Tareas en tu huerto para el mes de abril

¿Ya sabes qué tienes que hacer en tu huerto durante el mes de abril? De lleno en la primavera, te recomendamos aquellas tareas que no debes olvidar hacer en tu huerto urbano.

La entrada de la primavera es una época muy activa en el cultivo. Ya puedes observar cómo van creciendo las hortalizas que plantaste y que, durante el largo invierno han estado cogiendo fuerzas de la tierra para empezar a asomar sus brotes.

Los beneficios de la lluvia
Abril suele ser un mes en el que abunden las lluvias, o al menos así lo advierte el refranero español, por lo que durante esta época las plantas se nutren del agua que cae y no tienes que estar tan pendiente del riego continuado. Por supuesto, siempre que el refranero se cumpla, pues si la meteorología decide llevarle la contraria, no debes descuidar el riego.
Para ahorrar el consumo de agua y realizar una práctica de riego ecológica, puedes aprovechar esta época lluviosa del año para preparar depósitos en los que recoger el agua de lluvia. Es mucho más sana que el agua potable y puedes notar un notable descenso en el consumo del hogar.

Por otro lado, el aumento de lluvia también hace que aparezcan pequeños animalitos que se sienten cómodos con la humedad, como los caracoles y las babosas. No dejes que se instalen en tu huerto porque se pueden dar grandes banquetes a costa de tus brotes.

Limpieza
La floración es uno de los momentos más espectaculares de la primavera. Algunas plantas empiezan a dar sus frutos. Si compruebas que tu cosecha es muy abundante, puedes optar por arrancar aquellos que sean más pequeños, ya que una sobrecarga podría hacer que obtuvieras unos frutos de menor calidad. Los que son muy pequeños pueden no ser aptos para el consumo, pero estarás dejando espacio suficiente para que crezcan otros de mayor calidad. Es una forma de echarles una mano para la selección natural y que crezcan las más fuertes.

Con la llegada del calor, también es habitual que proliferen las plagas y el brote de las malas hierbas, por lo que prestar atención y observar las plantas asiduamente. Procura mantener el huerto limpio de esas malas hierbas y tomar medidas de prevención de enfermedades. El pulgón o la cochinilla son plagas habituales de estas fechas.

Siembra en abril
Si has elegido este mes para iniciar tu huerto, es el momento de empezar la siembra de calabacines, pepinos, tomates, lechugas, coles, espinacas o zanahorias, por ejemplo.
Puedes consultar con los centros especializados donde te ofrecerán un calendario completo de la siembra según esta época del año y también según las condiciones ambientales de tu huerto.
Si has plantado tomates o judías, durante este mes tendrás que hacer los tutores a los que atarlos para que vayan creciendo a su alrededor y no se tumben. Para ello puedes utilizar diferentes materiales como cañas, bambú o ramas de árbol.

Recolección
Durante el mes de abril también puedes empezar las primeras recolectas de siembras hechas, como las alcachofas, lechugas, guisantes, hablas, cebollas o ajos tiernos, entre otros.

En lo referente a tu huerto urbano, podríamos hacer una pequeña modificación al refranero español y decir que en abril, tareas mil. ¡A disfrutar de tu huerto!

Cómo empezar tu huerto en casa

Si has pensado en tener un huerto en casa, pero no sabes muy bien cómo empezar, vamos a darte unos prácticos consejos para que no demores más tu ecológica decisión.

 

Que los huertos urbanos están cada vez más de moda, no es ningún secreto. Es posible que seas una de esas personas que ya ha pensado más de una vez en tener un huerto en casa y, sin embargo, todavía no pasado de ser solo una idea.

Si no tienes muchos conocimientos en la materia, puede que te parezca un reto demasiado complicado. Pero, como todo en esta vida, se puede aprender y lo principal es tener las ganas, la predisposición y, en este caso, también un pequeño espacio para poder habilitar tu huerto en casa.

Además, en los centros especializados puedes contar con profesionales dispuestos a aclarar todas tus dudas, resolver cualquier problema y asesorarte debidamente.

Puede que hayas decidido tener un huerto en casa porque quieres asegurarte de comer alimentos naturales y de calidad, porque quieres tener un contacto con la naturaleza más próximo, porque quieres ahorrar o sencillamente porque te apetece vivir esta experiencia ecológica.
En cualquier caso, vamos a darte algunos consejos prácticos que esperamos te sean muy útiles.

¿Cómo empiezo a tener un huerto?
Lo principal es tener un pequeño espacio que reciba la luz directa del sol. No hace falta que tenga grandes dimensiones, puedes habilitarlo en la azotea de tu finca o en el balcón de tu casa.

Si lo habilitas sobre suelo urbano y no sobre tierra, es necesario disponer de recipientes donde alojar las plantas. Los recipientes más comunes son las macetas, aunque también puedes emplear maderas y materiales reciclados para construirlos tú mismo.

También es necesario utilizar sustratos, más recomendable que la tierra pues es más ligero y, dependiendo del espacio que tengas y de los recipientes que vayas a poner, no conviene excederse con el peso.

Por supuesto, es esencial tener acceso al agua. Puedes instalar un riego por goteo o echar agua con una regadera. Pero sería recomendable tener una toma de agua cerca de nuestro huerto para mayor comodidad.

Una solución muy ecológica es disponer de grandes bidones donde poder recoger el agua de la lluvia, además de que es una forma de ahorro, también puedes regar tu huerto con agua de mayor calidad que la que sale por el grifo.

Una vez tengas tu espacio habilitado para crear tu huerto, solo tienes que elegir las semillas que quieres plantar. Para ello, puedes acudir a las tiendas especializadas donde te pueden facilitar aquellas semillas que necesites, así como informar de cuáles son las más idóneas para tu huerto. Del mismo modo, te pueden orientar sobre su tratamiento, cuidado, temporadas de siembra y recoleción, etc.

Vigilancia y cuidado
Además de regar las plantas también es muy importante observar y vigilar tu huerto, con el objetivo de prevenir posibles plagas y enfermedades.
Es recomendable que, sobre todo al principio, empieces con cultivos sencillos, con los que coger el hábito de cuidar y mantener tu propio huerto. No te compliques demasiado la vida pues, aunque tener tu propio huerto en casa está al alcance de todos, requiere ciertas atenciones a las que no estás acostumbrado o acostumbrada.
Conforme vayas viendo los resultados y beneficios de tener tu propio huerto, sentirás mayor motivación por continuarlo.
Y no desesperes ni te frustres si cometes algún error de principiante porque de todo se aprende. Puedes contar con la ayuda y los consejos de profesionales, así como de otros aficionados al cultivo o amantes de la jardinería que te pueden echar una mano.

Cuidados de mi huerto en febrero

¿Sabes todo lo que puedes y debes hacer en tu huerto durante el mes de febrero? Vamos a darte algunas recomendaciones para este mes en el que el intenso frío, en algunas zonas, empieza a decirnos adiós.

Cuidados-de-mi-huerto-en-febrero

Febrero es un mes propicio para empezar a sembrar algunos vegetales en semilleros calientes, a los que puedes acompañar de estiércol ya que tiene la propiedad de aportar el calor que se necesita.

Es un buen momento para sembrar tomates, pimientos, espinacas, acelgas, puerros, lechugas y coles. Una gran variedad de alimentos muy sanos que pueden ayudarte a crear ricas ensaladas y otras muchas recetas.

Sembrar en semilleros es la mejor opción para esta época del año, pues todavía pueden producirse heladas en terrenos fríos que podrían estropear tu cosecha.

En algunas zonas, febrero es un mes que puedes notar el aumento de las temperaturas pero en el que todavía puedes confiarte demasiado y guardar el abrigo, porque puede sorprenderte alguna ola de frío polar que te deje temblando, y a tu huerto también.

Si la siembra ya la tienes hecha, puedes proceder al repicado. Es una labor que se lleva a cabo cuando el lugar donde hemos sembrado las semillas empieza a quedarse pequeño, pero todavía es pronto para hacer el trasplante final. Por eso, el es de febrero es recomendable para sacar a macetas las plantas que ya estén germinadas. Hay que hacerlo con cuidado, pues las raíces todavía pueden estar muy tiernas.

Cuando las condiciones sean las más adecuadas, tanto las climatológicas como las de crecimiento propio de la planta, se podrá hacer el trasplante al que sea su lugar definitivo.

Cuidados-de-mi-huertoComo ya hemos comentado, febrero es un buen mes para sembrar tomates, pimientos o puerros. Son plantas que necesitan mucho sol y a las que el frío no les viene muy bien, por eso, si vives en una zona en la que las temperaturas todavía son muy bajas, es mejor que lo hagas en semilleros que además, puedan estar cubiertos.

Pero febrero también puede ser un mes para la recolecta. Si plantaste ajos tiernos, espinacas, puerros, zanahorias, cebollas o coles, puedes empezar a disfrutar de tus primeras cosechas.

Las primeras recolectas, además de darte algunos de los primeros frutos del año, también te dejan libre espacios de tierra que puedes ir preparando los nuevos cultivos de cara a la primavera.

Para ello, puedes mezclar la tierra con estiércol pero también puedes ir organizando tu huerto para establecer qué plantas quieres que lo ocupen en la próxima temporada.

Es recomendable que hagas una buena planificación, no solo para tener un huerto productivo y activo, sino también para conocer qué plantas no son compatibles con otras, no sea que tengas pensado poner a cultivar varios productos juntos que no llevan muy bien eso de compartir vecindario.

Disfruta de tu huerto en el mes más corto del año y sácale el máximo partido. Seguro que febrero te brinda días espectaculares en los que agradezcas estar en compañía de la tierra bajo el calor de un sol que nos invita a olvidarnos del frío invierno.

Cómo plantar berenjenas

La berenjena es una planta ideal para tener en tu huerto urbano. Puedes plantar las semillas cuando el invierno está llegando a su fin, para poder recoger la cosecha entre verano y otoño. Es una hortaliza con muchas propiedades con las que puedes hacer muy ricas recetas.

Berenjenas-en-cesto

Plantar berenjenas es una de las opciones escogidas habitualmente por quienes tienen un huerto urbano. Su cultivo es sencillo y les permite disfrutar de un alimento ecológico que tiene muchas propiedades beneficiosas para la salud y que puede acompañar a riquísimas recetas.

La berenjena necesita un clima cálido para crecer, así que lo mejor es sembrar hacia finales del invierno, cuando las temperaturas no son muy bajas ni hay heladas. Lo mejor es que crezca en una temperatura que oscile entre los 20 y 30 grados.

Lo primero que hay que hacer es poner las semillas en una maceta con tierra y algo de sustrato. Tendrían que estar en la maceta unas 10 semanas aproximadamente para su germinación. Pasado ese tiempo, cuando ya empiecen a salir los primeros brotes, las trasplantas a otra tierra que tenga unos 30cm de profundidad y lo más adecuado es que haya una extensión de 50cm entre cada planta. Necesitan ese espacio porque sus hojas son bastante grandes.

Para su óptimo cuidado tendrás que mantener el suelo húmedo, en un lugar que tenga buen drenaje para que el agua no se acumule en las raíces. Necesita un riego abundante pero evitando siempre que llegue a encharcarse. Aunque no es lo más recomendable, si el suelo permanece húmedo esta planta puede soportar temperaturas de hasta 40 grados. Durante la época estival, sobre todo, tendrás que estar atento a las plagas, como la de pulgones.

BerenjenasCuando la planta empiece a crecer, sobre los 50cm, tendrás que colocar unas cañas para evitar que se doblen al soportar el peso de sus frutos. Solo tienes que clavarlas en el suelo para ir atando la planta conforme vaya creciendo.

También es recomendable que, conforme le vayan naciendo las hojas, elimines las de la parte inferior y las del interior, para obtener una mejor ventilación y que acceda la luz con mayor facilidad. Para su crecimiento, la planta de la berenjena necesita mucha luz. Es recomendable que tenga una exposición de entre 10 y 12 horas diarias. Para ayudarle a crecer y madurar, puedes abonar con fertilizantes.

 

Alrededor de las 20 semanas después de haber plantado las semillas, podrás ver sus frutos. Cuando veas que presentan un tamaño adecuado y un color brillante, puedes empezar a recogerlas. Para ello, tendrás que cortar la berenjena con unas tijeras por la parte del pedúnculo, protegiendo tus manos con guantes para no dañarte con las espinas que tiene en su tallo.

La berenjena es un alimento muy saludable, que puedes cocinar de diferentes formas e incluirla en sanas recetas. Entre sus beneficios naturales se encuentra su alto contenido en agua, sus vitaminas, fósforo y hierro. Además también es recomendable tomar berenjena para controlar el nivel de colesterol.

Una planta saludable que además llenará tu huerto de un bonito colorido.

Propósito de año nuevo; tener mi propio huerto

Los huertos urbanos están cada vez más de moda. Es una tendencia que algunos utilizan como pasatiempo, a otros les motiva el ahorro económico en alimentación y otros lo hacen por su sentido ecológico.

Huerto urbano

Tener un huerto en casa está al alcance de todo el mundo. No es necesario que tengas una gran extensión de terreno ni grandes conocimientos en agricultura. Solo hace falta un pequeño espacio, interés y voluntad.

Cada vez son más las terrazas y azoteas en las que se puede encontrar un pequeño huerto, en el que cultivar todo tipo de alimentos. Puedes cultivar tus propias hortalizas y frutas para ahorrarte un dinerillo en la compra semanal y para disfrutar de unos alimentos sanos y ecológicos.

¿Qué necesitas para tener tu propio huerto?

Luzagua y un espacio donde puedas hacer tu plantación. Puedes habilitar una zona de tu terraza o el balcón, del jardín si tienes o utilizar una parte de la azotea, pidiendo los permisos pertinentes a tu comunidad de vecinos.

Tiene que ser un lugar donde haya luz natural, el sol es una gran fuente de energía. Y también un sitio en el que puedas regar cómodamente.

Uno de los sistemas más prácticos y ecológicos para alimentar tus plantas de agua es el riego por goteo. Es muy fácil de utilizar, incluso para los huertos más pequeños. Es una manera de optimizar el uso del agua y de evitar que la cosecha se nos eche a perder por no regarla a su debido tiempo. La falta de tiempo y costumbre, sobre todo al principio, puede provocar que no le dediquemos a nuestro huerto la atención y dedicación que precisa. Olvidarnos de regar es algo muy habitual que, con el riego por goteo, lo puedes evitar fácilmente.

En los viveros y tiendas de jardinería especializadas, encontrarás todo lo necesario para crear tu propio huerto. Además de recibir los consejos y el asesoramiento que precises para dar tus primeros pasos. Puedes obtener las semillas que quieras así como el mejor compost que más nutrientes aporte a tu cultivo.

¿Qué puede plantar en mi huerto?

HortalizasPuedes plantar una gran variedad de alimentos. Es recomendable que consultes a los expertos para que te orienten cuáles pueden ser las hortalizas que mejor se desarrollen en tu huerto, teniendo en cuenta el tipo de suelo, el clima, las horas de luz, etc.

Entre los alimentos más comúnmente cultivados están los tomates, los ajos, las zanahorias, los pimientos o las cebollas. Todos ellos pueden ser plantados en macetas, por lo que el espacio no es un problema en estos casos.

Si es tu primera incursión en el mundo de la agricultura, prueba con los tomates o las lechugas. Crecen rápido y pronto podrás comprobar el éxito de tu plantación en una sabrosa ensalada.

 

Conforme vayas adquiriendo experiencia y seguridad, puedes probar con alimentos que precisen mayor dedicación y cuidado.

Puedes buscar el asesoramiento en los profesionales que te indiquen las pautas para empezar con tu huerto urbano.

Tener un huerto urbano puede ser una práctica que se ha empezado a seguir por el empuje de la moda y las nuevas tendencias ecologistas. Pero es cierto que es una práctica que crea adicción y que quien la prueba una vez, la quiere seguir manteniendo. Sobre todo, después de poder comer algo que has cultivado tú mismo.

Cultivo de plantas a partir de bayas

Las plantas que dan bayas fructifican a partir de otoño y a lo largo de todo el invierno; antes de que los pájaros se coman todos los frutos, aprovecha y recolecta algunos para plantarlos.

bayas

Vale la pena cosechar algunas de las abundantes bayas que nacen en otoño para cultivar nuevos arbustos. Hacerlo a partir de las semillas lleva más tiempo que mediante esquejes o comprando ejemplares ya arraigados, pero no es necesario emplear demasiado tiempo ni hacen falta excesivos cuidados, y pronto te verás recompensado con nuevas plantas. Si las dejas crecer durante un año te ahorrarás mucho dinero en regalos.

Puedes intentar cultivar casi cualquier tipo de planta con bayas (no sólo arbustos) de este modo, pero recuerda que algunas variedades no llegan a desarrollarse del todo cuando crecen a partir de la semilla; en ocasiones, el tamaño y color de las bayas será diferente.

Pasos para el cultivo a partir de bayas

Para propagar las plantas a partir de las bayas hay que asegurarse de que el fruto está maduro y de que las semillas se han formado. Utiliza tiestos pequeños, llenos hasta dos tercios de su capacidad con tierra margosa. Una vez hayas plantado las semillas, pon los tiestos en el exterior o en una cajonera, ya que para que germinen hace falta un período de frío.

1º Para sacar las semillas del fruto maduro, estrújalo con cuidado entre los dedos. Limpia las semillas con papel de cocina para eliminar los restos de pulpa.

2º Pon con cuidados unas cuantas sobre la tierra distribuidas de modo uniforme por la superficie.

3º Cubre las semillas con una capa de tierra y riega abundantemente. Pon el tiesto al exterior o en una cajonera y no dejes que la tierra se seque.

baya1

Una vez que hayan germinado las semillas y mientras el tiempo mejora, riega y fertiliza las plantas de forma periódica.

Cuando sean lo suficientemente grandes para manipularlas, traslada las plántulas a macetas más grandes, fertilizando regularmente la tierra, o a un sitio definitivo en el exterior.

 

Del huerto a la mesa, restaurantes sanos y ricos para ir con niños

Del huerto a la mesa, esta es la base de esta serie de restaurantes, donde la calidad de los productos sí importa y más si son cultivados por ellos mismos.

Del huerto a la mesa

Os dejamos aquí  algunos restaurantes donde cuidan especialmente la selección de materias primas y productos sanos, donde muchos de los productos son productos orgánicos y los locales están  perfectamente acondicionados para ir con niños y disfrutar de una comida sana y rica.

Mama Campo

Trafalgar, 22 (Madrid) – 91.447.41.38

www.mamacampo.es

Desayunos, comidas, meriendas y cenas, saborea un nuevo concepto de alimentación ecológica en este colmado y restaurante de la plaza de Olavide de Madrid.

Idò d.o Balear

Villadomat, 43 (Barcelona) – 93.423.96.57

www.idobalear.com

Un estupenda tienda y restaurante mallorquín en el barrio de Sant Antoni con un pequeño espacio reservado para los más pequeños. Prodcutos sanos y de elaboración propia para picar a muy buen precio. No os perdáis sus cocas y pambolis. Organizan talleres, conciertos y charlas culinarias.

Tarifa Ecocenter

Calle San Sebastián, 6 (Tarifa, Cádiz) – 956.685.362

www.tarifaecocenter.com

Renuevan a menudo su carta con platos veganos y sin gluten. Ofrecen comidas y cenas vegetarianas y menú a buen precio. También tienen pizzas de harina integral e ingredientes ecológicos.

Cortijo Vistalegre

Carretera Real de la Jara, km. 0,5, Cazalla de la Sierra (Sevilla)- 954.88.35.13 / 687.920.007

www.cortijovistalegre.es

Alimentos de temporada y productos locales son las señas de identidad de una cocina con un toque italiano. Sus terrazas ofrecen espléndidas vistas y su jardín, con fuente y merendero, es un pequeño parque con muchas especies botánicas y zona de juegos para los niños.

Maspubills

Camí Barenys (Tarragona) – 977.850.409

Cocina casera que incluye platos vegetarianos. En época de calçotades, ofrece un menú con calçots y carne a la brasa. Ubicado en el camping ecológico Vinyols Camp, los niños podrán jugar en el parque infantil o colaborar en los trabajos del huerto y de la granja de animales.

Kimpira

Convento San Francisco, 5 (Valencia) – 963.92.34.22

www.kimpira.es

Un restaurante que reinterpreta la cocina macrobiótica para difundir prácticas de alimentación saludables. En su espacio Kimpira para niños, con sillas y mesas pequeñitas, juegos didácticos… los niños disfrutarán de una comida 100% ecológica, divertida y fácil de comer y los menores de 5 años no pagan la comida de lunes a viernes.

Fuente: Elmundo.es

 

Eliminar malas hierbas de las baldosas

Nadie quiere malas hierbas entre las baldosas de un hermoso patio. Desde principios de la primavera aparecen malas hierbas en cualquier rincón, incluso en los sitios menos insospechados. Toma medidas adicionales para controlar las malas hierbas.

baldosas con malas hierbas

¿Cuáles son las malas hierbas?

Las malas hierbas son todas aquellas plantas que aparezcan por si solas en un lugar  determinado.  ¿Qué es una planta no deseada? lo que para uno es una planta no deseable, para otro es deseable. Aunque por lo general, hay plantas de que por lo general podemos deficinir por la  mayoría de la gente como malas hierbas.

Las malas hierbas de semillas

Las malezas de semillas son a menudo las plantas anuales que se propagan rápidamente. Estas producen gran número de semillas pero son fáciles de controlar. Tan sólo con un azadón suele ser suficiente para eliminar y evitar estas malas hierbas.

Entre ellas Stellaria, Chenopodium album y Poa annua.

Las malas hierbas de raíz

Las malas hierbas de raíz tienen tallos subterráneos, por lo que son difíciles de eliminar ya que salen una y otra vez.

Los ejemplos de las malas hierbas de raíz son Aegopodium podagraria, cola de caballo (Equisetum arvense), Carduus arvensis y la ortiga (Urtica).

Evitar las malas hierbas de entre las baldosas

Elije baldosas grandes. Las baldosas pequeñas tienen más recovecos y, por lo tanto, más espacio para las malas hierbas. Coloca arena polimérica entre las baldosas. Las malas hierbas no obtendrán espacio suficiente y esta arena evitará que salgan hierbas gracias a su compacidad.

Trucos para eliminar las malas hierbas entre las baldosas

  1. Si te es difícil eleimnar las malas hierbas entre las grietas, hay un truco infalible, basta con echarles agua hirviendo, al rato estarán todas las malas hierbas sueltos entre las baldosas y por lo tanto es fácil de quitar.
  2. Para evitar que salgan, echa sal a las juntas de los ladrillos, la sal evitará que salgan plantas, y matará las que hayan salido, pero recuerda que  la sal no toque o llegue a las otras plantaciones o acabarás con ellas también.
  3. Otro truco es mezclar vinagre con una pizca de detergente. Si se vierte esta mezcla sobre las hierbas acabarás con ella, pero evita que llegue igualmente a otras plantas

 

¿Tiene usted un buen consejo para prevenir o controlar las malas hierbas? Háganos saber en los comentarios!

 

La Quinoa una alternativa a los cereales

Seguramente en los últimos tiempos habréis oído hablar de la Quinoa, cuyo uso para platos culinarios está en auge. Probablemente la designación de la FAO del año 2013 como año internacional de la quinoa incidió en el aumento de su popularidad. La NASA también la recomienda como un excelente alimento a sus astronautas. Hoy os contamos su origen, sus características y sus usos.

Quinoa

La quinoa (Chenopodium quinoa) es una planta autóctona de los Andes y durante miles de años ha sido uno de los principales cultivos de Bolivia, Perú o Ecuador debido a que ha sido ingrediente básico de las dietas de la mayoría de culturas andinas.

¿Cómo es?

La quinoa es una herbácea que puede alcanzar más de dos metros y medio de altura. Sus hojas, alternas, son de forma triangular y con bordes ligeramente dentado. Sus pequeñas flores sésiles y desprovistas de pétalos se disponen en racimos que emergen en el extremo terminal de la planta. El fruto es un aquenio que encierra la semilla (el grano) que es lo que principalmente se consume (previa eliminación del sabor amargo) por su riqueza nutritiva.

¿Cómo se cultiva?

La quinoa es una planta muy dinámica que puede crecer en diferentes condiciones edafoclimáticas. Generalmente es un cultivo de secano cuyo ciclo varía entre 4 y 8 meses (lo normal de Agosto a Diciembre) en función de la variedad y de la altura sobre el nivel del mar a la que se cultiva. Resiste al frio y sus necesidades hídricas son muy variables en función del momento del ciclo vegetativo en que se encuentre y de las variedades. En nuestro país se ha investigado su introducción como alternativa a los cereales y aunque la planta se adapta vegetativamente a las condiciones edafoclimáticas, en cuanto a producción parece que no se llegan a obtener los rendimientos deseados.

Usos

Su principal uso es culinario, sus semillas (la parte de la planta que más se consume) son excelentes sustitutas de los cereales debido a su mayor contenido proteico y a su riqueza en omega 6 y omega 3. Su valor calórico es muy similar a los cereales y aunque contiene más grasas, éstas son en su mayoría insaturadas. Cada vez es más habitual encontrarla en tiendas y supermercados, y es muy fácil de cocinar para utilizarla, por ejemplo en ensaladas. Otros usos por los que destaca la quinua es como alimento forrajero o como combustible.

Debido a su creciente popularidad se está aumentando la superficie de cultivo en los países andinos. De hecho, se está alertando que debido al alto precio que alcanza la quinua en el mercado internacional, se están perdiendo técnicas de cultivo ancestrales en favor de alcanzar altas productividades. Algunos, incluso afirman que el consumo interior de quinoa en estos países está disminuyendo.

 Referencias

 

Logo bulbo

Participa en tuinen.es!

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?, ¿Deseas compartir alguna información adicional con el resto de lectores? Déjanos tu comentario o entra en nuestra página en Facebook y contestaremos a tus cuestiones lo antes posible.

Para más consejos también síguenos en Twitter y Google+.

Conoce más sobre la autora en su

Cómo obtener las semillas de los tomates

Si habéis tenido una buena cosecha de sabrosos tomates podéis guardar sus semillas para sembrarlas la próxima primavera. Es muy fácil, os explicamos cómo hacerlo en unos sencillos pasos.

 Semillas tomates4

Tradicionalmente, las semillas de las variedades más productivas se guardaban para hacer los planteles del año siguiente. Actualmente es muy fácil adquirir ya los planteles formados en gardens o centros de jardinería, pero si queréis hacerlo vosotros mismo, os explicamos cómo.

Las variedades tradicionales son las que tendrán una mayor tasa de germinación y productividad el año que viene. Si obtenéis semillas de algunas variedades híbridas, puede ocurrir que la cosecha del año siguiente no sea tan abundante o sabrosa.

1. Escoger tomates maduros, de buen tamaño y de plantas sanas y fuertes. Para extraer las semillas necesitaréis un cuchillo un colador y una cucharilla.

Semillas tomates

2. Se partirá el tomate por la mitad y sacaremos las semillas de los lóculos con ayuda de los dedos o de una cuchara de café. Tendréis que ir con mucho cuidado de no dañarlas.

Semillas tomates5

3. Para fermentar las semillas antes de guardarlas, deberemos poner las semillas con los restos de tomate y sin lavar en un tarro de cristal, y añadir la misma proporción de agua. Tras dos días habrá aparecido un moho blanco que indicará que se ha llevado a cabo la fermentación. Esta fermentación asegurará que las semillas estén libres de enfermedades que incidan en el próximo cultivo.

Semillas tomates7

4. Una vez pasado este tiempo las semillas y el resultado de la fermentación se verterán en el colador para posteriormente lavarlas y limpiarlas bajo del grifo.

Semillas tomates8

5. Después dejar secar la semilla sobre papel de periódico, papel de cocina o sobre una tela, y si puede ser al sol. En unos diez días (dependiendo de la temperatura y la humedad ambiente) estarán secas para guardarlas. Las podremos guardar envueltas en papel de periódico y protegidas del sol y la humedad hasta la próxima primavera que las sembraremos.

Semillas tomates9

Logo bulbo

Participa en tuinen.es!

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?, ¿Deseas compartir alguna información adicional con el resto de lectores? Déjanos tu comentario o entra en nuestra página en Facebook y contestaremos a tus cuestiones lo antes posible.

Para más consejos también síguenos en Twitter y Google+.

Conoce más sobre la autora en su