Tareas en tu huerto para el mes de abril

¿Ya sabes qué tienes que hacer en tu huerto durante el mes de abril? De lleno en la primavera, te recomendamos aquellas tareas que no debes olvidar hacer en tu huerto urbano.

La entrada de la primavera es una época muy activa en el cultivo. Ya puedes observar cómo van creciendo las hortalizas que plantaste y que, durante el largo invierno han estado cogiendo fuerzas de la tierra para empezar a asomar sus brotes.

Los beneficios de la lluvia
Abril suele ser un mes en el que abunden las lluvias, o al menos así lo advierte el refranero español, por lo que durante esta época las plantas se nutren del agua que cae y no tienes que estar tan pendiente del riego continuado. Por supuesto, siempre que el refranero se cumpla, pues si la meteorología decide llevarle la contraria, no debes descuidar el riego.
Para ahorrar el consumo de agua y realizar una práctica de riego ecológica, puedes aprovechar esta época lluviosa del año para preparar depósitos en los que recoger el agua de lluvia. Es mucho más sana que el agua potable y puedes notar un notable descenso en el consumo del hogar.

Por otro lado, el aumento de lluvia también hace que aparezcan pequeños animalitos que se sienten cómodos con la humedad, como los caracoles y las babosas. No dejes que se instalen en tu huerto porque se pueden dar grandes banquetes a costa de tus brotes.

Limpieza
La floración es uno de los momentos más espectaculares de la primavera. Algunas plantas empiezan a dar sus frutos. Si compruebas que tu cosecha es muy abundante, puedes optar por arrancar aquellos que sean más pequeños, ya que una sobrecarga podría hacer que obtuvieras unos frutos de menor calidad. Los que son muy pequeños pueden no ser aptos para el consumo, pero estarás dejando espacio suficiente para que crezcan otros de mayor calidad. Es una forma de echarles una mano para la selección natural y que crezcan las más fuertes.

Con la llegada del calor, también es habitual que proliferen las plagas y el brote de las malas hierbas, por lo que prestar atención y observar las plantas asiduamente. Procura mantener el huerto limpio de esas malas hierbas y tomar medidas de prevención de enfermedades. El pulgón o la cochinilla son plagas habituales de estas fechas.

Siembra en abril
Si has elegido este mes para iniciar tu huerto, es el momento de empezar la siembra de calabacines, pepinos, tomates, lechugas, coles, espinacas o zanahorias, por ejemplo.
Puedes consultar con los centros especializados donde te ofrecerán un calendario completo de la siembra según esta época del año y también según las condiciones ambientales de tu huerto.
Si has plantado tomates o judías, durante este mes tendrás que hacer los tutores a los que atarlos para que vayan creciendo a su alrededor y no se tumben. Para ello puedes utilizar diferentes materiales como cañas, bambú o ramas de árbol.

Recolección
Durante el mes de abril también puedes empezar las primeras recolectas de siembras hechas, como las alcachofas, lechugas, guisantes, hablas, cebollas o ajos tiernos, entre otros.

En lo referente a tu huerto urbano, podríamos hacer una pequeña modificación al refranero español y decir que en abril, tareas mil. ¡A disfrutar de tu huerto!

Cómo empezar tu huerto en casa

Si has pensado en tener un huerto en casa, pero no sabes muy bien cómo empezar, vamos a darte unos prácticos consejos para que no demores más tu ecológica decisión.

 

Que los huertos urbanos están cada vez más de moda, no es ningún secreto. Es posible que seas una de esas personas que ya ha pensado más de una vez en tener un huerto en casa y, sin embargo, todavía no pasado de ser solo una idea.

Si no tienes muchos conocimientos en la materia, puede que te parezca un reto demasiado complicado. Pero, como todo en esta vida, se puede aprender y lo principal es tener las ganas, la predisposición y, en este caso, también un pequeño espacio para poder habilitar tu huerto en casa.

Además, en los centros especializados puedes contar con profesionales dispuestos a aclarar todas tus dudas, resolver cualquier problema y asesorarte debidamente.

Puede que hayas decidido tener un huerto en casa porque quieres asegurarte de comer alimentos naturales y de calidad, porque quieres tener un contacto con la naturaleza más próximo, porque quieres ahorrar o sencillamente porque te apetece vivir esta experiencia ecológica.
En cualquier caso, vamos a darte algunos consejos prácticos que esperamos te sean muy útiles.

¿Cómo empiezo a tener un huerto?
Lo principal es tener un pequeño espacio que reciba la luz directa del sol. No hace falta que tenga grandes dimensiones, puedes habilitarlo en la azotea de tu finca o en el balcón de tu casa.

Si lo habilitas sobre suelo urbano y no sobre tierra, es necesario disponer de recipientes donde alojar las plantas. Los recipientes más comunes son las macetas, aunque también puedes emplear maderas y materiales reciclados para construirlos tú mismo.

También es necesario utilizar sustratos, más recomendable que la tierra pues es más ligero y, dependiendo del espacio que tengas y de los recipientes que vayas a poner, no conviene excederse con el peso.

Por supuesto, es esencial tener acceso al agua. Puedes instalar un riego por goteo o echar agua con una regadera. Pero sería recomendable tener una toma de agua cerca de nuestro huerto para mayor comodidad.

Una solución muy ecológica es disponer de grandes bidones donde poder recoger el agua de la lluvia, además de que es una forma de ahorro, también puedes regar tu huerto con agua de mayor calidad que la que sale por el grifo.

Una vez tengas tu espacio habilitado para crear tu huerto, solo tienes que elegir las semillas que quieres plantar. Para ello, puedes acudir a las tiendas especializadas donde te pueden facilitar aquellas semillas que necesites, así como informar de cuáles son las más idóneas para tu huerto. Del mismo modo, te pueden orientar sobre su tratamiento, cuidado, temporadas de siembra y recoleción, etc.

Vigilancia y cuidado
Además de regar las plantas también es muy importante observar y vigilar tu huerto, con el objetivo de prevenir posibles plagas y enfermedades.
Es recomendable que, sobre todo al principio, empieces con cultivos sencillos, con los que coger el hábito de cuidar y mantener tu propio huerto. No te compliques demasiado la vida pues, aunque tener tu propio huerto en casa está al alcance de todos, requiere ciertas atenciones a las que no estás acostumbrado o acostumbrada.
Conforme vayas viendo los resultados y beneficios de tener tu propio huerto, sentirás mayor motivación por continuarlo.
Y no desesperes ni te frustres si cometes algún error de principiante porque de todo se aprende. Puedes contar con la ayuda y los consejos de profesionales, así como de otros aficionados al cultivo o amantes de la jardinería que te pueden echar una mano.

Cuidados de mi huerto en febrero

¿Sabes todo lo que puedes y debes hacer en tu huerto durante el mes de febrero? Vamos a darte algunas recomendaciones para este mes en el que el intenso frío, en algunas zonas, empieza a decirnos adiós.

Cuidados-de-mi-huerto-en-febrero

Febrero es un mes propicio para empezar a sembrar algunos vegetales en semilleros calientes, a los que puedes acompañar de estiércol ya que tiene la propiedad de aportar el calor que se necesita.

Es un buen momento para sembrar tomates, pimientos, espinacas, acelgas, puerros, lechugas y coles. Una gran variedad de alimentos muy sanos que pueden ayudarte a crear ricas ensaladas y otras muchas recetas.

Sembrar en semilleros es la mejor opción para esta época del año, pues todavía pueden producirse heladas en terrenos fríos que podrían estropear tu cosecha.

En algunas zonas, febrero es un mes que puedes notar el aumento de las temperaturas pero en el que todavía puedes confiarte demasiado y guardar el abrigo, porque puede sorprenderte alguna ola de frío polar que te deje temblando, y a tu huerto también.

Si la siembra ya la tienes hecha, puedes proceder al repicado. Es una labor que se lleva a cabo cuando el lugar donde hemos sembrado las semillas empieza a quedarse pequeño, pero todavía es pronto para hacer el trasplante final. Por eso, el es de febrero es recomendable para sacar a macetas las plantas que ya estén germinadas. Hay que hacerlo con cuidado, pues las raíces todavía pueden estar muy tiernas.

Cuando las condiciones sean las más adecuadas, tanto las climatológicas como las de crecimiento propio de la planta, se podrá hacer el trasplante al que sea su lugar definitivo.

Cuidados-de-mi-huertoComo ya hemos comentado, febrero es un buen mes para sembrar tomates, pimientos o puerros. Son plantas que necesitan mucho sol y a las que el frío no les viene muy bien, por eso, si vives en una zona en la que las temperaturas todavía son muy bajas, es mejor que lo hagas en semilleros que además, puedan estar cubiertos.

Pero febrero también puede ser un mes para la recolecta. Si plantaste ajos tiernos, espinacas, puerros, zanahorias, cebollas o coles, puedes empezar a disfrutar de tus primeras cosechas.

Las primeras recolectas, además de darte algunos de los primeros frutos del año, también te dejan libre espacios de tierra que puedes ir preparando los nuevos cultivos de cara a la primavera.

Para ello, puedes mezclar la tierra con estiércol pero también puedes ir organizando tu huerto para establecer qué plantas quieres que lo ocupen en la próxima temporada.

Es recomendable que hagas una buena planificación, no solo para tener un huerto productivo y activo, sino también para conocer qué plantas no son compatibles con otras, no sea que tengas pensado poner a cultivar varios productos juntos que no llevan muy bien eso de compartir vecindario.

Disfruta de tu huerto en el mes más corto del año y sácale el máximo partido. Seguro que febrero te brinda días espectaculares en los que agradezcas estar en compañía de la tierra bajo el calor de un sol que nos invita a olvidarnos del frío invierno.

Planta los bulbos de otoño

Antes de que acabe el otoño, podéis plantar los bulbos que florecerán la próxima primavera. Los bulbos pueden ser plantados tanto en el jardín como en macetas. Algunos de los bulbos que podéis plantar ahora son los tulipanes, narcisos, jacintos o los muscaris.

Bulbos otoño

Durante este mes de noviembre aún estáis a tiempo de plantar los bulbos de floración primaveral. Se pueden plantar tanto en el jardín como en maceta. Recordad que en maceta se plantan a menor profundidad y con menos separación.

A la hora de escoger los bulbos, deberéis seleccionar los más grandes, los que no tengan “heridas” y de consistencia firme. Para plantarlos, mejor hacerlo en un sustrato rico en materia orgánica y bien drenado.

Durante la plantación es fundamental tener en cuenta la profundidad que requiere cada especie ya que esto puede delimitar su desarrollo. Una regla general que se puede seguir es que el agujero de plantación debe tener una profundidad que sea el doble del tamaño del bulbo. Lo que tienen en común los bulbos de otoño es que deben pasar unas semanas de frío para activar su desarrollo.

Entre los bulbos de otoño destacan:

 

Tulipanes: probablemente son los bulbos más populares, los hay de muchísimos colores y con pétalos variados con los que podemos crear vistosas composiciones. Se suelen plantar a una profundidad de 8-10 cm y a una distancia entre ellos de 10-12cm. Los tulipanes prefieren exposiciones soleadas así que reservad esa zona del jardín o terraza para ellos.
Narcisos: estas delicadas flores alcanzan una altura de unos 50 cm. Para disfrutar de estas flores a partir del mes de marzo, deberéis plantarlas este mes, a una profundidad de 10-15 cm y con una separación ente ellos de unos 6-8 cm.
Jacintos: Los jacintos son de los bulbos de menor tamaño, su altura como máximo alcanza los 30 cm. Sus densas inflorescencias los hacen ideales para composiciones en macetas, y llenarán de color y aroma cualquier rincón.
Muscaris: Quizás es uno de los bulbos más desconocidos pero son una opción muy interesante para plantarlos en macetas o acompañados de otros bulbos. Deberéis plantarlos a unos 5 cm de profundidad y a una distancia de unos 2-3cm entre ellos.

 

Cultivo de plantas a partir de bayas

Las plantas que dan bayas fructifican a partir de otoño y a lo largo de todo el invierno; antes de que los pájaros se coman todos los frutos, aprovecha y recolecta algunos para plantarlos.

bayas

Vale la pena cosechar algunas de las abundantes bayas que nacen en otoño para cultivar nuevos arbustos. Hacerlo a partir de las semillas lleva más tiempo que mediante esquejes o comprando ejemplares ya arraigados, pero no es necesario emplear demasiado tiempo ni hacen falta excesivos cuidados, y pronto te verás recompensado con nuevas plantas. Si las dejas crecer durante un año te ahorrarás mucho dinero en regalos.

Puedes intentar cultivar casi cualquier tipo de planta con bayas (no sólo arbustos) de este modo, pero recuerda que algunas variedades no llegan a desarrollarse del todo cuando crecen a partir de la semilla; en ocasiones, el tamaño y color de las bayas será diferente.

Pasos para el cultivo a partir de bayas

Para propagar las plantas a partir de las bayas hay que asegurarse de que el fruto está maduro y de que las semillas se han formado. Utiliza tiestos pequeños, llenos hasta dos tercios de su capacidad con tierra margosa. Una vez hayas plantado las semillas, pon los tiestos en el exterior o en una cajonera, ya que para que germinen hace falta un período de frío.

1º Para sacar las semillas del fruto maduro, estrújalo con cuidado entre los dedos. Limpia las semillas con papel de cocina para eliminar los restos de pulpa.

2º Pon con cuidados unas cuantas sobre la tierra distribuidas de modo uniforme por la superficie.

3º Cubre las semillas con una capa de tierra y riega abundantemente. Pon el tiesto al exterior o en una cajonera y no dejes que la tierra se seque.

baya1

Una vez que hayan germinado las semillas y mientras el tiempo mejora, riega y fertiliza las plantas de forma periódica.

Cuando sean lo suficientemente grandes para manipularlas, traslada las plántulas a macetas más grandes, fertilizando regularmente la tierra, o a un sitio definitivo en el exterior.

 

Un huerto paso a paso

Hoy aprenderemos hacer un huerto paso a paso.

huerto

Tienes un espacio dedicado en el jardín dedicado al huerto, ¿no? Pues ya va siendo hora de ponerte manos a la obra con un huerto. No importa si no tienes un jardín, seguro que dispones de una terraza o un balcón, incluso una ventana sirve para cultivar tus propios vegetales.

Cuanto más grande mejor, más cultivos podrás tener, aunque el trabajo aumenta en proporción al tamaño, por lo que para iniciarte te recomendamos un espacio pequeño de prueba, ya habrá tiempo de aumentar conforme vayamos aprendiendo de los errores.

Lo primero es elegir un espacio soleado para el huerto en el que reciba 8 horas de luz al día. Cuanta menos luz, tendremos que ir eligiendo especies que requieran menos luz, como las fresas.

Otro tema importante es el riego, necesitamos que haya agua cerca para poder regar el huerto, ya que las hortalizas necesitan beber para crecer.

Prepara la tierra, antes de empezar se necesita que el suelo esté suelto y abonado, para ello, aporta abono orgánico al huerto y dale textura al suelo, aireándolo y volteando la tierra para oxigenar el suelo. Para que sea más cómodo riega el terreno unos días antes de labrar el suelo para que no esté tan duro.

Nivela el huerto y prepara los surcos o caballones para los diferentes cultivos, dependiendo de lo que desees plantar.

Siembra o planta las pequeñas plántulas de tus hortícolas preferidas a la distancia correcta según la especie, aproximadamente unos 50 cm entre ellas.

Riega abundantemente durante los primeros días para que los cultivos se adapten a su nuevo hogar.

Revisa diariamente las plantas, en busca de problemas que puedan aparecer, falta de nutrientes, plagas, agua, etc.

Verás que fácil y lo satisfactorio que resulta cultivar un huerto.

Kit de cultivo infantil, Brotes

Hoy os presentamos una nueva experiencia de plantar para los más pequeños con Brotes.

Captura-de-pantalla-2015-10-05-a-las-15.55

Brotes es un huerto urbano convertido en un genuino personaje capaz de transmitir a los más pequeños las necesidades que tiene para llegar a ser un maravilloso Huertecito, y las mil y una aventuras que tendrán que descubrir juntos para finalmente tomar conciencia sobre el medio ambiente, la comida sana y de calidad y el consumo responsable.

Un juguete educativo con una historia interactiva y emocionante donde el niño es el protagonista y aprende de la forma más práctica y divertida conceptos sobre la naturaleza, la vida y la amistad. Este kit contiene una Guía de introducción al cultivo con métodos ecológicos para niños y niñas de 6 a 9 años.

Han desarrollado este kit y esta guía de cultivo con el objetivo de que los niños aprendan a cultivar con métodos ecológicos y a cocinar con recetas sencillas los alimentos que ellos mismos han cultivado.

flyerBroteshuerto urbano infantil

Plantar con Brotes es una nuevo producto de la familia Seedbox, la revolución de los huertos urbanos. Seedbox son pequeñas cajas que contienen todo lo necesario para introducirse en el autocultivo. Kits experiencia para todas las edades y gustos.

 

Tareas del mes de octubre, belleza de otoño

Follajes del color del fuego, vistosas bayas, flores…el otoño se abre paso llevando a los jardines su inigualable espectáculo natural. En octubre, las tareas de los jardineros se multiplican: es tiempo de abonar, podar, obtener esquejes, plantar los bulbos de primavera y cosechar el huerto.

tareas de octubre

Plantas de flor

Prolongar la floración de crisantemos, anémonas, ásteres, dalias es posible si se les aporta un fertilizante rico en potasio. Elimina las flores marchitas, entutora los tallos más altos si hiciera falta, y mantén a raya las malas hierbas.

Conviene abonar y acolchar las plantas de jardín para que soporten bien el invierno. En las regiones donde empieza a hacer frío ya es momento de proteger las raíces de las plantas más sensibles con mulching de materia orgánica: corteza de pino, paja limpia… el riego también debe disminuir, a menos que no llueva.

Ya se pueden enterrar los bulbos de primavera si quieres tulipanes, jacintos, narcisos, muscari, crocus… en primavera ya es momento de plantar los bulbos en tu terraza o jardín. Te resultará más fácil con un plantador de bulbos

Árboles

el aceite mineral impide que las plagas que van a entrar en período de latencia, puedan desarrollarse más adelante. Se aplica una vez que se han cepillado el tronco y las ramas. Es importante repetir el tratamiento en invierno y a principios de la primavera para que sea más eficaz.

Setos

La última poda del año Si no has recortado los setos en septiembre ya no dejes de hacerlo este mes, antes de que el frío comience  a hacer acto de presencia. Lo mismo los arbustos topiarios de boj y tejo. Se puede ayudar a los ejemplares a recuperarse enseguida con abonado y riego.

Este mes también es muy adecuado para crear una pantalla vegetal mediante un seto de cupresáceas u otras perennifolias.

 

Esquejes de geranio paso a paso

Septiembre es el mes ideal para esquejar los geranios (Pelargonium sp.), así en poco tiempo y con pocos cuidados tendrás preparada la nueva generación de geranios para tu terraza o balcón, con nuestro paso a paso.

¿Qué necesitas para hacer esquejes de geranio?

– Una planta Madre, es decir, la planta de la que vas a generar los distintos esquejes para que sean idénticos a ella.

– Sustrato + contenedor o los novedosos rollos de sustrato 

– Un cuchillo limpio y afilado

– Una bandeja de siembra con tapa 

– Agua 

Consejo: No tienes una bandeja de siembra con tapa,  usa una bolsa trasparente o un film de plástico de esos de envolver los sándwich.

Preparar el sustrato y el contenedor llenándolos con sustrato húmedo. Si optas por los rollos de sustrato, realiza cortes de unos centímetros y colócalos en agua en una bandeja para que se hidraten y se expandan. Estas tabletas/rollos se componen de sustrato comprimido, por ejemplo, con fibras de coco, que se expanden en contacto con el agua. 

Coloca el geranio, la planta madre, en una mesa para alcanzarlo fácilmente. Con un cuchillo limpio y afilado da un corte recto a las puntas de aproximadamente 5 a 7 cm de largo. De cada sección limpia las hojas más feas y sólo utilizar las ramas que no tengan flores.

Inserta los esquejes de geranio en el sustrato eliminando las hojas de abajo.Asegúrate de que la rama aún mantiene alrededor de dos a cuatro hojas.

Coloca la tapa sobre el recipiente. La cubierta proporciona una alta humedad creando las condiciones ideales de crecimiento para las nuevas raíces de los esquejes.

Después de 14 a 20 días los esquejes habrán enraizado, y es el momento de replantar en un recipiente grande. 

Consejo:  A los Geranios no les gusta las heladas! Mueve las macetas, por tanto, durante el otoño e invierno a un lugar libre de heladas. Esto te permitirá la próxima temporada disfrutar plenamente de tus nuevas plantas de geranio!

 

Los buenos vecinos, malos vecinos en el huerto

Algunas plantas emiten olor que ahuyenta los insectos considerándose buenos vecinos o  por el contrario roban sustancias a través de las raíces a otros cultivos.

huerto

Las plantas que emiten olor pueden aumentar o disminuir la presencia o no de una plaga, perjudicando o ayudándose el uno al otro. Por ejemplo las maravillas (Tagetes patula) repelen los nematodos por lo que son muy queridas por sus vecinos. Así que ya ves, incluso en el huerto están «buenos y malos vecinos».

Te dejamos una lista de combinaciones de buenos vecinos  y malos vecinos para que planifiques tu huerto en función de sus alianzas.

Tipo de cultivo Los buenos vecinos Vecinos malos
PatatasCaléndula, coliflor, habas, eneldo, guisantes, comino, ajo, coles, repollo, maíz, rábano, menta, capuchina, espinacas, maízFrambuesa, pepinos, calabazas, apio, tomates, girasoles, cebolla
 FresasBorraja, lechuga, ajo, perejil, puerros, rábanos, Alubias, espinaca, tomillo, tomate, cebollacoliflor, brócoli, pepino, repollo, coles de Bruselas 
 EndibiaTodo tipos de coles, hinojo, puerros, habas, tomates
 EspárragosPepino, lechuga, perejil, tomatesAjo, cebolla
Remolachas Eneldo, ajo, pepino, coles, repollo, cilantro, cebollaPatatas, espinacas, judias
 Coliflorjudias, eneldo, oreganoPatatas, guisantes, tomate
JudiasPatatas, fresas, guisantes, tomate, berenjena, ajedrea, pepino, apio, coles, calabazas, romero, salvia, maízCebolletas, ajo, puerros, cebolla, hinojo
 BrócoliEneldo, manzanilla, romero, salvia, apio Fresa, capuchina, orégano, tomate
 CalabacinesMaíz, capuchina, lechuga, judías verdes, cebollasPatatas, pepino
 Ajofresas, remolacha, frambuesas, lirios, rosas, tomates, frutas, raíces Guisantes, repollo, judías verdes
 HinojoEneldo, hinojo, pepino, repollo, cilantro, lechuga, lechuga, achicoriajudias, tomates
 PepinoJudias, remolacha, eneldo, guisantes, hinojo, cilantro, repollo, lechuga, maíz, puerros, apio, cebollas Las papas, rábanos, tomates 
 ColinaboLas patatas, espárragos, remolachas, habas, guisantes, lechuga, salsifíes, apio, espinacas 
 ColesPatatas, endibias, remolacha, eneldo, guisantes, manzanilla, alcaravea, cilantro, lechuga, menta, puerros, espinacas, tomates Fresas, mostaza, ajo, cebollas
 Lechugafresas, espárragos, remolachas, judias  
 MaizPatatas, judías, calabacines, pepinos, calabazas, tomatesremolachas, apio
 PuerroGuisantes, coles, repollo, lechuga, berro, salsifíes, apio, cebollas, zanahoriasLos frijoles, guisantes
 RábanosJudias, guisantes, coles, repollo, capuchina, remolachas, espinacas, tomates, zanahorias Pepinos
ApioColiflor, manzanilla, pepinos, coles, repollo, puerros, judías, tomates,patatas, lechuga, maíz
 AcelgasHortalizas del género Brassica, rábano, zanahoria
 Cebollasfresas, remolacha, ajedrea, eneldo, manzanilla, pepinoJudias, guisantes, coles
 ZanahoriasCebolletas, eneldo, guisantes, ajo, puerros, rábanos, romero, salvia, remolachas, tomates, cebollas, achicoria
 GirasolPepinosPatatas