Cuidados de mi huerto en febrero

¿Sabes todo lo que puedes y debes hacer en tu huerto durante el mes de febrero? Vamos a darte algunas recomendaciones para este mes en el que el intenso frío, en algunas zonas, empieza a decirnos adiós.

Cuidados-de-mi-huerto-en-febrero

Febrero es un mes propicio para empezar a sembrar algunos vegetales en semilleros calientes, a los que puedes acompañar de estiércol ya que tiene la propiedad de aportar el calor que se necesita.

Es un buen momento para sembrar tomates, pimientos, espinacas, acelgas, puerros, lechugas y coles. Una gran variedad de alimentos muy sanos que pueden ayudarte a crear ricas ensaladas y otras muchas recetas.

Sembrar en semilleros es la mejor opción para esta época del año, pues todavía pueden producirse heladas en terrenos fríos que podrían estropear tu cosecha.

En algunas zonas, febrero es un mes que puedes notar el aumento de las temperaturas pero en el que todavía puedes confiarte demasiado y guardar el abrigo, porque puede sorprenderte alguna ola de frío polar que te deje temblando, y a tu huerto también.

Si la siembra ya la tienes hecha, puedes proceder al repicado. Es una labor que se lleva a cabo cuando el lugar donde hemos sembrado las semillas empieza a quedarse pequeño, pero todavía es pronto para hacer el trasplante final. Por eso, el es de febrero es recomendable para sacar a macetas las plantas que ya estén germinadas. Hay que hacerlo con cuidado, pues las raíces todavía pueden estar muy tiernas.

Cuando las condiciones sean las más adecuadas, tanto las climatológicas como las de crecimiento propio de la planta, se podrá hacer el trasplante al que sea su lugar definitivo.

Cuidados-de-mi-huertoComo ya hemos comentado, febrero es un buen mes para sembrar tomates, pimientos o puerros. Son plantas que necesitan mucho sol y a las que el frío no les viene muy bien, por eso, si vives en una zona en la que las temperaturas todavía son muy bajas, es mejor que lo hagas en semilleros que además, puedan estar cubiertos.

Pero febrero también puede ser un mes para la recolecta. Si plantaste ajos tiernos, espinacas, puerros, zanahorias, cebollas o coles, puedes empezar a disfrutar de tus primeras cosechas.

Las primeras recolectas, además de darte algunos de los primeros frutos del año, también te dejan libre espacios de tierra que puedes ir preparando los nuevos cultivos de cara a la primavera.

Para ello, puedes mezclar la tierra con estiércol pero también puedes ir organizando tu huerto para establecer qué plantas quieres que lo ocupen en la próxima temporada.

Es recomendable que hagas una buena planificación, no solo para tener un huerto productivo y activo, sino también para conocer qué plantas no son compatibles con otras, no sea que tengas pensado poner a cultivar varios productos juntos que no llevan muy bien eso de compartir vecindario.

Disfruta de tu huerto en el mes más corto del año y sácale el máximo partido. Seguro que febrero te brinda días espectaculares en los que agradezcas estar en compañía de la tierra bajo el calor de un sol que nos invita a olvidarnos del frío invierno.

Un huerto paso a paso

Hoy aprenderemos hacer un huerto paso a paso.

huerto

Tienes un espacio dedicado en el jardín dedicado al huerto, ¿no? Pues ya va siendo hora de ponerte manos a la obra con un huerto. No importa si no tienes un jardín, seguro que dispones de una terraza o un balcón, incluso una ventana sirve para cultivar tus propios vegetales.

Cuanto más grande mejor, más cultivos podrás tener, aunque el trabajo aumenta en proporción al tamaño, por lo que para iniciarte te recomendamos un espacio pequeño de prueba, ya habrá tiempo de aumentar conforme vayamos aprendiendo de los errores.

Lo primero es elegir un espacio soleado para el huerto en el que reciba 8 horas de luz al día. Cuanta menos luz, tendremos que ir eligiendo especies que requieran menos luz, como las fresas.

Otro tema importante es el riego, necesitamos que haya agua cerca para poder regar el huerto, ya que las hortalizas necesitan beber para crecer.

Prepara la tierra, antes de empezar se necesita que el suelo esté suelto y abonado, para ello, aporta abono orgánico al huerto y dale textura al suelo, aireándolo y volteando la tierra para oxigenar el suelo. Para que sea más cómodo riega el terreno unos días antes de labrar el suelo para que no esté tan duro.

Nivela el huerto y prepara los surcos o caballones para los diferentes cultivos, dependiendo de lo que desees plantar.

Siembra o planta las pequeñas plántulas de tus hortícolas preferidas a la distancia correcta según la especie, aproximadamente unos 50 cm entre ellas.

Riega abundantemente durante los primeros días para que los cultivos se adapten a su nuevo hogar.

Revisa diariamente las plantas, en busca de problemas que puedan aparecer, falta de nutrientes, plagas, agua, etc.

Verás que fácil y lo satisfactorio que resulta cultivar un huerto.

Esquejes de geranio paso a paso

Septiembre es el mes ideal para esquejar los geranios (Pelargonium sp.), así en poco tiempo y con pocos cuidados tendrás preparada la nueva generación de geranios para tu terraza o balcón, con nuestro paso a paso.

¿Qué necesitas para hacer esquejes de geranio?

– Una planta Madre, es decir, la planta de la que vas a generar los distintos esquejes para que sean idénticos a ella.

– Sustrato + contenedor o los novedosos rollos de sustrato 

– Un cuchillo limpio y afilado

– Una bandeja de siembra con tapa 

– Agua 

Consejo: No tienes una bandeja de siembra con tapa,  usa una bolsa trasparente o un film de plástico de esos de envolver los sándwich.

Preparar el sustrato y el contenedor llenándolos con sustrato húmedo. Si optas por los rollos de sustrato, realiza cortes de unos centímetros y colócalos en agua en una bandeja para que se hidraten y se expandan. Estas tabletas/rollos se componen de sustrato comprimido, por ejemplo, con fibras de coco, que se expanden en contacto con el agua. 

Coloca el geranio, la planta madre, en una mesa para alcanzarlo fácilmente. Con un cuchillo limpio y afilado da un corte recto a las puntas de aproximadamente 5 a 7 cm de largo. De cada sección limpia las hojas más feas y sólo utilizar las ramas que no tengan flores.

Inserta los esquejes de geranio en el sustrato eliminando las hojas de abajo.Asegúrate de que la rama aún mantiene alrededor de dos a cuatro hojas.

Coloca la tapa sobre el recipiente. La cubierta proporciona una alta humedad creando las condiciones ideales de crecimiento para las nuevas raíces de los esquejes.

Después de 14 a 20 días los esquejes habrán enraizado, y es el momento de replantar en un recipiente grande. 

Consejo:  A los Geranios no les gusta las heladas! Mueve las macetas, por tanto, durante el otoño e invierno a un lugar libre de heladas. Esto te permitirá la próxima temporada disfrutar plenamente de tus nuevas plantas de geranio!

 

Qué hacer en el jardín durante el mes de Mayo

Es un mes en que continuamente se están realizando labores, pues hay que cavar, plantar y escardar sin demora. No debemos descuidar los riegos, siendo preciso regar casi a diario y procurando hacerlo siempre a primeras horas de la mañana, hasta que la temperatura sea más elevada durante la noche. Podemos sacar al exterior la mayoría de macetas que durante el invierno se guardaron protegidas en viviendas o invernaderos, como fuchsias, naranjos enanos, begonias, …

Labores-de-Mayo

Semilleros

Debemos suprimir por completo la protección de mantas y cañizo a los semilleros durante la noche, y durante el día debemos airear desde primeras horas de la mañana para impedir que la temperatura se eleve demasiado.

El sol va adquiriendo más fuerza cada día, por lo que es preciso proteger las jóvenes plantas de los semilleros contra la acción directa de los rayos solares, para lo que deberemos pintar los mismos, bien con pintura plástica de color blanco resistente a las posibles lluvias, o bien con cal a la que se le puede agregar cola o sal para mejorar su adherencia.

Antes de arrancar las plantas del semillero se le debe haber dado un riego copioso, con objeto de que se rompa el menor número de raíces, y otro inmediatamente después de plantadas.

Anuales, Bianuales y Vivaces

Durante este mes podemos sembrar la mayoría de plantas anuales, bianuales y vivaces, así como efectuar esquejes de tallo tierno de las especies que se multiplican de esta forma.

Bulbos y Tubérculos

Durante este mes se pueden plantar los últimos bulbos de floración otoñal, como gladiolos o begonias.

Los bulbos que hayan terminado la floración y cuyas hojas estén marchitas podrán ser arrancados del terreno y guardados en lugar fresco, seco y oscuro para el próximo año. También pueden dejarse enterrados en su emplazamiento, aunque de esta forma correrán el riesgo de pudrirse.

Árboles y Arbustos

Debemos podar los árboles y arbustos ornamentales que hayan pasado su floración primaveral, como Tilia, Cytissus, Viburnum, …

En este mes son importantes los tratamientos antiparasitarios en los árboles y arbustos frutales, haciendo siempre que se pueda aplicaciones mixtas a base de insecticidas, acaricidas y fungicidas cada 10-15 días.

En los árboles frutales empezará a presentarse la clorosis férrica, siendo necesario hacer aplicaciones bien en pulverización sobre las hojas, bien regando con cualquier quelato de hierro en la zona de goteo del árbol; si se utiliza sulfato de hierro se hará de forma que no toque las partes verdes, ya que produce quemaduras. Durante este mes se pueden plantar los últimos bulbos de floración otoñal, como gladiolos, begonias,

Hortalizas

Hay que preparar el terreno eliminando los restos de las anteriores cosechas, para ir transplantando todas las hortalizas sembradas en los meses anteriores; esta labor de transplante debe efectuarse a últimas horas de la tarde, nunca en el peso del día.

Hacia finales de mes debemos atar las lechugas que se han trasplantado a finales de abril-primeros de mayo, así como despuntar las habas y todas aquellas plantas que por su forma de cultivo lo requieran.

Césped

En el post anterior publicamos los consejos de nuestro especialista en céspedes, Javier Soto. Os invitamos a leerlo aquí para que no os dejéis ningún trabajo por hacer.

Logo bulbo

Participa en tuinen.es!

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?, ¿Deseas compartir alguna información adicional con el resto de lectores? Déjanos tu comentario o entra en nuestra página en Facebook y contestaremos a tus cuestiones lo antes posible.

Para más consejos también síguenos en Twitter y Google+.

 

Cómo sembrar en alveolos de turba

Estamos en plena época de preparar los semilleros, por eso queremos compartir con vosotros este video en HD  de Floramedia  sobre cómo sembrar en alveolos de turba.

Logo bulbo

Participa en tuinen.es!

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?, ¿Deseas compartir alguna información adicional con el resto de lectores? Déjanos tu comentario o entra en nuestra página en Facebook y contestaremos a tus cuestiones lo antes posible.

Para más consejos también síguenos en Twitter y Google+.

Los hongos más comunes en plantas en semilleros

Con la bajada de temperaturas y el incremento de la humedad, los hongos encuentran las condiciones perfectas para desarrollarse. Las plántulas que tenemos en el semillero son los huéspedes perfectos para los hongos que tanto nos llevan de cabeza.

Hongos en semilleros

 

Diversos son los hongos que atacan a nuestras plantas cuando las tenemos en el semillero, que es cuando la planta se encuentra en su fase más débil y es más susceptible a desarrollar las fitopatologías asociadas. En ocasiones las plantas pueden estar infestadas y no manifestar síntomas, lo que provoca daños mayores si luego las plantamos en nuestro jardín.

Las plantas que con mayor frecuencia se ven atacadas por hongos en sus estados primarios son hortícolas y ornamentales. Las condiciones que favorecen la aparición y propagación de hongos patógenos son: bajas temperaturas, alta humedad debido a altas dosis de riego o a un mal drenaje, baja densidad lumínica y alta densidad de plantas.

A continuación os detallamos los hongos más frecuentes en los primeros estadios de las plantas:

  • Pythium spp.: el hongo ataca el cuello de las plántulas (entre la raíz y el tallo) produciendo un estrangulamiento que dificulta el paso normal de nutrientes y provoca que las plantas se marchiten y se tumben. En ocasiones las plantas parecen recuperarse pero vuelven a aparecer síntomas en fases posteriores.
  • Rhizoctonia solani: los síntomas son muy similares a los provocados por Pythium, aunque puede aparecer una herida oscura (denominada chancro).
  • Fusarium spp.: generalmente no se detectan sus síntomas en la fase de semillero por lo que el riesgo de una posterior dispersión si las plantas están infectadas es muy alto. Este hongo está presente en todos los suelos aunque las mayoría de cepas no son dañinas. Las formas patógenas de este hongo suelen ser muy específicas, afectando a una especie o variedad determinada. Los síntomas que principalmente provocan son marchitez, flacidez y deshidratación.
  • Acremonium spp.: como en el caso anterior, su sintomatología no suele detectarse hasta que la planta se desarrolla. Los principales síntomas son amarilleamiento en la zona del cuello que evoluciona a pardeamiento y necrosis. Las raíces principales se vuelven marrones y se ralentiza su crecimiento pudiendo provocar la muerte de la planta si el ataque es muy grave.

Conoce más sobre la autora en su

Cultivar pimientos

Es posible cultivar pimientos dulces y coloridas guindillas, todos ellos pertenecientes al género Capsicum, para obtener una cosecha a finales de verano. Los pimientos pueden cultivarse como atractivas plantas ornamentales de maceta.

Cultivo de pimientos

Aunque los pimientos prefieren el cima de las regiones mediterráneas para crecer, es posible cultivarlos en zonas más frías siempre y cuando se mantengan en condiciones de calor durante el período de propagación.

Las nuevas variedades pueden producir una abundante cosecha si gozan de las condiciones apropiadas. Es preferible un invernadero, pero también pueden plantarse en el exterior, donde, si el verano es lo suficientemente largo, darán frutos hacia finales de verano o comienzos de otoño.

Pimientos en maceta

Condiciones necesarias

Se pueden sembrar las semillas a principios de primavera en una estufa de cultivo o en un invernadero, manteniendo la temperatura en torno a los 24ºC. Con luz y ventilación abundantes, geminarán al cabo de dos o tres semanas. Una vez hayan echado raíces, las plantas cecerán a una temperatura ambiente de unos 18ºC.

  • Es necesario mantener las plántulas en tiestos hasta que estén listas para transplantarlas.
  • En lugar de usar macetas, podrá poner dos o tres plantas en bolsas de crecimiento para dejarlas en ellas de forma permanente.
  • Los pimientos necesitan ser abonados y regados con periodicidad.
  • Aunque los pimientos dulces y las guindillas necesitan condiciones parecidas para su cultivo, las variedades dulces maduran antes que las picantes. No es fácil conservar las semillas, por lo que es preferible sembrarlas verdes.
  • Le hará falta abono orgánico, semillas verdes, una estufa de cultivo y tiestos.

 

Conoce más sobre el autor en su

Un jardín en miniatura

¿Deseas acercar la naturaleza a tu ventana? ¿Gozar del espectáculo de un macizo completo de jardín en el interior de tu casa? Por qué no recurres a la plantación de un paisaje en una bandeja…Es fácil, bello, y ¡Tan barato!

Un jardín en miniatura

Te explicamos como hacer un jardín en miniatura en tan solo estos pasos:

  1. Usa un recipiente bien amplio y poco profundo, como por ejemplo, una bandeja de las utilizadas para semilleros.
  2. Agrega una capa delgada de arena de río o gravilla fina y esparce una capa de hojas sobre la superficie para evitar que el sustrato se mezcle con la arena.
  3. Mezcla a partes iguales de arena de río, turba y tierra vegetal del jardín y agrega un poco de carbón vegetal.
  4. Forma pequeños montículos de tierra en algunos lugares similares a las que se encuentran en un paisaje natural.
  5. Coloca las plantas de modo tal que el jardín parezca natural y agrega unas pocas piedras o guijarros.
  6. Riega el jardín con cuidado después de efectuar las plantaciones.
  7. Para cubrir el suelo puedes usar musgo que encontrarás en zonas húmedas y sombreadas del jardín.

Un jardín en miniatura

Son muchas las plantas que crecen bien en jardines en miniatura: helechos, marantas, caladios, hipoestes, fitonias, begonias, alegrías de la casa, cóleos, cintas, amor de hombre…

Si quieres conocer más sobre el autor:

Cultivo acelerado de semillas: cinco pasos hacia el éxito

Cuando se siembran semillas en el interior en un contenedor adecuado para la propagación se consigue adelantar el brote de las plantas, lo cual es apropiado en el caso de algunas hierbas.

Cultivo acelerado de semillas: cinco pasos hacia el éxito

En la actualidad es relativamente sencillo adquirir semillas de hierbas frescas, que se expenden preparadas para plantar, e incluso se pueden encargar por correo. Existen asimismo excelentes preparaciones de tierra para macetas especial para este tipo de cultivo. Las semillas deben mantenerse a una temperatura de entre 10 y 16ºC. Un alféizar o un balcón soleado son el lugar idóneo para hacer prosperar este tipo de cultivo. Si se emplea un propagador se debe mantener constante la temperatura y obtener un grado de humedad adecuado.

Cinco pasos hacia el éxito

  1. Luz suficiente. Asegurarse de que las macetas estén situadas en un lugar con abundante iluminación y, si es preciso, girarlas de vez en cuando. Proteger del sol fuerte para evitar que se quemen, si están situadas detrás de cristaleras.
  2. Regar con moderación. Idealmente, la tierra  debería mantenerse húmeda pero no empapada, y no se dejarán las macetas en bandejas de agua durante periodos prolongados.
  3. Trasplantar las plantitas de 2.5 – 3 cm o despoblar parcialmente.
  4. Tener precaución ante la aparición de los primeros insectos  que suelen esconderse en el envés de las hojas. Rociar con agua jabonosa, si es preciso, y arrancar todas las hojas afectadas.
  5. Cuando las plantas alcancen una altura suficiente para empezar a utilizar sus hojas, abonar semanalmente.

Conoce más sobre el autor en su

Del semillero a la tierra

Si has realizado semilleros en bandejas de siembra y tus plantitas ya tienen 2 o 3 hojas verdaderas, llega el momento de cultivarlas en su lugar definitivo, bien sea en tierra o en maceta.

Del semillero a la tierra

En este artículo te explicaremos como debes de realizar el repicado y trasplante de tus pequeñas plántulas para que se conviertan en plantas adultas en su lugar definitivo.

Antes de comenzar a extraer las plantitas de la bandeja, asegúrate de que el sustrato esté húmedo.

  • Corta el suelo que rodea a las plántulas como si cortases una tarta cuadrada: primero a lo largo y luego a lo ancho. Así lograrás que cada una salga con un cepellón de tierra adherido a las raíces.
  • Prepara bien el terreno donde repicarás las plantas. Debe quedar fino y nivelado.
  • Riega el suelo antes de hacer el trasplante.
  • Para cada plántula, haz un hoyo en la tierra. Desliza las plantitas con cuidado una a una dentro de su hoyo. aprieta bien el suelo alrededor de cada planta.
  • Riega bien con una lluvia fina. Para mantener la humedad extiende una capa de acolchado sobre la superficie del suelo a su alrededor.

Del semillero a la tierra

Si quieres conocer más sobre el autor: