Cuida así las plantas navideñas

La Navidad es el tiempo de acercar más nuestra vida a la naturaleza. Si te fijas, desde la recreación de un paisaje, que es el belén, hasta la más pequeña rama de muérdago sobre una puerta, evoca la armonía entre el hombre y su entorno.

Plantas de navidad

Flor de PascuaFlor de Pascua (Euphorbia pulcherrima). No la compres con mucha antelación, aunque te la vendan barata; durará mucho menos porque ha sido forzada. Pónla junto a una ventana no muy caliente y riégala siempre por abajo, situándola sobre un plato con agua.

 

 

 

 

 

PiceaAbeto de Navidad (Picea abies excelsa). Instálalo preferentemente al exterior y no dejes de regarlo con profusión durante todas las fiestas. Después, si lo compraste con cepellón sólo testimonial, tendrás que tirarlo a la basura orgánica. Si no, podrás plantarlo en el jardín sin problema.

 

 

 

 

 

AceboAcebo (Ilex aquifolium). Su sitio es al exterior, por ejemplo el alféizar de la ventana, aunque puedes meterlo en momentos puntuales. Si deseas unas ramitas con bayas, no hay problema en cortarlas, porque brotará muy bien en primavera. No compres ramas cortadas.

 

 

 

 

 

Cactus navidadCactus de Navidad (Schlumbergera buckleyi). Debes mantenerlo en interior durante todo el invierno, con buena luz y no muy cerca de la calefacción, y sacarlo a la terraza en primavera, trasplantándolo previamente. Riégalo siempre por abajo.

 

 

 

 

Perfilando el césped

Las tareas durante este mes en el césped son básicamente, arreglar las calvas, perfilar los bordes o reducir o sustituir el césped si estás pensando en hacer tu jardín un poco más ecológico.

Perfilando el césped

Desde ahora el césped ya no crecerá y, por consiguiente, será difícil que se desdibujen sus formas y contornos. Por eso, es conveniente que en este mes realice un perfilado a fondo, incluso cavando una pequeña zanja para sustituir la tierra vieja por sustrato nuevo y eliminar así cualquier resto de vegetación que afearía la zona de nadie preceptiva.

También puedes aprovechar para reparar las calvas producidas en la pradera de césped por los juegos, paseos y demás pisoteos del verano y otoño. No conviene sembrar semillas, porque tardarían mucho en nacer y quedarían a merced de los elementos. Lo mejor es cubrir lo dañado con tepes o planchas de césped extraído de otro lugar del jardín sobrante.

Si estás pensando en hacer un jardín más ecológico, es un buen momento para sustituir el césped por grava. La grava, en sus múltiples facetas de estructura y tamaño o tamiz, es un material cada vez más utilizado en jardinería moderna, porque se ajusta perfectamente a los parámetros exigibles de la xerojardinería o jardinería con pocas necesidades hídricas.

Plantar a raíz desnuda

Si ya has diseñado tu jardín y deseas incorporar algún árbol o arbusto, no lo dudes, es ahora cuando la mayoría de las plantas de hoja caduca se plantan en el jardín, aprovechando que se encuentran en reposo.

árbol a raíz desnuda

El introducir un árbol o arbusto en un jardín siempre es una tarea laboriosa, ya que para ello primero has de preparar el terreno, cavando un hoyo, lo suficientemente profundo para que todas sus raíces queden bajo tierra. En el mercado podrás encontrar estas plantas en contenedores de gran tamaño o a raíz desnuda, siendo esta última una de las opciones más económicas y facilitando así su manejo, transporte y plantación.

¿Cómo plantar a raíz desnuda?

Una vez han tirado sus hojas por acción de los fríos del otoño, los árboles caducifolios se pueden manejar sin problemas a raíz desnuda o limpia, costando mucho menos trabajo su transporte y plantación, así como su precio. Desde luego, en los próximos meses te aconsejaremos seguir plantando, pero desde ahora ya puedes acometer esta tarea, abriendo hoyos generosos y cubriendo las raíces con la tierra extraída, aprovechando para enriquecerla con sustrato orgánico o abono.

Del mismo modo que ya puedes plantar árboles a raíz desnuda, puedes hacerlo con los arbustos o rosales, que podrás adquirir en el centro de jardinería envueltas sus raíces en turba, procurando que vayan bien etiquetadas, ya que al no poseer flores u hojas puedes plantar cosas que no son lo que esperabas. Es importante que la profundidad a la que metas los sistemas radicales sea la misma que guardaba en el vivero, es decir, en el caso de las rosas con el injerto o zona prominente del cuello, a medio tapar.

Una vez establecidas las plantas, recuerda cubrirlas con un poco de mantillo para favorecer su arraigo y protegerlas del frío, regándolas cuando veas que hace falta, pero sin pasarse.

Labores con las plantas de interior

Multiplicar y trasplantar, son una de las actividades que debes hacer ahora con tus plantas de interior.

cintas recién multiplicadas

Seguramente hayan pegado un estirón tus plantas durante el verano y se les haya quedado pequeña la maceta en la que estaban, por eso te indicamos cómo debes hacerlo.

 

Trasplante de cactusTrasplantar los cactus

A condición de incorporar sólo un riego de plantación y poco más hasta primavera, ahora es bueno trasplantar los cactus (en la imagen un cojín de la suegra – Echinocactus grusonii-) que hayan crecido bien durante el verano. Para ello, es bueno contar con sustrato especial para la familia Cactáceas, a base de tierra árida y porosa, enriquecida.

 

 

 

 

Drenaje con cascotes de barroVerificar los drenajes

En este mes en que las lluvias se generalizan, bueno será que dé una vuelta por la terraza después de regar para comprobar que todos los recipientes desagüan con plena normalidad. Si alguno estuviera atascado, tendrá que meter por el agujero inferior un punzón. Si no consigue nada, trasplante a un tiesto mayor, instalando en el fondo una buena capa de drenaje, como ésta, de tiestos rotos.

 

 

 

Esqueje de talón de hiedraHacer esquejes de talón

En las especies que lo permiten, por contar con cortezas flexibles y poco propensas a infecciones, se pueden realizar cortes de esquejes de talón. Se trata de separar el esqueje con un trozo de corteza o talón de la rama principal. Con esto se consigue la presencia de mayor número de yemas latentes en el esqueje y las posibilidades de arraigo se incrementan sobremanera.

 

 

Actividades para el mes de noviembre

Durante estos dias, la bajada de temperaturas ya se ha hecho notable, comienzan las primeras heladas y las lluvias ya han hecho acto de presencia. Aparte de sacar el abrigo del armario, toca en el jardín sacar los bulbos de verano, sembrar las plantas vivaces de floración temprana y acolchar el suelo para proteger las raíces de las plantas.

Plantas protegidas con hojas contra el frío

Extraer y guardar bulbos estivales

Dalias, cañas de las Indias, begonias, lilium… Todas estas especies y muchas más se encuentran ahora en el final de su ciclo de desarrollo y floración estival, presentando follajes resecos y amarillentos. Deberás extraer los bulbos y tubérculos del suelo y guardarlos en recipientes bien secos y porosos, como cajas de madera, entre paja o papeles. Llévalos después a lugares oscuros y secos. En la primavera que viene, podrás plantarlos de nuevo y en verano, otra vez darán color a sus macizos.

Sembrar vivaces tempranas

Si las siembras ahora y las mantienes con una cierta protección durante el invierno, conseguirá llenar sus macizos de vivaces o de rocalla con cerastio (Cerastium tomentosum), arábides (Arabis alpina), canastillo de oro (Aurinia saxatilis) y muchas más especies perennes de floración temprana. Pon sus semillas en bandejas o tiestos individuales, con sustrato especial para semilleros para repoblar tu jardín.

Acolchar el suelo

El mulching o acolchado es una técnica que viene bien para cada estación. Sus efectos son variados y mientras en verano reduce la evaporación y sombrea el terreno, ahora previene a las raíces de las plantas contra el frío. En este momento, en que las hojas caídas son el material más abundante en el jardín, no hay excusa para no realizar las mejores coberturas.

Cómo instalar rododendros

Los rododendros (Rhododendron sps.) son arbustos perennifolios de floración primaveral que adoran los terrenos ácidos y la semisombra.

Rhododendro florido

Ahora, en otoño, están en reposo, como tomando carrerilla para ponerse en marcha muy pronto en el año próximo para emitir sus ricas floraciones a principios de estación. Por eso, es buen momento para cortar esquejes y ponerlos a enraizar o injertarlos sobre buenos patrones. Utilice para ello tijeras bien limpias, para no propagar el tristemente célebre hongo plateado.

En este mes los rododendros se dejan hacer todo, al estar en reposo, y permiten ser esquejados, injertados, acodados y, desde luego, trasplantados. No encontrará mejor momento.

 

Abrir un hoyo adecuado 1º Abrir un hoyo adecuado. No escatime esfuerzos a la hora de excavar el agujero que albergará su arbusto. Al rododendro le gusta encontrar suelo movido y mullido alrededor.

 

 

 

 

 

 

Meter el cepellón 2º Meter el cepellón sobre tierra fina. Instale en el fondo del hoyo una capa de tierra fina de la que extrajo, mezclada con sustrato ácido, especial para especies acidófilas.

 

 

 

 

 

 

 

Rellenar alrededor 3º Rellenar alrededor. Una vez instalado el paquete radicular en el hoyo, debe rellenar con mezcla al 50% de su tierra con sustrato para acidófilas hasta el nivel de la zona superior del cepellón.

 

 

 

 

 

 

Regar con profusión 4º Regar con profusión. Para regar la plantación es recomendable realizar un alcorque y llenarlo. Procure que al menos los primeros riegos se realicen con agua blanda, preferiblemente de lluvia.

 

 

 

 

 

Actividades de octubre: podar, segar y limpiar

Como ya dijimos anteriormente, en otoño las actividades del jardín se reducen, ya que no existe ese crecimiento desmesurado de las plantas,  puesto que como todas entran en fase de letargo para pasar el invierno. Las actividades que te recomendamos que realices durante estos días se basan en podar todos aquellos arbustos, segar el césped a ras para rejuvenecerlo y ayudar al filtro del estanque o piscina retirando las hojas secas que hayan caído.

Podando para mantener la forma con sierra eléctrica

Últimas siegas

Sí, últimas siegas, o tal vez la última de la temporada, con objeto de cortar hierba. Las demás siegas del año serán para retirar mediante la aspiración que ejerce, los residuos del otoño. Baja el nivel de corte de la cuchilla, porque ahora no necesitamos el autosombreado de la hierba alta, que te aconsejábamos para el verano, y en cambio vendrá muy bien que entre el sol hasta las bases de las matas de césped.

 

Podar los arbustos Perennifolios

Nada más agradable que observar el jardín ordenado y con sus formas bien retocadas desde ahora hasta que el crecimiento de la próxima primavera descontrole sus vástagos. El trabajo realizado ahora, por ejemplo al laurel cerezo (Prunus laurocerasus), se va a mantener durante 4-5 meses. Procura no cortar con las tijeras demasiadas hojas, para que el aspecto del ejemplar sea todavía más brillante.

 

Segar las vivaces florecidas

La Crasulácea hoja cayera (Sedum sieboldii) es una de estas especies que fieles al jardín, otoño tras otoño florece con sus racimos rosa fuerte y alegra la rocalla o los arriates. Para fortalecerla y conseguir que sus flores pasadas no afeen el grupo, es preciso ahora cortarlas a ras de la mata, que agradecerá asimismo un buen acolchado con hojarasca para no pasar frío.

 

Limpiar superficie del agua

Al menos una vez por semana, acude al estanque o piscina con la red para recoger cualquier cuerpo flotante caído, como hojas, ramillas o residuos domésticos, tipo papeles o plásticos. De esta manera, comenzará por ti el filtrado y mantenimiento en perfecto estado del agua, simplificando mucho el trabajo del filtro.

Limpiar bien los muebles de jardín

Los muebles de jardín son un elemento indispensable para pasar veladas a la luz de la luna, disfrutar de un refresco cuando descansamos del caluroso día o tomar un café a la sombra de un porche, observando el jardín.

Muebles de mimbre

Existen multitud de muebles de jardín de materiales muy diversos: madera, forja, bambú, aluminio, plástico, mimbre… Todos ellos adaptados a cada una de nuestras necesidades y gustos, sin embargo todos ellos tienen un mismo problema, y es que al estar expuestos al exterior de las casas necesitan un mayor cuidado, para mantenerlos siempre tan nuevos como el primer día.

Los muebles de bambú y de mimbre dan un buen juego en terrazas y jardines, pero también están expuestos a una mayor cantidad de polvo y suciedad que, junto al sol y a la lluvia, hace que nuestros fantásticos muebles se nos hagan feos.

  • Para limpiarlos en primer lugar debemos quitar el polvo con una aspiradora de boca pequeña para llegar a todos los recovecos. Si no dispusiéramos de tal aspiradora, con un trapo húmedo para quitar el polvo es suficiente, junto a un cepillo para los lugares más inaccesibles.
  • Si hubiera suciedad incrustada, podemos usar un cepillo mojado en agua caliente con abundante jabón natural y bórax. Para una limpieza a fondo conviene emplear una solución de agua, jabón y amoniaco. ¡Nunca detergentes!

 

Haz esta operación en un día soleado, dándoles la vuelta para que se sequen bien por todos los lados. Por último recuerda utilizar una crema abrillantadora de muebles como toque final.

Frutos secos del otoño

El otoño es una de las épocas más apropiadas para salir al monte y hacer acopio de toda clase de frutos secos. El otoño se ha caracterizado siempre por ser la estación del acopio, de la preparación, es decir, preparamos el terreno, recogemos leña para calentar la casa y los frutos secos que servirán para disfrutarlos todo el invierno.

Castañas y erizos

Llegado el otoño las hojas secas cubren el suelo, antes de caer colorean las copas de distintos tonos, amarillos, ocres y marrones. Algunos árboles dan ahora todo lo bueno de sí depositando sus preciados frutos secos. Entre los preciados árboles que nos proporcionan frutos secos, se encuentran: el almendro, el avellano, el castaño o el nogal. Estos son unos de los árboles más populares en el otoño español, sin dejar de lado las encinas, los alcornoques y los robles que tienen como fruto la bellota.

 

El avellano

El avellano (Corylus avellana), muy conocido en el pirineo catalán, es propio de zonas húmedas. La planta del avellano es un arbusto de dos a cinco metros de altura. La floración se produce a partir de febrero.

La avellana es el fruto que nos regala el avellano desde finales de verano. La avellana se caracteriza por su forma y por la cáscara que protege la semilla en su interior.

La mejor situación para el avellano en el jardín es la más húmeda y resguardada si en tu zona se producen heladas fuertes. No obstante en cuanto al suelo este arbusto es poco exigente.

 

El castaño

Caracterizados por un gran porte y por su color otoñal, los castaños colorean el paisaje otoñal de los lugares donde se encuentran.

Hay tres clases de castaños, el castaño de indias (Aesculus hippocastanum) cuyos frutos no son aptos para el consumo humano, el castaño rojo (Aesculus carnea) tampoco apto para consumo humano y cuyo fruto es de color rojizo, y el castaño (Castanea sativa) cuyo fruto es la castaña comestible.

Los castaños son árboles de porte majestuoso hasta 20 metros de altura, y forma ancha y columnar.

 

Conoce más sobre el autor en su

Nuevas actividades para el otoño

Ahora que ya estamos en otoño, las actividades del jardín cambian, no por ello menos interesantes que en primavera o en verano, de hecho es ahora cuando se planifica y se prepara el jardín para la temporada que viene, por lo que una mal distribución, un mal cuidado o desentender el jardín, se paga a la larga.

 Familia planteando el jardín

Son muchas las actividades que se realizan, pero no nos da tiempo a comentarte todas, asi que te damos una serie de consejos para que vayas realizando esta semana.

Recolectar las vivaces

Recortar las vivaces

Muchas de ellas deberán ser divididas para que no invadan agrupaciones vecinas, y de paso poder obtener más ejemplares. Son las vivaces, como este sédum (Sedum telephium) que han desplegado ya toda su floración y ahora hay que escardar, es decir, dejar sin malas hierbas que compitan con ellas; y podar, recortando sus flores pasadas, tallos secos y vástagos asimétricos.

 

 

Recolectar semillas de flores. A excepción de las especies de día corto más tardías, como el crisantemo, todas las especies de flor han acabado su ciclo vital anual, mostrando sus flores pasadas o marchitas, como lo hace el áster. Si lo desea, puede aprovechar esta circunstancia para recolectar las semillas de esas flores que le subyugaron por su belleza, para propagarlas. Eche los residuos que caigan al moverlas en un sobrecito y siembre ese subproducto, lleno a buen seguro de simiente.

 

Crocus naturalizadosNaturalizar bulbos (crocus en césped) Si quiere toparse con esta sorpresa multicolor de la fotografía, consistente en la emergencia entre el césped, a principios de primavera, de alegres campanas de crocus (Crocus vernus) de todos los colores, empótrelos ahora en su pradera. Haga hoyos individuales de 3-4 cm de profundidad y meta un cormo en cada uno. Como los crocus florecen antes de la temporada de siegas, el espectáculo será espléndido.