La Granja de San Ildefonso

Muy cerca de Segovia, a unos 11 kilómetos de la ciudad, se encuentra la Granja de San Ildefonso, ordenada levantar en 1450 por el rey Enrique IV. Posee un Gran jardín de estilo barroco, con numerosas especies vegetales, de las cuales muchas de ellas eran nuevas para la época en la que fue construida.

Palacio de la Granja de San Ildefonso

La Granja de San Ildefonso fue ordenada levantar en 1450 por el rey Enrique IV, al menos su palacio. Sin embargo no fue hasta en 1724 cuando Felipe V mando construir sus jardines, ya que tanto él como su esposa eran amantes de los jardines, de ahí que éstos tuvieran la máxima importancia en la Granja de San Ildefonso. El proyecto lo realizo el arquitecto Renato Carlier, proveniente de la más prestigiosa escuela, la escuela de Versalles.

En el jardín de estilo barroco, se encuentran diversos conjuntos de esculturas de escenas mitológicas, siendo el mármol, el bronce y las rocas traídas de Sepúlveda, los materiales utilizados para su realización.

Fuente de bronce

En el jardín resaltan, sobre todo, los juegos de agua de sus fuentes, que son de los más bellos que se pueden contemplar en Europa. Donde podemos contemplar la Gran Cascada, que se extiende rodeada de estatuas de mármol, bancos de piedra y jarrones. La Cascada se compone de once estanques escalonados de mármol blanco y en la cima, se encuentra coronada por la fuente de las Tres Gracias, realizada en 1728.

Este jardín fue muy innovador para la época. A parte de ser uno de los más grandes, reunía especies vegetales que anteriormente nunca se habían empleado en la jardinería española hasta la fecha, como los tejos (Taxus baccata) y el boj (Buxus sempervirens)  para hacer setos, ya que estos permitían una especial facilidad para ser recortados, dándoles formas caprichosas o las tremendas secuoyas traídas desde la India.

 

Horario de los Jardines de La Granja

Abierto todo el año excepto los Lunes.

Día  Apertura  Cierre
Laborables, domingos y festivos  10:00 18:30 Horario (octubre y marzo)
Día  Apertura  Cierre
Laborables, domingos y festivos  10:00 19:00 Horario (abril)
Día  Apertura  Cierre
Laborables, domingos y festivos  10:00 18:00 Horario (noviembre a febrero)
Día  Apertura  Cierre
Laborables, domingos y festivos  10:00 20:00 Horario (mayo, primera quincena de junio y septiembre)
Día  Apertura  Cierre
Laborables, domingos y festivos  10:00 21:00 Horario (segunda quincena de junio, julio y agosto)

 

Fotos tomadas del Patrimonio nacional

Olma de Pareja

Este gran árbol monumental, se sitúa en Pareja, un pequeño pueblo de la provincia de Guadalajara. Tiene una edad aproximada de unos 200 años, con la peculiaridad de estar resistiendo a la grafiosis, enfermedad causada por un hongo que acaba con gran parte de los olmos.

Olma de Pareja

Este Olmo (Ulmus minor) el cual vemos otoñando en la fotografía, es un ejemplar emblemático para los lugareños de Pareja, declarado Bien de Interés Cultural, pues destaca en el su antigüedad y tamaño.

Este árbol se ha convertido en un emblema para el pueblo, apareciendo en el escudo municipal, haciendo mención a este árbol en cantares populares del pueblo que dice así: “Una fuente en la plaza y una olma vieja. Una cigüeña pasa sobre Pareja”. Y no sólo eso, sino que el mismo Camilo José Cela escribió a su paso por este pueblo hace mención a este majestuoso árbol en una de sus novelas.

El ayuntamiento declaró, en una iniciativa poco común, Bien de Interés Cultural, organizando diferentes actividades encaminadas a divulgar y a concienciar a sus vecinos sobre el majestuoso árbol que poseen.

Tiene una altura de 35 metros, que no deja indiferente a nadie, con un tronco en la base de 420 cm de perímetro. Lo curioso es que tan sólo tiene 200 años, pero afortunadamente parece estar resistiendo a la grafiosis, una enfermedad producida por un hongo que acaba con gran parte de los olmos de nuestro país.

Jardines del Pazo de Oca

En pleno valle del río Ulla en la provincia de Pontevedra, se encuentra los jardines del Pazo de Oca, declarado Monumento Nacional en el año 1945. Estos jardines datan de finales del siglo XVIII y no se sabe quienes diseñaron este maravilloso jardín palaciego, de estilo inglés.

1

Los jardines del pazo de Oca constituyen uno de los conjuntos más peculiares y bellos de toda Galicia. Un jardín inglés, muy recto, con un característico trazado, que incluye una ria, balaustradas y adornos de piedra. En el centro del jardín podemos encontrar una fuente de piedra del siglo XVIII, cuya base tiene forma de trébol.

Se puede dividir el jardín en dos grandes jardines uno de estilo ingles, paisajista y otro palaciego de estilo barroco, donde la simetría y el orden son reyes del jardín. En ambos jardines hay dos estanques que se encuentran separados por un gran puente de piedra de estilo barroco de por aquel entonces.

2

El nombre del jardín lo recibe por el viejo pazo gallego que hay. Donde según se dice, se haya el marqués de Camarasa (último propietario) que murió por una indigestión de cerezas, ya que cuando abrieron el sepulcro ‘estaba lleno de huesos de cereza’.

Este jardín se encuentra en la carretera de A Estrada a Ponte-Ulla, a unos 15 Km de Santiago de Compostela.

Fotos tomadas por Contando estrellas 

La morruda, una olivera milenaria

Este árbol que esta vez os enseñamos, a diferencia de los anteriormente descritos es que, este es un árbol cultivado del cual se ha estado extrayendo cosecha año tras año, hasta alcanzar estas dimensiones. Actualmente esta denominado árbol monumental que lo protege de ser arrancado por la fuerte demanda de olivos milenarios para jardín.

la morruda, una olivera milenaria

En el Alto Palancia de Castellón nos ofrece una vertiente diferente del parque natural de la sierra Calderona. Poblaciones como Segorbe y Altura nos ofrecen montañas y pinares al norte de la sierra, donde la vida tradicional y los cultivos subsisten salpicados por alguna masía reconvertida en alojamiento rural. En esta zona de este parque natural se puede descubrir una Olivera milenaria y un madroño centenario, en las proximidades de la Masia Ferrer, una casa rural donde podemos disfrutar de sus caballos, ovejas y cabras así como de un estupendo alojamiento, ideal para estancias de fin de semana y conocer la vida en el campo.

La olivera milenaria, conocida como la Morruda, es un olivo con unas espectaculares medidas de 7’95 m de altura total desde el suelo hasta la punta de la copa, y 14’60 m de diámetro de la copa y 6’75 m de diámetro del tronco.  Se le calcula una edad aproximada de 1550 años, aunque no se sabe a ciencia cierta, pues incluso podría ser alguno más..

El curioso nombre de la olivera, procede del varietal de oliva, la «oliva morruda», característica de la zona, para las tradicionales olivas aliñadas o partidas.

El ‘Faig pare’ y el ‘Pi gros’ dos árboles monumentales

Estos dos árboles monumentales son unas de las joyas que posee nuestro país. Una haya (Fagus sylvatica) de 250 años de antigüedad y un pino negral (Pinus nigra) de más de 700 años. Ambos situados en un idílico lugar al sur de Cataluña.  

El 'Faig pare' y el 'Pi gros'

El ‘Faig pare’ (Haya padre) es uno de los árboles más impresionantes que existen en nuestro país, se encuentra en el Parque Natural de ‘Els Ports’ en el término municipal de la Sénia. Este ejemplar tiene un tamaño de 25 metros de altura, lleno de abultamientos y agujeros, tiene una majestuosa raíz descubierta y llena de formas caprichosas que lo convierte en uno de los árboles más bellos del Parque Natural de Els Ports, se le calcula que tiene aproximadamente 250 años.

'Faig pare'

Este haya fue declarado árbol monumental por el DARP el 3 de diciembre de 1992, está situado dentro de la reserva natural parcial de la Fageda dels Ports, que además de ser el árbol más viejo y grande del hayedo, este hayedo es uno de los tres o cuatro que presumen de ser «el más meridional de Europa». Uno de los muchos rincones maravillosos y desconocidos que nos ofrece el Parque Natural. Tiene aproximadamente 250 años.

Además de esta joya, este parque posee a otro árbol monumental, el ‘Pi Gros’, un pino negral, de más de 700 años ( que corresponden al tiempo de Jaime I, al cantar de mio Cid o al invento de las gafas) con 33 metros de altura y de grandes proporciones con un tronco de 4,8 metros de circunferencia, siendo el pino negro con mayor diámetro de la península Ibérica. Este árbol también fue declarado árbol monumental por la Generalitat de Catalunya en 1992.

 

Foto principal cedida por  el foroMTB.com

Jardines de Mossén Costa i Llobera

En los años 60 tras una política municipal se decidió crear jardines especializados con contenido y características propias que atrajeran el interés, tanto de los barceloneses como de los turistas, se pensó en hacer una rocalla de suculentas en unos terrenos de la montaña de Montjuïc ocupados hasta entonces por las antiguas baterías de la costa llamadas Bonavista y que, juntamente con el castillo, habían sido cedidos a la ciudad.

jardines de mossen costa i llobera

El proyecto fue llevado a cabo por el entonces arquitecto técnico de Parques y Jardines D. Joaquín Mª Casamor y la plantación contó con el asesoramiento del técnico botánico Sr. Pañella i Bonastre.

Se tuvo en cuenta la estructuración del jardín a base de rocallas dispuestas en grandes bloques, para darle así una ambientación de carácter rústico-paisajista y proporcionar a las plantas un hábitat parecido a su lugar de origen. También se intentó la máxima integración visual del conjunto, modelando el terreno para adaptarlo a la sinuosa topografía, ordenando las asociaciones de plantas bajo un criterio estético y botánico al mismo tiempo.

En las zonas de plantación se realizó la adecuación de la tierra para adaptarla a las exigencias físico-biológicas de cada una de las especies vegetales utilizadas, teniendo especial importancia el drenaje necesario para este tipo de plantas. En la pavimentación de los caminos se realizó una prueba con una grava de color cuero y aglomerado asfáltico, que después se ha hecho servir con éxito a otros parques de la ciudad.

Dentro de las cactáceas encontramos la sub-familia de los Cereus de formas columnares o en forma de candelabro, junto a las Opuntias. De los otros tipos de suculentas destacan los Agaves, Aloes y Mesems.

De todas ellas, se pueden encontrar en el Jardín las más características, combinadas según la forma, volumen, color y floración, configurando aproximadamente un millar de especies. Las plantas provenientes del hemisferio sur mantienen en otoño su ciclo biológico natural, lo que nos permite verlas durante nuestro invierno en período de floración.

Con el propósito de mejorar la calidad de las plantaciones y con la finalidad de conseguir que el nuevo jardín contase con excelentes ejemplares desde el momento de su inauguración, se adquirieron varias colecciones de particulares importantes como las del Jardín “Pinya de Rosa” en Blanes (Gerona), Santa Cruz de Tenerife, Francia y Palma de Mallorca, pero entre ellas destaca la llamada colección Pallanca, que hasta el momento de su traslado era admirada en Bordughera (Italia).

Como complemento para estas plantas se plantaron también árboles y plantas de clima mediterráneo, que ayudaron a estructurar y configurar el Jardín. Podemos encontrar, entre otros, palmeras en una gran variedad, pinos, cipreses, olivos y también bougainvilleas, jazmines, hibiscus y gazanias. Hay que destacar también la presencia de Bauhimias y Brachychiton.

 

Montaña de Montjuïc – BARCELONA

Horario de visita:

Noviembre y Febrero 10 a 18 h.

Marzo y Octubre 10 a 19 h.

Abril y Septiembre 10 a 20 h.

Mayo a Agosto 10 a 21 h.

El Real Jardín Botánico de Madrid

Situado en el centro de Madrid existe un lugar donde todavía es posible disfrutar de la naturaleza y de la calma. El Real Jardín Botánico es una caja llena de sorpresas para quien se acerque a él porque está lleno de hermosos rincones que contemplan más de dos siglos de historia.

El Real Jardín Botánico de Madrid

El Real Jardín Botánico se fundó hace más de 250 años y a día de hoy se encuentran más de 5.000 especies diferentes de árboles y plantas de todo el mundo. Su historia es muy interesante y está estrechamente ligada al desarrollo y evolución de las Ciencias Naturales, y en particular de la Botánica, en España y en el mundo.

Se inauguró en 1781 y fue creado por Sabatini y Juan de Villanueva. En esos años se construyeron las tres terrazas escalonadas, se ordenaron las plantas según el método de Linneo (uno de los botánicos más importantes de la Historia) y se construyeron también la verja que rodea el Jardín, los emparrados y el invernáculo llamado Pabellón Villanueva donde impartió sus clases Antonio José Cavanilles.

Desde su creación, en el Real Jardín Botánico se desarrolló la enseñanza de la Botánica, se recogió los dibujos de grandes colecciones de láminas de plantas y se acopiaron importantes herbarios que sirvieron de base para describir nuevas especies para la Ciencia.

El jardín se encuentra abierto durante todos los días del año, excepto los días de Navidad y Año nuevo, ya que como todo jardín, cambia a lo largo del año con el paso de las estaciones. Si quieres ir a visitarlo, ves, no te arrepentirás, está sitiado en el centro de Madrid frente al Museo del Prado.

Dirección:

Real Jardín Botánico

Plaza de Murillo, 2

28014 Madrid

Los acebuches de la aldea de El Rocío

Cuenta la leyenda que la Virgen del Rocío se apareció bajo un acebuche hace casi 800 años, y que fue el rey Alfonso X quien mandó construir una ermita sobre el mismo lugar, iniciando así la tradición de la romería más famosa de España.

los acebuches de la aldea del rocio

Si estudiamos un poco la zona donde se asiente la aldea de El Rocío (Almonte, Huelva), podremos imaginar cómo sería aquel paraje ocho siglos atrás, antes de que existiera la aldea: un bosque impenetrable de acebuches, sabinas, lentiscos y zarzas.

Actualmente, aunque el paisaje dista mucho de ser el mismo, todavía se conservan 15 acebuches centenarios (algunos de más de 800 años) en los alrededores de la ermita de El Rocío, que continúan jugando un papel importante en la iconografía religiosa y cultural del lugar. Todos los años, la procesión del Rocío hace una parada frente al mayor de estos árboles, que alcanza casi 8 metros de perímetro de tronco, y dibuja su grandiosa silueta en un fondo de cristalinas marismas.

El acebuche (Olea eropaea sylvestris) es la variedad asilvestrada del olivo común. Vive en bosques esclerófilos mediterráneos y de matorral, sobre todo tipo de terrenos, y soporta muy bien la sequía, aunque no así las heladas, a las que es muy sensible. Por este motivo, el acebuche (al igual que el olivo cultivado) no suele encontrarse en las provincias del interior peninsular, marcando su límite septentrional la ribera del Tajo.

Raramente sobrepasan los 10 m de altura, y la forma en la que es más habitual encontrarlo es como arbusto. Poseen una copa redondeada y un tronco tortuoso en los ejemplares añosos, corteza grisácea y muy agrietada. Las ramas tienen extremos espinosos y las hojas son lanceoladas y perennes. Las flores, en racimos, son blancas. El fruto, la acebuchina, es poco carnosa y negruzca en la madurez.

Las sabinas de El Hierro

Azotadas implacablemente por los vientos atlánticos, las sabinas de la pequeña isla canaria de El Hierro muestran un espectáculo sin igual: caprichosas formas donde las raíces se confunden con las ramas, retorcidos portes que se arrastran a ras de suelo y extrañas figuras que parecen extraídas de una obra surrealista de Dalí.

Las sabinas de El Hierro

Dentro del Parque Rural de la localidad de Frontera, en la isla de El Hierro, se encuentra el sabinar de La Dehesa, al que se accede a través de la pista que lleva al mirador de Bastos. Aunque ocupa una superficie de unas 260 hectáreas (únicamente el 2% del espacio protegido), contiene el mayor atractivo del Parque: las espectaculares sabinas rastreras de El Hierro.

Las sabinas (Juniperus turbinata canariensis) son árboles resinosos, con profundas raíces, y que crecen incluso sobre sustratos rocosos, en zonas comprendidas entre los 100 y 650 metros de altitud. Poseen un tronco muy ramificado, grueso y retorcido (aunque el grado de maleabilidad de los troncos de estos ejemplares es difícil de encontrar en otras partes del mundo).

Son árboles de crecimiento lento, y por ello los constantes vientos Alisios de la zona ha conseguido moldear de esta forma la madera. Además, alcanzan una gran longevidad. De hecho, algunos ejemplares del sabinar son centenarios y llegan a medir hasta 6 metros.

Su corteza áspera es de color marrón-rojizo cuando son ejemplares jóvenes, pero se torna pardo-oscura y quebradiza al envejecer, desprendiéndose en tiras largas y estrechas.

La sabina es el emblema de la vegetación de la isla, y también un símbolo de la identidad herreña. Por ello, su figura forma parte de los logotipos, escudos y anagramas de algunas empresas e instituciones de la isla. Además, este árbol ha dejado su impronta en el nombre del pueblo más occidental de España, llamado Sabinosa en recuerdo del antiguo bosque de sabinas que existió en la zona hasta el siglo XVI.

Foto de Pablo López Ramos.

 

El Jardín de la Fonte Baixa de Asturias

En Luarca (Asturias) encontramos el Jardín de la Fonte Baixa, de 10 hectáreas, y que tiene una de las colecciones de plantas más importantes de España. Se trata de un jardín privado, que recibe cada año un gran número de visitas de aficionados a la jardinería y la botánica.

El Jardín de la Fonte Baixa de Asturias

Este jardín, creado por su propietario José Rivera hace unos 20 años, cuenta con más de 500 especies vegetales del todo el planeta, lo que lo convierte en uno de los jardines privados más variados del país, a la altura incluso de ciertos jardines botánicos.

En él encontramos rincones únicos, árboles milenarios y unos 10.000 ejemplares de camelias (Camelia japonica) ó 25.000 de azaleas (Rhododendron sp.) que abarcan casi 4 kilómetros en línea recta, y que florecen hacia el mes de abril dotando al entorno de maravillosos colores.

En el jardín se han respetado los antiguos senderos de ganado, campanarios y elementos históricos asturianos, que dotan al conjunto de un especial interés.

A pesar de ser una titularidad privada, las 10 hectáreas del jardín del Jardín de la Fonte Baixa reciben cada año visitas concertadas de grupos o particulares de toda España aficionados a la jardinería o la botánica. Un guía acompaña a los visitantes en una ruta de 5 kilómetros y unas 3 horas de duración.

El jardín se encuentra a 1 hora de Gijón (85 kilómetros) donde se puede concertar visitas en la oficina de turismo donde os darán información:

 

OFICINA MUNICIPAL DE TURISMO

c/Los Caleros nº11

c.p. 33700 Luarca Valdés. Asturias.

Tlf: 985 64 00 83

turismo@ayto-valdes.net