Plagas y enfermedades también en las plantas de interior

Los insectos perjudiciales para el buen desarrollo de las plantas tienen su época más activa en verano; cuando llega el otoño su reproducción disminuye y son menos problemáticos, aunque no desaparecen.

Plagas y enfermedades también en las plantas de interior

Por ello deberás seguir controlando la presencia de áfidos (especialmente durante la primera parte de la estación y si las plantas siguen floreciendo), así como también de la mosca blanca, de la araña roja y de las cochinillas que, aunque en menor grado, seguirán actuando durante todo el año porque estos insectos encuentran sus condiciones ideales en los ambientes secos y calurosos, habituales en el interior de las casas aunque nos encontremos en pleno invierno, debido a la calefacción.

En otoño muchas plantas sufren enfermades fúngicas debido a un riego excesivo que satura el compost y produce a descomposición de raíces y tallos.

Una enfermedad típica del otoño es la botritis, que se manifiesta con la aparición de brotes grisáceos y blandos, ocasionados por la permanencia en la planta de las flores y hojas muertas.

Un ambiente demasiado húmedo o la retención de agua en el follaje también produce manchas fúngicas en las hojas. Para tratar estas enfermedades utiliza productos fungicidas específicos, y para prevenirlas, es esencial que elimines las hojas y las flores marchitas y que riegues adecuadamente.

Durante los meses otoñales deberás tener especial atención en eliminar las flores y las hojas marchitas. En esta época, la mayoría de las plantas muestran signos de agotamiento y pasan por un momento delicado en el que son propensas a sufrir enfermedades ocasionadas por los hongos, que se desarrollan sobre los tejidos muertos y se multiplican con rapidez  Además de reducir los riegos, controla también la humedad en la atmósfera  y rocía las plantas sólo cuando verdaderamente lo necesiten, porque el agua retenida en las hojas puede perjudicarlas.

 

Conoce más sobre el autor en su