Pon tu jardín a punto para el buen tiempo

Ya ha llegado los días de calor y nuestras plantas se encuentran en pleno apogeo, nuestros árboles y arbustos ya han despertado y se encuentran de un verde radiante. Las plantas vivaces también han despertado, como las peonías o las hostas y las plantas de temporada nos alegran el jardín con sus primeras floraciones que no cesarán de florecer durante todo el verano.

Pérgola

Sin embargo, no todos los cuidados han de recaer en nuestras plantas, en los jardines y terrazas tenemos diversos elementos que no se nos han de pasar por alto, ya que como la gran mayoría de las cosas que nos rodean, necesitan su cuidado y dedicación para que siempre presenten una buena imagen. Es el caso de las pérgolas, tras todo el invierno al exterior, se encuentran un poco estropeadas, por eso te recomendamos repararlas.

Desde ahora, las trepadoras van a desarrollarse sobremanera y comenzarán a ejercer gran peso sobre sus soportes verticales, como las celosías y la pérgola de su jardín. Conviene asegurar esas estructuras de madera con tornillos y cola de intemperie.

También será necesario, si no es de teca, barnizar la madera o tratarla con un producto nutritivo y xilófago.

pavimento una vez ya limpio.

Los pavimentos tampoco se escapan de nuestro mantenimiento.  A muchos de ellos, sobretodo los que estén en sombra, les habrá salido musgo o líquenes, por eso, hay que limpiarlos cuidadosamente para que no se envejezcan y estén siempre limpios y libres de posibles resbalones.  Se han de limpiar con un cepillo de púas duras para poder eliminar todo ese verdín y que luzcan como nuevos.

macetas siempre limpias

Las macetas después de estas lluvias, quizá se encuentren sucias y salpicadas de tierra, habrá que mantenerlas limpias, es suficiente pasándoles un trapo por los bordes o con agua. Así nuestras terrazas y jardines lucirán siempre bellos y limpios.

Conoce más sobre el autor en su 

Huerto urbano en el balcón o la terraza

El sabor de una ensalada o de un tomate recién cogido no son comparables al de los productos que encontramos en las tiendas. Poder recoger una lechuga, un pepino y un par de tomates en nuestro balcón y llevarlos a la mesa para la cena no tiene precio. Y esto es porque, como es bien sabido , las verduras pierden buena parte de sus vitaminas y sales minerales en el transcurso de 24/48 horas.

Huerto urbano

Quien no pueda disponer de un verdadero huerto propio no tiene por qué renunciar a la perspectiva de consumir productos frescos para enriquecer con sencillez, gusto , estilo y fantasía cada uno de sus platos. Basta con un simple saco de turba (tierra) de 20 litros o más, realizar agujeros para las plantas a la distancia adecuada y colocar las plantas de hortalizas.

Lo mismo puede hacerse en maceta o contenedor, teniendo sólo en cuenta que deben tener, al menos, 40 cm. de profundidad para aquellas plantas que producen fruto (tomates, pimientos, berenjenas, etc.) y unos 20 cm. para las plantas de hoja (lechugas, achicorias, etc.).

También es importante considerar que, para obtener buenos resultados, nuestro balcón o terraza debe estar orientado al sur o, cuando menos , tener luz de sol directa durante, al menos, medio día.

El huerto enseña a vivir con más serenidad, a disfrutar el gusto por el mantenimiento de nuestras plantas, a minorar nuestro ritmo de vida. La verdura no está disponible al momento, como en el mostrador del comercio, sino que requiere espera para su crecimiento, cuidados, observación, y todo esto nos proporcionará tiempo para la reflexión.

¿Cómo combinar plantas en un macetón?

Las grandes macetas son uno de los elementos más atractivos para los patios y terrazas, en ellos es posible plantar diversas plantas que nada tienen que envidiar a las fantásticas composiciones que se puedan hacer en el suelo del jardín.

como combinar plantas en un macetón

Para ello tendrás que disponer de un gran macetón donde poder realizar tu composición. Lo mejor es buscar uno ancho en el que se puedan plantar varias plantas para crear un efecto más bonito debido al contraste de las hojas, tonos y flores de las plantas que se vayan a plantar en él.

Recuerda que es importante la forma de las hojas a la hora de decorar, combinar plantas de hojas grandes con hojas acintadas es una buena opción, sin embargo lo más complicado son lo colores, no tan sólo de las flores, si no que también de las hojas.

Por regla general, nunca combines más de dos colores en espacios pequeños, eso hará que se mezclen unos colores con otros y no resulte tan atractivo como pudiera parecer. Lo ideal es mezclar colores cálidos con cálidos, como el rojo y el amarillo o colores suaves con otros suaves como el rosa con el azul.

Composición de plantas realizado

Dependiendo del color que escojamos nos dará una sensación u otra. Normalmente los colores cálidos (rojo, naranja y amarillo) dan calidez a la zona, movimiento y alegría, que a veces puede resultar incómodo para relajarse, mientras que los colores suaves (azul, morado, violeta o rosa) dan sensaciones frescas y relajantes, ideales para relajarse.

Así que con todo esto, ya puedes comenzar a plantar en tu macetón perfectas composiciones de plantas, dejando las plantas altas atrás y las más bajas delante para crear bellos centros de plantas que decoran un buen tiempo tu terraza o balcón.

 

Conoce más sobre el autor en su 

Una jardinera con flores paso a paso

Hoy os enseñamos en este precioso vídeo, subido por nosotros mismos www.guiaverde.com, para aprender a  realizar una plantación en una jardinera de plástico, con plantas de color, para alegrar nuestros jardines, terrazas o balcones paso a paso durante la próxima temporada.

  1. Para ello necesitamos distintas plantas, mirando previamente como combinan mejor entre sí.
  2. Una vez elegida nuestra composición, se han de sumergir las plantas en agua, para hidratar el cepellón y no dañar las raíces con el trasplante.
  3.  Mientras se escurre el agua de las plantas, se ha de colocar un drenaje en nuestra jardinera o maceta, procurando que tenga agujeros, para favorecer la salida del agua excedente para evitar encharcamientos y podredumbres. En este caso con restos de una maceta cerámica rota.
  4. Rellena la jardinera o maceta con 1/3 del volumen con tierra de calidad. En este paso puedes incorporar fertilizante de larga duración para que las plantas arraiguen mucho mejor.
  5. Pon las plantas en su debido lugar.
  6. Rellena los huecos con el resto de tierra para evitar espacios voluminosos de aire.
  7. Sitúa la jardinera o maceta en su lugar definitivo y riégala en abundancia.

Con estos sencillos pasos dispondrás de un precioso contenedor listo para decorar toda la primavera y verano nuestros espacios más transitados, alegrando cualquier rincón.

 

Abona tus plantas de terraza

Comienza a abonar tus plantas, ya no le falta nada a la primavera y las plantas lo notan, comienzan a despertar de su letargo invernal y aprovechando los primeros rayos de sol contundentes, comienzan a brotar todas las plantas, necesitando para ello, una gran cantidad de nutrientes.
Abonar tus plantas
A principios de temporada (hay dos principios de temporada agronómica: septiembre y febrero-marzo), es muy recomendable realizar un buen abonado de fondo a los recipientes que integran la decoración vegetal de terraza, balcón, porche, pérgola… Existen muchos métodos, pero todos se basan en la utilización de tierra nueva, fresca y fertilizada.

sustrato básicoLo primero, un buen drenaje.

Cada recipiente de su terraza debe contar con una adecuada salida de agua sobrante del riego. La tierra capta sólo lo que su capacidad de retención le permite. El resto, si permaneciera en la maceta, ahogaría las raíces. Echa en el fondo grava, cascotes, etc.

El sustrato, básico.

Escoge el sustrato más adecuado a las plantas que vayas a colocar en tu estancia. Por ejemplo, si te gustan las camelias, rododendros o brezos, deberás utilizar sustratos ácidos. Si no, un buen sustrato universal será suficiente.

Muy importante: apretar la tierra.

Después de cada plantación, es necesario apretar el sustrato (“planta apretada, planta agarrada”). No debe ser muy fuerte la presión, bastará con un empujoncito con la yema de los dedos.

 

 

Conoce más sobre el autor en su 

 

Intimidad en el patio: 3 trucos para conseguirlo

Muy a menudo los patios quedan demasiado a la vista y es difícil evadirse con tantas miradas a tu alrededor. No obstante, con un poco de ingenio y ayuda de las plantas, podemos crear un espacio íntimo y agradable, en la que disfrutar de un buen libro, descansando o charlando con los amigos.

Patio íntimo cubierto de plantas y estructuras

En las ciudades y zonas urbanas, los patios y terrazas suelen estar rodeados por oficios vecinos más o menos altos, llenos de ventanas y balcones, de manera que cuando salimos al exterior nos sentimos observados por todo el vecindario.

Para evitar ser observados existen diversas soluciones para que puedas sentirte en tu patio como en casa.

 

Truco 1: Trepadoras: los límites de la parcelas, ya sean muros o vallas, generalmente de una altura de 1,2-1,8 m; es una medida suficiente pero quizás añadiendo un poco más nos quitábamos esas molestas miradas.  Así que con un pequeño enrejado en la parte superior de unos 60 cm, cubierto de trepadoras puede servir para ocultar a los vecinos. Entre los ejemplares adecuados se encuentra la fragante madreselva (Lonicera japonica), las clemátides (Clematis sp.) de floración primaveral, que produce una densa pantalla de hojas muy decorativas o la hiedra persa (Hedera colchica ), que produce grandes hojas. Si deseas cultivar un ejemplar más original e inusual y dispone de un lugar cálido, planta Trachelospermum jasminoides, una trepadora perenne que produce numerosas flores estivales de color blanco, muy fragantes y similares al jazmín.

 

Truco 2: Setos: Si tu patio se encuentra en una zona ruidosa, puede optar por cultivar setos que crezcan hasta una altura de 1,8-2.5 m. Son la solución ideal para crear un espacio íntimo, atenuando los ruidos de la ciudad, además impide el paso de animales y atenúa el frío y el viento. Como ejemplos perfectos para este tipo de setos son el Cotoneaster lacteus, de hojas de color verde oscuro y bordes internos plateados, y con flores estivales de color blanco, seguidas de frutos escarlata en otoño. Berberis darwinii y  Berberis stenophylla  son dos ejemplares siempreverdes y robustos que producen flores amarillas y fragantes al llegar la primavera. Las variedades de coníferas formarán también un precioso seto.

 

Truco 3: Maceteros y jardineras: Con las paredes, vallas o enrejados cubiertas de plantas, ya habrás conseguido un espacio recogido y placentero. No obstante, quizás la visión del resto del pavimento vacío puede resultar bastante intimidatoria, de manera que el uso de maceteros y jardineras contribuye también a dar vida. No coloque un sinfín de macetas y de ejemplares apiñados que reduzcan demasiado el espacio útil; uno o dos maceteros y una jardinera pueden ser suficientes.

Pon macetas en tu terraza y en el jardín

Aquellos que tienen un espacio limitado en el jardín, terraza o balcón, conocen el valor de aprovechar todas las oportunidades que ofrecen las macetas. 

Maceta decorando una mesa de jardín

Incluso los jardines más grandes pueden beneficiarse de estos recipientes colocados con buen gusto. Una maceta bien ubicada hará lucir una esquina deslucida, proporcionará un elemento visual distinto al césped, o le dará interés a un aburrido tramo de escalera.

La jardinería de recipientes es quizás la más versátil. Podremos cultivar lo que queramos y donde queramos, podremos trasladar las plantas de la misma manera como podríamos cambiar unos muebles de sitio.

Las hidrojardineras, aunque macetas, merecen mención aparte, pues son recipientes que facilitan el auto-riego, ya que están equipadas con un depósito de agua, oxigenado por una válvula de aireación y, a través de unas mechas, transportan el agua del depósito hasta el substrato que alberga la planta, manteniéndolo siempre húmedo. De este modo, las hidrojardineras requieren muy poco mantenimiento y son utilizadas normalmente en interiores. Las encontramos en una amplia gama de materiales con multitud de medidas y acabados.

Las macetas nos proporcionan un efecto instantáneo en el jardín, ya que en ellas podremos plantar una gran variedad de plantas. Realmente, cualquier recipiente es susceptible de convertirse en “maceta” para albergar una planta.

Las macetas están disponibles en una gama amplia de materiales y de estilos. Combinar diferentes tipos de macetas en toda la terraza o jardín puede aportar personalidad y originalidad al conjunto visual, aunque si estamos formando un grupo en una determinada zona, puede ser mejor utilizar un solo tipo para que parezcan parte de “una colección”.

Ante la limitación de espacio, por ejemplo, en la parte delantera de un unifamiliar, se puede crear un jardín completo con macetas y limitarse a cambiar las plantas cuando haya pasado su época de esplendor, para que el despliegue siga siendo espectacular. Utilizaremos macetas para convertir balcones, terrazas y patios de cemento en espacios productivos para la jardinería.

En los jardines amplios, las macetas resultan ideales cerca de la casa y para destacar elementos decorativos dentro del jardín. Así, podemos trasladar las macetas para darle de forma instantánea un nuevo aspecto al jardín.

Este efecto se verá magnificado si plantamos flores de estación en ellas, para conservar el colorido a lo largo de todo el año.

Todas las macetas se deterioran con el tiempo y también hay que tener en cuenta que, a todas las plantas ubicadas en estas macetas habrá que darles más espacio en un momento determinado de su vida. Por otra parte, según los materiales utilizados, sus costes moderados permitirán  renovarlas, adecuando el conjunto estético a modas o momentos particulares de la vida de la vivienda.

4 pasos para instalar un árbol en maceta

Si tienes la suerte de contar con una terraza grande, no tienes por qué privarte de decorarla con árboles, aunque no tan grandes como los árboles de los bosques que podamos encontrar en nuestro bosque más cercano. Elige un recipiente, lo suficientemente grande para instalar un árbol y una especie arbórea, para pasar a la acción trasplantadora.

Arce en maceta

  1. Antes que nada hay que instalar un drenaje, es vital para la planta elegida que el drenaje del macetón sea eficiente, ya que tiene que pasar en él muchos años y un problema como éste podría acabar enseguida con nuestro árbol.  Para ello instala en el fondo, por ejemplo, arlita, grava, trozos de tiesto, cascotes…
  2. Una vez tengas el drenaje realizado, es el momento de preparar el sustrato donde vivirá nuestro árbol. Para ello haz la mezcla de sustrato y pon una capa en el fondo del tiesto. Una buena mezcla es 50% de tierra vegetal y 50% de sustrato universal, con unos puñados de material poroso, como poliespán.
  3. Cuando tengas la mezcla realizada planta el ejemplar. Instala el cepellón en el centro del macetón y procede a depositarlo sobre el sustrato. Una vez hecho esto rellena después con más mezcla hasta cuatro centímetros del borde. Acolchando la superficie. Recurre de nuevo a la arlita, pero esta vez para realizar un acolchado sobre el sustrato hasta 2 cm del borde del recipiente. De esta manera podrás espaciar los riegos.
  4. Por último, sólo queda colocarlo en su sitio final, regarlo y darle unos cuidados más exhaustivos durante los primeros días por si surgiese cualquier problema.

El agua en un jardín pequeño

El agua, esencia de la vida, es muy importante en el jardín, aunque el jardín o la terraza sea de dimensiones reducidas, ya que siempre se puede encontrar un hueco adecuado para incorporar un elemento acuático.

Pileta en el jardín

Cualquier elemento con agua, por reducido que este sea, es capaz de animar un jardín entero. Un leve murmullo o un tintineo es suficiente para dar sensación de frescor y de bienestar.

Los elementos acuáticos han de estar acordes al resto de piezas del jardín, así que mejor poner cosas pequeñas en jardines pequeños y más grandes, como fuentes y estanques en jardines más grandes. Además se ha de buscar un sitio que tenga sombra, pues de lo contrario al no ser un volumen grande de agua, esta se ensucia, aparecen algas y se pudre el agua con cierta facilidad.

Los espacios pequeños resaltan más los rasgos escultóricos de los elementos acuáticos que los grandes. Por ello es conveniente buscar el lugar apropiado donde colocarlos, para evitar que se conviertan en el punto dominante del jardín.

Bebedero para pájaros con forma de manosRecipientes de madera con plantas acuáticas

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Los pozos se pueden incorporar por razones prácticas y ornamentales, ya que estos a pesar de que no contengan agua, evocan su presencia, haciendo del jardín algo más fresco.

Las pilas o recipientes de cerámica son muy prácticos para almacenar agua y crear un punto acuático, aunque en el mercado encontraremos de diversos materiales. Además si estos son lo suficientemente grandes pueden albergar incluso un pequeño surtidor o alguna planta acuática.

Las fuentes o estanques, quedan restringidas a jardines grandes, ya que suelen ser de gran tamaño, pero sin lugar a dudas crean un punto estratégico para toda vida acuática, tanto para plantas como para animales, pues, servirán de refugio a multitud de animales como ranas o peces si los introducimos. Añadiendo un punto fresco y de movimiento con el ir y venir de las libélulas y el croar de las ranas.

Otro elemento ideal para el jardín o terraza para introducir el agua, son los bebederos de pájaros, estos crearán aparte de un sentido ornamental bastante alto, un punto clave para los pájaros, los cuales acudirán a beber y a bañarse todos los días, alegrándonos con sus suaves trinos y cantares.