Sembrar en semilleros

Una forma didáctica y amena de introducir a los niños en el mundo de la botánica en general y la jardinería en particular es la siembra en semilleros. Es un procedimiento sencillo para obtener nuevas plantas, pero sobre todo muy educativo.

Sembrar en semilleros

Preparar el sustrato, esparcir las semillas, observar el nacimiento de las plantitas, atender su crecimiento y, en su momento, trasplantarlas a un recipiente mayor y desde allí a su lugar definitivo en una terraza o jardín: es la experiencia de la germinación, que tanto les gusta a los niños, pero llevada al terreno práctico de la jardinería y el huerto. Con las semillas que producen las mismas flores, o con las que se compran en sobres en los centros de jardinería, se pueden conseguir muchas plantas nuevas de una forma económica, pero sobre todo, introducir a los niños en un mundo apasionante mientras aprenden y se divierten.

Naturalmente, se puede sembrar directamente sobre el terreno, pero para tener mayor control sobre la germinación, o simplemente para proteger con mayor eficacia las plántulas (temperaturas extremas, plagas, etcétera), es más conveniente hacerlo en tiestos, y mejor todavía en semilleros.

• El semillero. Se pueden comprar bandejas de germinación —cajas de plástico con tapa de cristal— o bandejas de alveolos (como las de las fotos); están provistas de agujeros de drenaje para el agua, y en menos espacio contienen más plantas, que además se desarrollan sin competir entre sí. También se pueden improvisar semilleros con envases de supermercado, por ejemplo, siempre que sean poco profundos y tengan orificios en la base.

• El sustrato. Existen sustratos especiales para semilleros, pero también se pueden hacer en casa mezclando una parte de turba con una parte de arena de río o de perlita fina, y dos partes de sustrato universal. Debe ser poroso (de partículas finas) para facilitar la germinación, y con capacidad para retener humedad sin encharcarse. Se rellenan los alveolos del semillero con este sustrato y se nivela para que quede al ras. En el momento de sembrar debe estar húmedo.

• La siembra. Según el tamaño se colocará una semilla por celda, o dos o tres si son pequeñitas, y en ese caso separadas para que puedan crecer sin competir. Se cubren con sustrato no más de dos veces su altura; las pequeñitas sólo se esparcen. Con un rastrillo, palita o tablilla se apisona suavemente para que entren en contacto con la tierra.

• La germinación. La humedad y el calor propiciarán la germinación. Una tapa de plástico o vidrio sobre el semillero creará un efecto invernadero; según la especie se colocará a la luz o en la oscuridad. Conviene ventilar cada dos días. Al germinar se retira la tapa y se coloca el semillero en un lugar cálido y luminoso, fuera de los rayos del sol. A medida que crezcan se seleccionará la plantita más fuerte del alveolo y se desecharán las otras.

• El repicado. Cuando las plántulas tienen un par de hojas se deben trasplantar a un recipiente mayor (aunque todavía no al definitivo). con la ayuda de un palito o tablilla. Se cogen por las hojas y se introducen en un hoyito en la tierra, se aprieta junto al tallo y se riega.

Pasa una planta a un recipiente mayor

En la terraza, el cultivo de las plantas es en maceta. Todo aquel que acepta el reto de formar un jardín en el balcón debe ser un consumado trasplantador o cambiador de recipientes para ir adaptándolos al tamaño de sus habitantes verdes.

Pasa una planta a un recipiente mayor

Aquí trasplantamos una magilla (Perilla vanilla), especie Lamiácea muy similar al cóleo, que decora mucho y es muy resistente.

inspeccionar el cepellónInspeccione el cepellón. La primera tarea es averiguar cómo está el cepellón de raíces. Si se encuentra tan apretado como este, el trasplante debe hacerse lo antes posible, así que prepara la nueva maceta y el sustrato.

 

 

 

 

 

Métalo en una maceta mayorMétalo en una maceta mayor. Instale en el fondo de la nueva maceta una capa de cascotes como drenaje, también se puede echar grava, cantos rodados o corteza, después eche sustrato hasta la altura del cepellón. Instale ahí la planta.

 

 

 

 

 

Centre la planta y rellene alrededorCentre la planta y rellene alrededor. Centre el cepellón y rellene con más sustrato. A medida que va metiendo tierra, oprímala ligeramente para solidarizarla con las raíces, siempre sin compactar en exceso, pero sin dejar el sustrato muy suelto.

 

 

 

 

Afirme con los dedos y riegueAfirme con los dedos y riegue. Ya sólo falta afirmar la superficie del compost con los dedos sin apretar demasiado, incorporar un abono de liberación lenta y regar para llevar a buen término los trabajos.

 

 

 

 

Conoce más sobre el autor en su 

Revisa tu cortacésped y déjalo como nuevo

Sólo lo necesitará para aspirar de vez en cuando los residuos que caigan sobre la pradera durante el otoño-invierno, sobre todo hojas. Es el cortacésped, que en este mes debe usted poner a punto con vistas al mejor almacenamiento.

Revisa tu cortacésped y déjalo como nuevo

Sigue estos pasos para dejar el cortacésped como nuevo y listo para el año que viene.

 

   Cambie el aceite    Limpie el filtro del aire
 1º Cambie el aceite. Para cambiar el aceite de la máquina hay que ponerla boca abajo. Para ello, vacíe el depósito de gasolina e invierta la segadora sobre un recipiente de recogida del aceite usado, que deberá llevar a un taller para su reciclado. Después llene el cárter con aceite limpio y compruebe el nivel con la varilla.    2º Limpie el filtro de aire. El filtro de aire es el elemento que permite que su máquina realice una mezcla perfecta, contaminando y consumiendo menos. Saque la esponja filtrante y métala en gasolina para su limpieza perfecta.
   Saque la bujía    Guárdela en lugar seco
3º Saque la bujía. Seguro que tras todas las siegas del verano, la bujía se encuentra llena de hollín e incluso con una perla entre sus electrodos. Sáquela y límpiela con lija y arena. Y si va a guardar la máquina por algún tiempo, no la vuelva a montar.  – 4º Guárdela en lugar seco. Por fin, instale su máquina para pasar el invierno en un lugar seco y limpio, a cubierto de lluvias y heladas. Póngala sobre madera o cartón para preservar el caucho de las ruedas y vigile que no gotee algo de aceite sobre el pavimento.

Conoce más sobre el autor en su 

Hora de plantar los bulbos

Los tulipanes, jacintos y narcisos no son un privilegio de los países del norte de Europa. Su floración prolongada y duradera y su fácil cuidado han hecho de estas plantas unas de las favoritas en jardines y terrazas también en España. Éste es el momento de enterrar los bulbos. 

Hora de plantar los bulbos

Bulbosas es el nombre de las especies cuyo órgano de reserva es subterráneo y tiene la capacidad de emitir hojas y flores, es decir, de generar una nueva planta. En jardinería hay cuatro grupos de plantas que se llaman así: las de bulbo (tulipanes, narcisos, jacintos); las de cormo (crocus, ixias, gladiolos); las de raíz tuberosa (dalias), y las de rizoma (iris).

Desde principios del otoño hasta noviembre procede plantar los bulbos que florecerán en primavera, para darles tiempo a arraigar y desarrollar las flores.

Se pueden enterrar directamente en parterres y jardineras, pero también en macetas y tiestos colgantes; algunos incluso brotan en agua. Como plantas solitarias son únicas. En el jardín pueden plantarse solas o en grupos, entre arbustos, en macizos, a pleno sol o bajo la copa de los árboles.

Desde finales del invierno hasta bien entrada la primavera florecen, además de los populares tulipanes, jacintos y narcisos, los Allium (lágrimas de la Virgen), las anémonas, el muguet, los crocus, fritilarias, Galanthus nivales, muscaris, ranúnculos o francesillas, y escilas.

Desde finales de abril hasta junio se plantan los bulbos que darán flor en verano: agapantos, amarilis, begonias tuberosas, cañas de las Indias, dalias, gladiolos, azucenas, nardos y Ornithogalum umbellatum (estrellas de Belén).

Hora de plantar los bulbos

¿ Cómo escoger los bulbos ?

Comprar bulbos es una buena inversión, ya que no sólo florecen una vez, sino año tras año en la misma época, hasta que se agotan.

  • Adquiérelos según aparezcan en los centros de jardinería, no esperes a las últimas ofertas.
  • Deben tener un aspecto sano, compacto al tacto y sin roturas del ápice u otras partes. Escoge los de mayor tamaño, con puntos de desarrollo fuertes.
  • Las raíces no deben asomar ni deben estar ya brotados.
  • Descarta los que presenten en la superficie restos de polvillo blanco o azulado: son síntomas de enfermedades fúngicas.
  • Si no los vas a plantar de inmediato deberás guardarlos en un lugar seco, fresco y ventilado.

Condiciones de cultivo

  • Los bulbos crecen bien en una tierra suelta, ligera, con buen drenaje, y rica en materia orgánica y humus.
  • Son muy sensibles al exceso de agua, ya que puede provocarles pudrición. Pero necesitan riego regular, sobre todo si están en una maceta; el sustrato no debe secarse.
  • Debe escogerse el emplazamiento según la especie, aunque en general prefieren el sol. Algunas bulbosas de primavera gustan más de los lugares sombreados, como los Galanthus nivalis, jacintos y algunas variedades de narcisos.
  • La profundidad de plantación es particularmente importante, sobre todo cuando se planta en masa. Un pequeño error de profundidad en la plantación de algunos ejemplares se traducirá en una zona desnuda porque los bulbos no florecerán.
  • Los mejores efectos se consiguen agrupando bulbos de la misma especie y color, formando masas.
  • Para que el jardín tenga flores en invierno mientras los bulbos se desarrollan, entiérralos entre plantas de pensamientos.
  • Si están en un tiesto, a partir del segundo año conviene aportarles un abono rico en potasio, o un fertilizante foliar cada 15 días.
Bulbosas de primavera

¿ Por qué no florecen?

Puede ocurrir que los bulbos no den flor. Las razones pueden ser varias. Porque se han plantado muy juntos, o en una época o a una profundidad inadecuadas. Por falta de riego durante el desarrollo. Por no haberse almacenado de forma correcta, o sufrir alguna enfermedad. O por haberles cortado las hojas antes de marchitarse.

Cuando dejan de florecer

El momento en que el bulbo que ha perdido la flor se retira de la tierra y la forma en que se conserva a continuación tienen gran imporancia si se desea volver a plantarlo la temporada siguiente.

Muchos bulbos de primavera se pueden dejar en la tierra después de florecer, como los narcisos, pero las hojas no deben cortarse hasta que estén marchitas, ya que son las que alimentan al bulbo; de otra forma no florecerá el próximo año.

Hora de plantar los bulbos

En las regiones frías o muy lluviosas, los bulbos corren el riesgo de estropearse si se dejan en la tierra; en ese caso se deben retirar y guardar así:

  • Al amarillear las hojas se desentierran los bulbos con cuidado.
  • Se limpian bien los restos de tierra con un cepillito y se quitan las hojas secas.
  • Hay que eliminar los que tengan mal aspecto o estén dañados.
  • Se dejan secar al aire, sobre un papel absorbente, sin que se toquen unos con otros.
  • Espolvorearlos con un fungicida y guardarlos en una caja de cartón con virutas en un sitio fresco y seco, hasta que llegue la época de plantarlos de nuevo para disfrutar de las flores.

En cuanto a las plagas que atacan a las bulbosas, los pulgones, moscas blancas, thrips y arañas rojas se combaten con el insecticida adecuado. Los caracoles y babosas devoran las hojas; en ese caso, conviene esparcir sobre el suelo de alrededor un producto antilimacos.

Los hongos producen en los bulbos la llamada mancha de tinta, unas tachas oscuras que acaban pudriéndolos. Se deben tirar los que estén enfermos y no plantar los nuevos en la misma tierra. El hongo Fusarium causa la podredumbre de la base, que reblandece la base del bulbo después de almacenado y lo pudre. Se deben tratar con un fungicida los bulbos sanos y descartar los enfermos.

Abastece de color tu jardín o terraza para el invierno

Llega la época de preparar el jardín para el invierno, plantas de temporada invernal serán las protagonistas de este artículo, entre ellas los pensamientos.

Abastece de color tu jardín o terraza para el invierno

Son pocas las plantas que florezcan durante el invierno, la mayoría de ellas son plantas de temporada como los pensamientos, las cyclamenes, primaveras o los eléboros.  Para tener un jardín florido durante estos fríos meses siembra o planta ahora sus semillas o bulbos.

Por ejemplo,  encontrarás ahora en los viveros pequeñas plantas de pensamientos, con o sin flores o bulbos de diversas plantas como cyclamen o narcisos. De todas formas si lo que te gusta es verlos crecer desde semilla, siembra sus semillas ahora, verás como en poco tiempo germinan y llenan tus macetas o parterres en poco tiempo de flores.

bulbos en otoño

Otra forma de obtener flores para los meses de febrero-marzo son los bulbos como narcisos o tulipanes. Planta sus bulbos en macetas para obtener grandes manchas de color en la terraza a finales de invierno y principio de primavera. La mejor forma de obtener grandes floraciones es disponer de gran cantidad de bulbos de tulipán, crocus, nazarenos, etc. en el mismo recipiente. Ponlos sobre el sustrato del tiesto a medio llenar y cúbrelos después hasta el borde si quieres macetas o parterres de estas flores o intercala los bulbos entre el resto de plantas que ya tengas, tanto en el jardín como en las macetas de tu terraza.

Hay otras plantas que duran varios años floreciendo únicamente en invierno, como los brezos, adquiere ahora estas plantas en tu jardín para tener flores año tras año en invierno o plantas que resultan bien atractivas en invierno aunque no posean flores como los espinos, que se llenan de preciosas bayas rojas o naranjas que duran prácticamente durante todo el invierno, añadiendo color al apagado jardín.

 

Conoce más sobre el autor en su 

Cómo dividir las plantas paso a paso

Tu terraza puede convertirse en vivero de las plantas más bellas. Si es favorita tuya la gerbera (Gerbera jamesonii) y este año ha florecido y llenado el tiesto que la contenía, su división y obtención de más ejemplares es perfectamente posible.

Cómo dividir las plantas paso a paso

Este método que a continuación se va a explicar sirve para cualquier tipo de planta que desarrolle hijuelos en su base. Nosotros lo explicaremos paso a paso a través de la gerbera.

Elimina lo marchito1º Eliminar lo marchito.

En primer lugar, limpia bien la planta, cortando las flores y hojas secas, no vayan a convertirse en foco de infección de enfermedades o propagación de plagas. No te preocupes si la planta queda sin pocas hojas, ya que de esta forma incluso le será más fácil agarrar.

 

 

Dividir con navaja afilada2º Dividir con navaja afilada.

Saca el cepellón del recipiente y colócalo sobre una superficie rígida ( sobre una mesa, suelo o banco de trabajo), para proceder a cortarlo en dos partes, o más, si la densidad de cogollos de la mata lo permite.

 

 

 

Sanear las raíces3º Sanear las raíces.

Estudia los sistemas radicales de las divisiones obtenidas, estíralos ligeramente y corte lo dañado o podrido. Ten cuidado con cortar demasiadas raíces, pues de ellas dependerá la supervivencia de la planta.

 

 

 

Plantar lo dividido4º Plantar lo dividido.

Por fin, planta cada pedazo de planta en recipientes individuales. Recuerda echar material drenante en la base para evitar pudriciones, después sustrato y por último afirme con los dedos la tierra. Ojo…¡No te olvides de regar!

 

 

Conoce más sobre el autor en su 

Reponer el sustrato de las macetas tras el verano

Con los continuos y abundantes riegos de verano, seguro que el sustrato de las jardineras y macetas de la terraza se encuentran exhaustos, esquilmados, carentes de fertilidad. Para reponer los nutrientes perdidos, nada como sustituir la capa superior del compost y rellenar con sustrato nuevo, fresco y lleno de fertilidad.

Reponer el sustrato de las macetas tras el verano

También se puede mejorar el sustrato con abono de liberación lenta. Los hay de muchas clases, aunque le presentamos una solución líquida para empotrar en el sustrato de tus macetas. Es el abono de liberación lenta o sistémico. Lo encontrarás en el comercio también como bloques de gránulos, palitos fertilizantes o pastillas. Utilízalo de manera mensual en tus plantas de la terraza.

Como consejo creativo te recomendamos que realices plantaciones para este otoño con brezos. Siempre son una verdadera atracción de terrazas y balcones. Nos referimos a las composiciones de brezos (Erica y Calluna) en terrina, macetón o jardineras. Deben plantarse en sustrato ácido, como la tierra de castaño 0 la comúnmente llamada tierra de brezo. Adorar la humedad y la sombra y presentan flores de colores o sólo follajes de distintos tonos, siempre decoran a plena satisfacción.

 

Conoce más sobre el autor en su 

Continúa con flores durante el mes de agosto

Aunque las plantas anuales de floración estival, como la petunia, el clavel chino o la banderilla, ya van dando muestras de llegar al final de su ciclo vital, no tienes por qué prescindir de flores a partir de agosto.

Continúa con flores durante el mes de agosto

Continúa con flores durante el mes de agostoTienes a tu disposición para ello las anuales de floración tardía, en muchos casos otoñal, como la astilbe (Astilbe arendsii), los coronados o los helenios… Planta todo ello ahora en los recipientes de tu terraza o de tu jardín.

Pero no olvides que todo lo obsequiado con flores en primavera-verano, puede durar más tiempo en flor si suprimes con diligencia los capítulos secos y marchitos. Esta práctica equivale a una pequeña poda que las hace emitir más corolas de colores, o blancas, como es el caso de la margarita (Anthemis).

 

Continúa con flores durante el mes de agosto

Otra de las labores que puedes hacer en este mes es eliminar las ramas revertidas.

Las ramas revertidas son las que surgen con follaje verde en medio de una planta de variedad de hojas matizadas. Son siempre más vigorosas que las de color y si se dejan en el ejemplar, en este caso un eleagno variegado (Elaeagnus pungens ‘Maculata’), acabarán preponderando. Elimínalas en cuanto las vea aparecer

.

 

Conoce más sobre el autor en su 

Prepara el jardín para la segunda primavera

Ya esta aquí el mes de agosto, los días ya empiezan a acortarse y comienza a notarse que las temperaturas bajan ligeramente, incluso aparece alguna tormenta de verano. Este mes las plantas comienzan debido a estos dos factores a despertar de su letargo estival causado por la calor, por lo que debemos prepararlo para su segunda primavera, el otoño.

Prepara el jardín para la segunda primavera

Tareas de agosto

El césped después de su debido uso durante el verano estará estropeado, muchas veces debido a la compactación del suelo debido a nuestro paso por encima de él. Conviene entonces airearlo, esto debería hacerse una vez al mes, para ello el césped requiere airearse pasando una máquina aireadora, un rodillo de púas o clavando los dientes de la horquilla en la superficie. De esta manera, conseguirás que el drenaje sea perfecto y evitará muchas calvas. Hazlo con la hierba regada para que los pinchos se introduzcan profundamente y permita entrar el aire al suelo.

De igual modo las hierbas de hoja ancha, como la bienal margarita de los prados (Bellis perennis) de la fotografía, deben ser eliminadas a mano o con un paletín de jardín, si se desean praderas de césped inmaculadas.

Este mes es un buen momento, porque la calva producida quedará tapada de inmediato por el césped por su rápido crecimiento.

Visita de vez en cuando tus trepadoras, como la wisteria de los muros y vallas, para eliminar los restos de vegetación seca, flores marchitas o incluso residuos que suelen acumularse en sus ramajes. Guía los brotes de este año que no hayan alcanzado ningún soporte o elimina aquellos que están descontrolados, ya que en breves volverán a pegar otro estirón. De esta manera, la estética de sus paramentos verticales ganará muchos puntos.

De igual modo, si has quedado satisfecho con el resultado de alguna de tus plantitas anuales de la primavera, ahora es el momento de recolectar sus semillas para sembrarlas el año que viene. Es el caso de la formidable biznaga (Ammi visnaga), Apiácea que siempre hace las delicias de los macizos, con su gran porte y su forma elegante. Sacuda sus flores secas sobre una papelina recolectora o un folio para guardarlas en un lugar fresco y aireado para la primavera siguiente.

 

Comienza a sembrar las plantas otoñales y repón las plantas de temporada, seguro que en otoño vuelves a tener un jardín precioso, como si de una segunda primavera se tratase.

 

 

Conoce más sobre el autor en su 

Actividades a mitad verano en el jardín

Aunque estamos a medias del verano y muchos de nosotros estamos de vacaciones las actividades en el jardín no cesan. Son muchas las actividades y cuidados que se han de dedicar al jardín, aunque el calor hace que estas actividades no sean del todo apetecibles. Por eso te recomendamos que trabajes de mañana cuando la temperatura no es del todo bochornosa o a media tarde, cuando los rayos del sol no son del todo duros.

Actividades a mitad verano

Trabajar en el exterior en verano puede ser agotador, para ello es mejor hacerlo de buena mañana o por la tarde cuando el sol ya ha bajado y se puede salir a la calle. Nunca trabajes en las horas centrales del día, y si no queda más remedio siempre con protección para la piel, un sombrero y bebiendo mucha agua.

Esquejar aromáticas

Ahora, en la segunda mitad del verano, las aromáticas como el tomillo (Thymus vulgaris) o las lavandas (Lavandula sp.) han florecido, y tras la poda o de forma natural, comienzan a emitir nueva vegetación.  Aprovecha esta circunstancia y realiza esquejes con ramitas terminales de 5 cm, que a buen seguro arraigarán sin dificultad.

Reponer especies acuáticas

No permitas que tu estanque presente huecos o claros en la vegetación, por las mermas habidas con los fuertes calores del mes pasado. Ahora toca reponer plantitas, como el lirio de agua (Iris pseudacorus). Para ello, forra una terrina con hule especial (liner), planta las especies y mételas en el agua, no sin antes haber tapizado el sustrato con gravilla, para evitar ennegrecimiento del líquido.

Dividir culinarias

Ahora es también muy buen mes para dar amplitud a las especies del macizo de hierbas culinarias, con el orégano (Origanum vulgare) como buque insignia. Para ello, no hay más que extraer un buen tepe de la mata y presentarlo sobre el suelo.

Después, cortándolo con la pala jardinera o un buen cuchillo de jardín, convertirlo en 3, 4 ó 5 matitas dispuestas para el trasplante y el crecimiento es inmediato.

 

Conoce más sobre el autor en su