almacén de granos y abonos, para plantarlas de inmediato.

Más información en nuestra ficha de guiaverde: Solanum tuberosum

 

Conoce más sobre el autor en su 

Fertilizante sin olor

Una empresa valenciana Granja San Ramón ha conseguido realizar un abono orgánico sin aditivos, de una forma ecológica, el cual no desprende malos olores a través de los excrementos del ganado vacuno.

Fertilizante sin olor

El abono obtenido es perfecto para el uso en plantas domésticas, huertos urbanos e incluso para la agricultura ecológica, ya que este no contiene elementos pesados y se produce de una forma ecológica, lo que la convierte en un sustrato con un alto valor añadido.

Consiguen este fertilizante como subproducto de la planta de biogás, que a su vez, se trasforma en energía eléctrica. El estiércol se descompone en las plantas de biogás, pero no desaparece puesto que se realiza con un procedimiento anaeróbico, es decir, sin oxígeno. Es entonces cuando los expertos de la empresa, mediante un procedimiento que ellos mismos han desarrollado, transforman los restos de estiércol al primer fertilizante sin olor.

Esta característica hace que este fertilizante posea altas cualidades, como un alto contenido en materia orgánica y un alto contenido en los principales nutrientes esenciales para la supervivencia de las plantas.

Además esta empresa ganadera a parte de haber conseguido sacar provecho de los desechos de las vacas, consiguen producir biogás, energía eléctrica para suministrar la propia empresa, abono completamente ecológico y por supuesto, leche, convirtiéndose así, en una granja de residuos cero.

 

Conoce más sobre el autor en su 

Actividades del mes de abril en huerto

Ahora que ya es primavera, las plantas comienzan a dar el gran estirón y nuestros frutales son algunos de ellos. Así que para garantizar una buena producción, conviene abonarlos a conciencia para que nuestra cosecha sea digna de admirar. Como siempre no sólo abonar va a ser nuestra actividad, sino que tendremos que preparar la tierra para los cultivos de verano, recolectar todo lo que nos quede de la temporada pasada y seguir plantando lechugas, que usaremos en los dias calurosos de verano en fantásticas ensaladas.

abonar los frutales

Abonar los frutales

Los frutales de pepita y algunos de hueso algo rezagados, están en plena floración. Dentro de unos días, van a necesitar todos los nutrientes posibles para alimentar los frutos que se generarán de la polinización de las flores. Por eso hay que incorporar a sus alcorques abono de fondo, en forma de materia orgánica, que se constituirá en la mejor reserva a lo largo de la primavera. No es preciso entrecavar el producto con el terreno. Irá incorporándose con los sucesivos riegos y lluvias.

Prevenir las últimas heladas tardías

Una de las mayores frustraciones de todo jardinero es constatar cómo una helada en plena primavera, cuando el día anterior fue cálido y brillante, ha dado al traste con sus ilusiones de cosecha, porque ha derribado al suelo las flores o los pequeños frutos ya cuajados de sus frutales. Continuamente le estamos proponiendo soluciones: cañizos, casetas, pantallas. Tome nota de esta, que consiste simplemente en un bolsón de plástico, de los utilizados en meter los trajes en el armario, para tapar cada ejemplar por la noche.

Plantar desde ahora lechugas cada 15 días

Hay variedades de lechugas (Lactuca sativa) para cualquier época del año, incluso pleno invierno. Desde este momento, no tienen que faltar ricas, frescas y vitaminadas lechugas en los canteros de la huerta. Para ello, lo mejor es efectuar siembras por ejemplo cada 15 días. También se puede sembrar con menos frecuencia, pero realizar los repicados en diferentes estadios de crecimiento.

Planta, siembra y escarda

Ahora que se acaba el mes de Marzo, muchos de los cultivos de invierno llegan a su fin, como las coles. Sin embargo otros están a punto de entrar en producción, como los ajos, por eso conviene escardarlos para favorecer su calidad y tamaño. 

Plantación escalonada de ensaladas

Ya comentamos que desde estos días, se pueden empezar a plantar al aire libre los cultivos más resistentes al frío como los rábanos, acelgas o espinacas. Pero también hay otros cultivos que prosperarán si se plantan ahora, como los espárragos, un cultivo muy original y con gran producción.

 

Plantar los espárragosPlantar los espárragos

Uno de los cultivos más originales y gratificantes, aunque también trabajoso, es el de los espárragos (Asparagus officinalis). De esta rica hortaliza se consumen los tallos incipientes o turiones, resultando inútiles los que ya han desplegado sus brotes y han subido a flor. Se plantan las famosas garras, que son raíces con peana de las plantas hembra. Para ello se realizan profundos hoyos que se van cubriendo de tierra a medida que va creciendo el brote o turión, que debe quedar blanco y tierno.

 

Siembra escalonada de ensaladasHacer siembras escalonadas de ensaladas

Lechugas, escarolas, coles chinas y achicorias, son ensaladas que apetecen en cualquier momento de la temporada… y si son de producción propia, mucho mejor. Para conseguir estas verdes fuentes de vitaminas y fibra en todo momento, el truco es realizar siembras escalonadas. Por ejemplo cada quince días, se pueden hacer semilleros de distintas especies o variadas y así siempre se cuenta con diversidad natural en la despensa y en la ensaladera.

 

 

Escardar los ajosEscardar los ajos

Seguro que los ajos (Allium sativum) van a buen ritmo de crecimiento en los caballones del bancal. De vez en cuando, conviene rascar el fondo de los surcos para que no se forme una costra impermeable en la tierra que impida al agua de las lluvias penetrar. También en ese momento hay que arrancar las malas hierbas, que pueden convertirse en competidoras por la luz y los nutrientes de esos sabrosos y útiles bulbos.

 

 

Conoce más sobre el autor en su 

¿Qué plantar en el huerto en marzo?

Cuando llega marzo, llega el buen tiempo. El invierno se despide de nosotros, dando entrada a la primavera, por lo que las temperaturas comienzan a subir y nos permiten comenzar de nuevo la temporada de nuestro querido huerto.

Plantar en marzo

Si ya tienes ganas de huerto, tenemos una buena noticia para ti, a partir de ahora ya podemos comenzar a plantar hortalizas al aire libre. Eso sí, no todas las verduras pueden plantarse al exterior, ya que una helada tardía podría destruirnos toda la cosecha. Por eso te dejamos un listado de las plantas que son más duras y que prosperarán al exterior.

 

Todas las anteriores, como ya hemos dicho pueden cultivarse al aire libre, sin ninguna preocupación, ya que aunque si llegase una helada tardía, estas plantas debido a su robustez, no se verían seriamente dañadas.

Pero la cosa no acaba ahí, podemos comenzar a sembrar en el interior o en nuestro invernadero, las plantas más exigentes en calor, para que una vez llegado el mes de abril o mayo, trasplantarlas al exterior.

Tomates, berenjenas, pimientos y pepinos son algunas de las plantas que podemos comenzar a sembrar en el interior, teniendo en cuenta que han de recibir suficiente luz y una temperatura cálida.

Conoce más sobre el autor en su 

Instala un huerto en tu jardín

Si dispones de un jardín, aunque sea reducido, siempre se puede encontrar un lugar para el cultivo de algunas verduras. No hay nada más saludable que cocinar los alimentos, siempre frescos, que ha cultivado uno mismo.

Un huerto en tu jardín

Las hortalizas tienen un alto contenido en diversas sustancias activas. El perejil y los guisantes contienen una gran cantidad de fósforo; la cebolla, el ajo y la lechuga son las hortalizas que poseen mayor proporción de calcio; la cebolla, los guisantes, la col y las espinacas tienen un alto contenido en magnesio y hierro; el pimiento  ofrece la mayor aportación de vitamina C. La vitamina E se encuentra, sobre todo, en las hortalizas de hojas verdes. La provitamina A se encuentra, principalmente, en zanahoria, el perejil y las espinacas.

lechugas

Recuerda que la mejor orientación respecto al eje principal del huerto es la de norte-sur. Mucha gente piensa que un huerto puede afear el jardín, y no necesariamente ya que el huerto puedes colocarlo al fondo del jardín o en alguna esquina que quede oculta, si no siempre puedes delimitar el recinto del huerto empleando diversos materiales: una valla metálica, paneles de madera, o un seto de plantas útiles como moras, grosellas o lavandas. De esta forma puedes introducir el huerto como parte del jardín. Estos son motivos más que suficientes para que dediques parte de tu jardín a un huerto. El tamaño de un huerto ideal es aquel que pueda cubrir las necesidades de una familia, del orden de 80-100 m2. Pero para disfrutar del placer de cultivar hortalizas propias no es necesaria una superficie tan extensa.

Lechugas

Es importante crear diversas eras o zonas de plantación. Ya ves que un huerto no requiere mucho espacio, tan sólo necesita un poco de cuidados para conseguir grandes resultados, pudiendo formar parte del jardín, más aún si entre los cultivos se intercalan plantas de flores, como las capuchinas o los tagetes, en la que se puede cultivar una única especie o combinar algunas que tengan las mismas características de cultivo. Recuerda que los caminos entre las eras deben tener 60 cm de ancho para facilitar el paso y no pisar la tierra o los cultivos. Es importante también que el suministro de agua sea de fácil acceso, así como que se disponga de un cobertizo que facilite el trabajo en el huerto.

Así que ya tienes motivos suficientes para esta temporada dedicar una parte de tu jardín al huerto, seguro que no te arrepientes.

 

Conoce más sobre el autor en su 

Plantación de alcachofas a largo plazo

Pocos cultivos hortícolas duran tanto como las alcachofas, así que a la hora de instalarlas en tu jardín o tu huerto piensa donde va a ser su mejor sitio, pues seguramente estén allí más de 4 años.

Plantar alcachofas

Pocos cultivos tan duraderos como las alcachofas (Cynara scolymus). Como emite hijuelos continuamente, es muy difícil quedarse sin plantas para perpetuar el bancal. De todas formas, cada 4-5 años hay que cambiar de terreno de cultivo, aprovechando para rejuvenecer los ejemplares. De esta manera, la primavera y parte del verano surgirán esas enormes flores rodeadas de sus jugosas brácteas.

Plantar alcachofas paso 11. Prepara el cantero de cultivo, que debe ser una explanada bien cavada y abonada con materia orgánica, pues esta tierra va a estar mucho tiempo sin poderse trabajar, por último rastrillalá.

 

 

 

 

 

 

Plantar alcachofas paso 22. Planta las plantitas en hoyos individuales bien separados, porque se ha de prever crecimientos enormes, de hasta 1 m2 de envergadura.  Por lo que es mejor instalar las plantas a 80-100 cm unas de otras.

 

 

 

 

 

 

Plantar alcachofas paso 33. También puedes dividir las matas del año anterior. Para ello sólo hay que arrancar las cepas viejas, con tierra y raíces (cepellón) y dividir de ellas los brotes más sanos y completos, para plantarlos de manera separada.

 

 

 

 

 

Conoce más sobre el autor en su 

El cultivo de las fresas

¡Planta fresas ahora! es el momento ideal para que los pequeños plantones de fresas échen raíces y se adapten a nuestro huerto. Házlo sobre un suelo bien abonado y sobre una malla antihierbas para evitar males mayores. También ahora puedes dividir las matas del año pasado para conseguir un mayor número de ejemplares.

fresas

 

Las fresas es un cultivo fácil, requiere muy pocos cuidados y son muy productivas.  Este cultivo no necesita grandes extensiones por lo que es un cultivo estupendo para pequeños huertos, adaptándose muy bien en macetas, que las hacen ideales para el cultivo en huertos urbanos.

Las fresas son plantas herbáceas en rosetas, que florecen en primavera tras pasar un período de frío, así que sus flores están a la vuelta de la esquina. Sus frutos pequeños pero muy dulces y jugosos es la fruta preferida de los niños. Éstas plantas son perfectas para enseñar a los niños el cuidado de las plantas hortícolas viendo como se desarrollas, florecen y fructifican en un tiempo récord. 

Para su cultivo basta con plantarlas en aquellas zonas del huerto con menos luz, pues se adaptan muy bien a la sombra, pudiendo estar a pleno sol, aunque su color no será el adecuado. Las fresas se plantan ahora en invierno, así les da tiempo en establecerse, floreciendo al mes siguiente, dando una buena cosecha a los dos meses de estar plantadas.

Fresas en maceta

Conviene elevarlas un poco para que sus frutos no toquen el suelo o colocar una malla de plástico debajo para que la fruta no se estropee. Cuando se cultiva en macetas, tenemos que asegurarnos que los frutos cuelgen fuera de la maceta, así tomarán mejor aspecto.

Estas plantas se reproducen tras la floración rapidamente mediante estolones. En tan sólo un año de cultivo pueden pasar de ser una simple planta a más de 10, por lo que no plante demasiadas fresas juntas pues en poco tiempo tendrás que estar separándolas.

En otoño-invierno suelen perder gran parte de sus hojas, no te asustes, pues a la primavera siguiente brotará incansablemente produciendo multitud de fresas.

Haz tu propio abono paso a paso

Pocas actividades son tan agradecidas como transformar uno mismo sus residuos en materiales aprovechables para enriquecer y proteger las cosechas y el suelo.

Compostera en el jardín

El compost elaborado a partir de desechos domésticos y residuos del jardín es muy fácil, divertido y, sobre todo, gratificante. Con él puedes abonar tus  plantas tanto del jardín como las del huerto, reduciendo así los residuos vegetales y ayudando al medio ambiente. Indispensable para un cultivo ecológico.

  

1. Preparar el terreno, planificándolo y amontonando tierra en los bordes para contención de agua y nutrientes.

2. Utilizar la máquina biotrituradora para triturar y recortar todos los desechos de poda, residuos domésticos, etc. Cuanto más triturado esté  mejor será para los organismos descomponedores, transformando la materia orgánica en materia inorgánica asimilable para las plantas.

3. Construir o comprar un compostador, o receptáculo donde amontonar los materiales que, transcurridos un par de meses, se convertirán en compost casero, que podrás utilizar para abonar tus plantas, evitando así el tener que comprar abono.