Cultivar champiñones

No son flores, ni hortalizas ni frutas. Son sabrosos hongos que contienen un alto poder nutritivo y que están presentes de forma habitual en nuestra alimentación. Podrás cultivarlos en cualquier rincón del jardín o del huerto, o incluso dentro de tu casa.

Cultivar champiñones

Los champiñones constituyen un plato delicado, de sabor muy peculiar y ampliamente utilizado en la alimentación cotidiana. Su cultivo es sencillo, y presenta una buena opción para aprovechar determinados espacios del jardín o del huerto o incluso del interior de la casa, como sótanos, bodegas, el fondo de un viejo armario o el espacio que queda debajo de unas escaleras.

Los champiñones se pueden cultivar en casi todas partes. En verano pueden estar al aire libre en plena tierra, en una zona protegida del jardín o del huerto, en un semillero o incluso debajo de una mesa en el invernadero. En invierno se pueden cultivar dentro de casa o en cajas, con calefacción artificial. En cualquier caso, nunca hay que dejarlos expuestos a la luz directa del sol y necesitan una temperatura suficiente y constante (unos 15ºC como media).

La calidad del sustrato es una de las condiciones esenciales para conseguir cultivar champiñones de forma óptima. En los centros de jardinería o viveros especializados se puede encontrar compost preparado especial para este cultivo. No obstante, siempre le resultará más económico prepararlo en casa, con una mezcla de estiércol fresco de caballo, paja o serrín.

Una vez el sustrato esté listo, rellena los semilleros, las cajas o la parcela destinada al cultivo con el compost obtenido hasta una altura de unos 20 cm y planta las esporas de los champiñones, que se venden preparadas para la plantación en los centros especializados, a unos 3 cm de profundidad y dejando unos 15 cm de distancia. Deje transcurrir unas dos o tres semanas y mantenga la temperatura superior a los 15 ºC, pero evite un sobrecalentamiento, lo ideal son los 21ºC.

Transcurrido este tiempo, comprueba que el micelio está formando y se desarrolla (aparecen hilos blancos sobre el compost), cubre de nuevo con una capa de 2 cm por una parte de mantillo, otra de arena y una tercera de turba. Riegue un poco y mantenga la temperatura. Los champiñones aparecerán unas tres semanas más tarde.

 

Conoce más sobre el autor en su 

Las recolecciones del huerto en agosto

Igual que hicimos el mes pasado, te indicamos algunas de las cosechas listas para recoger, ya sea a hecho (de una vez) o de manera escalonada. En agosto, casi todo está a tu disposición para el consumo o el almacenamiento.

Las recolecciones del huerto en agosto

  • Tomates (solanum lycopersycum). Continúa cosechando los tomates conforme vayan madurando y hazlo de continuo, pues en cuestión de 4 o 5 días tras la cosecha volverás a tener que cosechar los tomates que dejaste verdes, porque ya habrán madurado.
  • Judías verdes (Phaseolus vulgaris). Este friolero cultivo de la familia de las fabáceas se encuentra ahora en su optima situación. Te aconsejamos que las recojas todas a la vez, porque con las primeras noches frías podrían estropearse las sabrosas vainas, si quieres las quieres verdes, sino puedes dejarlas secar para tener judías secas.
  • Cebollas (Allium cepa). En el caso de las polivalentes cebollas, también te aconsejamos la recogida a hecho (todo a la vez), para almacenarlas  en paja y en un lugar fresco y seco. Eso sí, después de arrancarlas y limpiarlas, déjelas secándose en el terreno un par de días o en la terraza de casa para poder conservarlas durante más tiempo.
  • Frambuesas (Rubís idaeus). Este sin par fruto del bosque (adora crecer en claros habidos por incendios), debe recogerse según va madurando, para consumirse de inmediato… o congelarse, práctica que funciona muy bien con las frambuesas, también aplicable a las moras de la zarzamora.
  • Ciruelas (Prunus domestica). Las ricas ciruelas y claudias, también deben ser recolectadas por partes, a medida que van madurando, madurando las verdes en el árbol. Aprovecha para ello las primeras horas del día, antes de que el sol caliente los frutos y la conservación quede dificultada.

Conoce más sobre el autor en su 

Rotación de los cultivos: Plan de rotación (y2)

Cuando el jardín sea bastante grande, el plan de rotación puede comprender otros cultivos, además de las hortalizas, para conseguir una alternativa de cuatro años.

Rotación de cultivos

Los hortelanos y productores profesionales de hortalizas establecen alternativas de cultivo casi perfectas en las parcelas. Para los principiantes, es suficiente tener en cuenta los principios expuestos anteriormente y en particular no repetir el mismo cultivo, sobre el mismo suelo, antes de dos años.

Para las hortalizas vivaces: espárragos, alcachofas, fresas, la duración de la alternativa debe ser proporcional a la duración del cultivo. El plan racional, frecuentemente recomendado, para una alternativa es hacerla o estudiarla para varios años; no solamente es práctico, sino que ahorra trabajo. Las coles de verano y otoño pueden ser plantadas después de un cultivo precoz de guisantes, preparando el terreno solamente con una bina o de una forma superficial con una cava cruzada.

Cuando la tierra es removida, durante la recolección de las patatas, solamente se tiene que nivelar y desmenuzar la superficie antes de sembrar las judías o las espinacas. Dos cultivos pueden ser sembrados uno a continuación de otro, sin que sea necesario cavar las parcelas una segunda vez. Se debe conservar únicamente la superficie del suelo bien mullida sin degradar su textura, por ejemplo por apelmazamiento en tiempo de lluvia. Salvo en terrenos muy ligeros, siempre es indispensable trabajar el suelo antes de empezar un tercer cultivo. El plan de rotación presenta la ventaja de evitar en parte el trabajo del suelo. La mayoría de las hortalizas de raíz, por ejemplo, deben ser arrancadas en otoño para almacenarlas y conservarlas en silos; la tierra entonces se remueve y puede ser preparada para el cultivo que le seguirá.

Cuadro de rotación

Cuadro de rotación para un período de tres años.

Igualmente, es posible obtener dos cosechas seguidas en un mismo año; por ejemplo, los guisantes precoces sembrados en primavera se recolectan suficientemente pronto para dejar sitio a una plantación de puerros, que producirá una segunda cosecha durante el invierno. De igual forma, en las coles de Bruselas (sembradas en abril y recogidas desde octubre a abril del año siguiente) es posible plantar en líneas alternadas con las coles, líneas de coliflor de verano, nabos y remolachas, que se arrancan en otoño y dejarán espacio al cultivo principal que es lento en desarrollar y que se planta suficientemente amplio para poder facilitar el desarrollo de los restantes cultivos. Las especies de crecimiento rápido, como los rábanos, se siembran frecuentemente entre las especies de desarrollo más lento, como las zanahorias; las primeras se recolectan pocas semanas después de la siembra, sin que lleguen a molestar o perjudicar a las segundas.

 

Conoce más sobre el autor en su 

Rotación de cultivos: ¿En qué consiste? (1)

La rotación o la alternativa de los cultivos consiste en no repetir el cultivo de una especie en una misma parcela; lo conveniente es plantear cultivos sucesivos con diferentes exigencias.

Rotación de cultivos

Las hortalizas pueden clasificarse en tres categorías o clases: hortalizas de hoja, hortalizas de raíz y el resto de especies que no están incluidas en las dos anteriores.

La importancia de la rotación de los cultivos en una parcela se puede poner de manifiesto fácilmente tomando corno ejemplo las coles: si las diferentes clases de coles (repollos, coliflor, rutabagas, col de Bruselas, etc.) se suceden sin interrupción en la misma parcela, se observa un rápido crecimiento en las enfermedades criptogámicas de los cultivos (en particular, la hernia de la col). En cambio, haciendo una alternativa mediante la cual un cultivo de col se repite cada tres años, alternando con otros cultivos de otras hortalizas diferentes, se comprueba que las enfermedades no se desarrollan tan extensamente por no tener un huésped adecuado para multiplicarse; estas enfermedades alcanzan un cierto umbral a partir del cual puede ser peligroso a otro cultivo de col, pero no a otra hortaliza diferente. Lo mismo sucede con la mayoría de los parásitos de las hortalizas.

Por otra parte, cada clase de hortaliza tiene unas exigencias nutritivas diferentes, extrayendo del suelo elementos nutritivos en diferentes proporciones. Los guisantes y las judías, como la mayoría de las leguminosas, son capaces de fijar el nitrógeno atmosférico para atender sus necesidades de desarrollo y dejar una cantidad importante del mismo en el suelo al terminar el cultivo. La fijación del nitrógeno se realiza mediante las bacterias nitrificantes, existentes en simbiosis, en las nudosidades que se producen en las raíces de las plantas de las leguminosas. De tal forma, que se si plantan coles después de leguminosas, el desarrollo de las plantas es más vigoroso, ya que la col necesita mucho nitrógeno para su desarrollo.

Este método permite disminuir la cantidad de abono nitrogenado que se debe aportar a la col. Para otros elementos nutritivos, tenemos situaciones similares; por ello, lo conveniente de cuidar la alternativa a realizar en una parcela.

 

Conoce más sobre el autor en su 

Actividades del huerto, mejorar la producción

Nuestros huertos están en pleno apogeo, ya podemos disfrutar de los tomates, berenjenas y pimientos que plantamos hace unos meses, mientras que otras comienzan su producción de frutos como es el caso de las sandías, melones o calabacines.

Actividades del huerto, despunte de las tomateras

Una de las actividades para nuestro huerto es a pesar de que estamos en plena recolección de tomates, sus ápices terminales siguen creciendo y llenándose de grupos de flores amarillas y fragantes que devendrán en exquisitos frutos rojos.

Realiza ahora el último pinzado de estos brotes, porque la mata ya no podrá alimentar ni soportar tantos frutos. Las yemas de los dedos son suficientes para eliminarlas, pero por si acaso dispone siempre a mano unas tijeras afiladas. De esta forma conseguirás unos tomates más grandes y de mejor calidad, ya que los nutrientes de la planta se concentrarán en ellos.

Las especies de frutos grandes y pesados como los calabacines (Curcubita pepo), se dañan con facilidad con las piedras y demás cuerpos extraños del suelo, naturalmente si se dejan descansar en él. Para que siempre presenten un aspecto inmaculado, conviene que reposen en paja, papelees de periódico, o incluso mantas. De está forma conseguirás una producción de frutos sin magulladuras o malformaciones.

Recuerda abonar también todos los tipos de hortalizas de esta forma, las plantas conseguirán mejores tamaños y mejor calidad. Recuerda que para las hortalizas de hoja, lo mejor es un abono nitrogenado, mientras que para las hortalizas de frutos es mejor uno abono rico en fósforo y potasio.

¿Qué truco usas tu para mejorar la producción?

 

Conoce más sobre el autor en su 

Tipos de sandía

Ahora que el verano está a la vuelta de la esquina, llega la hora de plantar cultivos de verano, esos que apetecen tanto cuando son frescos y con gran contenido en agua, como la sandia.

Tipos de sandías

En el mercado disponen de gran surtido de variedades de sandía (Citrullus lanatus), nosotros te exponemos y explicamos algunas de las más comercializadas para que decidas que tipo de sandía es la que más se aproxima a tus necesidades y cultivo. 

Las hay de variedades tradicionales, nacionales o locales, estas sólo las encontrarás en los viveros de tu zona y si es de ámbito local, sólo podrás disponer de ella si se consigue semillas de alguien que se dedique a cultivar dicha sandia. De todas formas, gracias a la genética,  mediante la selección y cruzamiento de algunas variedades de sandía se han conseguido híbridos F1 con gran éxito.

Los híbridos F1 son la descendencia de dos líneas de sandias de variedades distintas, que mediante su cruce mediante polen, se consigue que las semillas resultantes de la planta madre, sean todas iguales, dando lugar a una descendencia homogénea únicamente durante el primer año, después con la recombinación genética esta homogeneidad se rompe y no siguen ningún patrón.

LISTADO DE TIPOS DE SANDÍA

dulcis_f1_crimson_sweet DULCIS F1 SANDÍA CRIMSON SWEETRayada, redonda, de color verde claro estriado de verde oscuro. Muy rústica y resistente, la planta produce bien bajo cualquier condición.

Frutos de un peso máximo de 14/16 kg. Planta muy sana y vigorosa, con fertilidad óptima y gran cantidad de frutos. La pulpa presenta un color rojo homogéneo, sin las indeseables estrías. Muy azucarada. Adaptabilidad óptima a las más variadas condiciones ambientales y de cultivo.

dumara_f1 DUMARA F1Esta selección de sandía larga es aún una de las más apreciadas por su forma alargada y por su pulpa, muy azucarada. Puede alcanzar los 15 kg. de peso. Muy productiva.
mini_sandia MINI SANDÍA F1Variedad híbrida de sandía mini, de un peso máximo de unos 2 kg. Su fruto redondo tiene la piel de color verde estriado brillante. La pulpa es crujiente, de color rojo intenso y particularmente azucarada. Sus semillas son pequeñas y escasas. La planta, de ciclo muy precoz (con cosecha a los 50 días tras su trasplante), tiene buena resistencia y asegura una producción notable. Especialidad.
sugar_baby_redonda SUGAR BABY Variedad muy precoz. Frutos redondos, pequeños, de un peso de 4/5 kg. De piel muy oscura, pero con una pulpa muy azucarada. Atención: se parte fácilmente.
crimson_sweet_redonda CRIMSON SWEET La clásica sandía rayada, redonda, de color verde claro, estriado de verde oscuro. Muy rústica y resistente, la planta produce bien bajo cualquier condición. Frutos de un peso de 12/14 kg., de pulpa sólida, crujiente y muy azucarada.
charleston_gray_larga CHARLESTON GRAY LARGA Esta selección de sandía larga es, actualmente, una rareza, estando aún entre las más apreciadas por su forma alargada y por su pulpa, muy azucarada. Puede alcanzar los 15 kg. de peso. No es muy productiva

asahi_myako_f1

ASAHI MYAKO F1Precocísima japonesa de piel fina, con pulpa de color rojo intenso y muy dulce. Redonda, de color verde estriado en negro. Raramente supera los 6/7 kg. de peso. Tiene poco espacio en el huerto.

Podar, pinzar y aclarar las hortalizas en junio

Las plantas que fuimos plantando habrán pegado ya un estirón e incluso algunas habrán sacado las primeras flores, llega la hora de pinzarlas o aclararlas, pues lo que nos interesa ahora es que crezcan y  vayan tomando altura. Si alguna no arraigó es un buen momento para reponerlas, aunque tardarán algo más en dar fruto.

Podar, pinzar y aclarar

Podar las alcachofasPodar las alcachofas

En estos momentos, seguro que ya quedan muy pocas alcachofas (Cynara scolymus) en el trozo de huerto destinado a cultivos estables. Y las que resten estarán duras porque subirán a flor en pocos días. Ha llegado el momento de la poda, que debe ser severa, respetando los hijuelos basales y algunas hojas grandes para que no falte alimento en ningún momento.

 

Pinzar los tomatesPinzar los tomates

En el huerto, todo va más deprisa de lo que parece. Los tomates (Solanum lycopersicum) que plantaste el mes pasado, ya han crecido hasta el metro de altura y piden ser pinzados, es decir, piden que elimines con las yemas de los dedos sus ápices terminales para que no crezcan más en altura. Además, si observa que han dado demasiados ramilletes de flores, suprime algunos.

 

Aclarar las berenjenasAclarar flores de las berenjenas

Las berenjenas (Solanum melongena) son frutos grandes y en algunos casos enormes, que en muchos casos desgarran y tiran al suelo (encaman) a sus plantas portadoras. Para que cada una sólo produzca las piezas soportables, hay que aclarar las flores ahora, dejando por ejemplo media docena por ejemplar.

 

 

Conoce más sobre el autor en su 

Cómo cultivar las cucurbitáceas (melones, sandías, pepinos…)

Las cucurbitáceas son plantas propias de zonas cálidas y secas del planeta cuyos frutos grandes contienen buena cantidad de agua, como el melón o la sandia, haciéndolas especialmente atractivas en verano, ya que consumidas frescas calman la sed y el calor.

Como cultivar las curcubitácias (melones, sandias, pepinos...)

Ahora que es el tiempo de estas frutas, te contamos que lugar es el más indicado para ellas.

  • TIPO DE TERRENO: estas plantas prefieren aquellos terrenos suaves, frescos, fértiles y bien drenados. Colocar estas plantas en lugares muy soleados y protegidos del viento.
  • CLIMA: la temperatura óptima para el crecimiento de estas plantas es de 25-30º C, siendo la mínima de 15º C. Temen al frío y a las heladas. Las plantas mueren si se someten a temperaturas inferiores a 5º C.
  • TRASPLANTE: en invernadero frío, el trasplante se realiza desde marzo; en pleno campo, desde abril.
  • TALLA DE LAS PLANTAS: la altura óptima de la planta es de 15-20 cm.
  • FERTILIZACIÓN: algunas semanas antes del trasplante, es necesario abonar los huecos en los que se ubicarán las plantas. Se aconseja el uso de abonos orgánicos.
  • CUIDADO Y MANTENIMIENTO: las zonas próximas a las plantas deben mantenerse siempre limpias de malas hierbas. Cuando la planta alcanza unos 40 cm., hay que colocarle una sujeción y fijar a ella la planta. Es una buena costumbre, además, reforzar las plantas que tienen poca tierra.
  • RIEGO: trazar un surco entre las plantas en el que se haga correr el agua, a fin de mantener el terreno siempre húmedo.
  • PRODUCCIÓN Y COSECHA: la producción media de una planta es de unos 4-5 kg.; su cultivo en invernadero produce unos 6-7 kg.
  • CONSERVACIÓN: los frutos se conservan en el frigorífico durante dos semanas a una temperatura de 9-10ºC.
  • ADVERSIDADES: parásitos animales: pulgones, araña roja y araña amarilla. Enfermedades víricas: mosaico del tabaco, fusarium, verticillium.
  • ADVERSIDADES ATMOSFÉRICAS: quemaduras solares, heladas, asfixia de las raíces por estancamiento de agua, grietas en los frutos por exceso de agua (especialmente, tras periodos de sequía).

 

Sí quieres saber más visita la ficha técnica de cada una de ellas:

Como cultivar los melones : Cultivar melones

Como cultivar las sandías: Cultivar sandías

Como cultivar los pepinos: Cultivar pepinos

La cosecha de las grandes extensiones

Ya se acerca Junio, el mes de las cosechas, ya que muchas de las plantas cultivadas en las grandes extensiones comienzan a dar su fruto. Por donde se mire los agricultores recogen los frutos de su tierra, que sembraron llenos de ilusiones en un terreno trabajado a la perfección.

Campos de girasol

Las enormes cosechadoras irrumpen en los campos para comenzar el mes de junio segando las cebadas y continuar al próximo con los trigos. Muchas de estas descomunales máquinas pueden cortar las enormes parcelas de cereales, engullendo la producción con sus descomunales cuchillas y soltando por sus troneras los sacos de grano y las pacas de paja; realmente son factorías procesadoras ambulantes.

Además, los frutales de hueso maduran a toda velocidad. Si las cerezas ya están cogidas, ahora les toca el turno a los jugosos albaricoques y primeras ciruelas (variedad amarilla “Early Laxton”), para continuar en pocos días con los sin par melocotones. De esta forma, es fácil observar las plantaciones visitadas por los cosechadores-envasadores que quieren transportar sus productos al mercado.

Albaricoques

¿Más cosechas? Primeros ajos (Allium sativum), espárragos, alcachofas, lechugas…

La alfalfa (Medicago sativa) se presenta en el paisaje como grandes praderas de hierba que el ganado devorará en forma de heno. En grandes extensiones semiáridas del litoral, por ejemplo el Campo de Cartagena, comienzan a medrar con fuerza, cubriendo el terreno, los melones y sandías sembrados sobre acolchados de plástico. Por suerte, ya se ha conseguido paliar el principal problema que presentaban estos cultivos: reciclar con efectividad el film gastado.

Y atención, ya apuntan en el paisaje los girasoles (Helianthus annuus). Esta especie de la familia Asteráceas llenará de un amarillo chillón hectáreas y más hectáreas de nuestras tierras a partir de ahora. Tengan en cuenta que sus semillas, como las de la colza, se están convirtiendo en un cultivo energético de primer orden, dando lugar a los útiles combustibles biológicos anti efecto invernadero, que todos acabaremos utilizando como recambio de los fósiles.

 

Conoce más sobre el autor en su 

Tareas en el huerto durante el mes de mayo

Las actividades en el huerto no cesan durante este mes. Se ha de plantar todos los cultivos de verano que temen al frío, trasplantar aquellas plántulas que andan por el invernadero al aire libre y diversas prácticas agrícolas como el atado, aclarado de frutos de múltiples frutales, aporcados, etc.

Tareas en el huerto durante el mes de mayo

Tareas en el huerto durante el mes de mayoTratar al plantar los tomates

Si va a plantar, o ya lo ha hecho, los tomates (Solanum lycopersicum) en el huerto, conviene que los trate de manera preventiva con un funguicida biológico a base de azufre, para que no se instale en ellos el endémico hongo mildiu, que aparece en días húmedos y cálidos, o el oportunista oidio, que se instala sobre hojas mojadas.

Plantar guindillas en maceta

Las especies hortícolas que entran en nuestra dieta sólo en muy pequeñas cantidades, como las picantes guindillas (Capsicum annuum), deben ser cultivadas en macetas, para poder darles un trato más personalizado. Cualquier cacharro servirá, instalado en una soleada ventana.

Aporcar los puerros

De los puerros (Allium porrum) se consume la zona blanca entre las raíces y los terminales de las hojas verdes. Para que esa parte de la planta sea mayor, y por consiguiente la producción aumente en cantidad y calidad, se impone aporcarlos o tapar sus bases con tierra, para que en esa zona deje de producirse verde clorofila.

 

 

 

 

Conoce más sobre el autor en su