Trucos para un riego eficiente

Desde luego, en climas húmedos como el atlántico, es muy fácil mantener el jardín brillante y lozano; es sí, mientras no pares de eliminar malas hierbas , que ahí crecen sin parar. Pero el atlántico es sólo una pequeña porción de España, y existen muchas zonas en las que el agua es un bien escaso y precioso. Regar mal, es decir derrochando agua, puede convertirse en algo antiecológico. antisocial… y muy, muy caro. 

Trucos para un riego eficiente

Sigue estos consejos y verás que satisfactorio es cuando haces un riego adecuado.

  • Cuando prepares el terreno, cava por lo menos hasta la profundidad de tu pala jardinera. Esto asegura que las raíces crezcan hacia abajo, donde el suelo está fresco y húmedo, en lugar de hacerlos hacia los costados, donde el suelo está seco y caliente por estar más próximo a la superficie. Además, la tierra mullida retiene mucha más agua y más tiempo a disposición de tus plantas.
  • Agrega compost o mantillo al suelo para que retenga mejor el agua.
  • El acolchado ayuda a mantener el suelo fresco y húmedo. Coloca restos de siega secos, compost o hojas alrededor de las plantas hasta unos 5 cm de altura. También se pueden utilizar periódicos viejos picados.
  • Si el clima es seco, tarda el tiempo que haga falta para regar bien el jardín. Un buen riego al día, o incluso cada dos días, es mejor que varios riegos rápidos diarios que sólo mojan la capa superficial del suelo. El acolchado también ayuda a que no se tenga que regar tan a menudo.
  • Riega el jardín al atardecer o temprano por la mañana para reducir la cantidad de agua que se pierde por evaporación.
  • Quita las malas hierbas con frecuencia, roban el agua a tus plantas.

 

Otro truco que os presentamos para el riego de arboles jóvenes. Un hoyo vertical para regar en profundidad. Consiste en crear un hoyo lo suficientemente profundo cerca de los árboles recién plantados y rellenarlo de grava o arena para que al regar, el agua penetre en profundidad como mostramos en la imagen. Con esto conseguirás que los árboles recién plantados superen perfectamente sus primeros años de vida, en los cuales no puede faltarles nunca humedad hasta que se establezcan.

Hoyo de riego

Con esto esperamos que tus plantas crezcan mucho más sanas y fuertes y que no les falte nunca agua.

Si quieres conocer más sobre el autor:

El riego en el huerto urbano

El riego es seguramente la clave para tener éxito en nuestro huerto. La frecuencia, cantidad y horario del agua dependerá del tipo de sustrato, de la época del año y de las necesidades de agua de cada especie.

El riego en el huerto urbano

Es importante tener siempre el sustrato hidratado pero siempre dejando intervalos de tiempo sin aportes de agua para que se airee la tierra o el sustrato. El acolchado también es importante pues permitirá mantener la humedad y proteger el suelo del exceso de insolación evitando perder agua innecesariamente.

El los huertos realizados en recipientes o en mesas de cultivo, la pérdida de agua por evaporación es mayor que en tierra. Por eso tendremos que realizar aportes de agua en menor cantidad pero más frecuentes para evitar que el suelo se reseque demasiado.

En primavera y verano se debe regar con más frecuencia que en otoño e invierno. Además conviene regar por la mañana muy temprano o al anochecer, para minimizar las pérdidas de agua por la evaporación y evitar las quemaduras foliares en primavera y verano, mientras que en otoño e invierno los riegos conviene hacerlos a media mañana, entre las 10:00  y la 13:00 h para evitar que el agua se hiele y ocasione daños en los tejidos de las plantas.

Entre los métodos de riego más utilizados se encuentran el riego con regadera, por inundación o manta, por aspersión y por goteo.

El riego con regadera está indicado solamente para un huerto muy pequeño o realizado en pocos recipientes., el riego a manta o por inundación quedará reducido a huertos urbanos cultivados en tierra con posibilidad de regar mediante acequia y el riego por aspersión o por goteo son los más recomendados para nuestros huertos urbanos, ya que son los más eficientes y los que menos problemas dan a la hora de establecer un horario.

 Algunas especies hortícolas necesitan mayores aportes de agua que otras, como muestra la siguiente tabla:

Tabla de riego de plantas hortícolas

 

Conoce más sobre el autor en su 

 

Trucos en caso de sequía

Aprovechar el agua es esencial si quieres que tus plantas no pasen sed, sobretodo cuando hay sequía y el agua es un bien escaso.

Trucos en caso de sequía

3 Trucos para aprovechar el agua

  1. Planta flores que no necesiten mucha agua, por ejemplo: cristalinos, sédum, echeverias, siemprevivas, felicias…
  2. Recoge en un bidón o aljibe el agua que escurre por el techo de la casa, el garaje o el patio. Puedes obtener el agua extra necesaria para mantener en condiciones óptimas las jardineras de flores de la terraza, los macetones del jardín o algunos bancales de hortalizas durante las épocas de sequía.
  3. Reutiliza el agua del baño y la cocina para tu jardín. Para que el agua usada desagüe en el jardín, conecta la tubería de descarga del agua usada con la manguera valiéndote de una tubería grande de plástico y uniones.

 

Aprovecha bien el agua… … con el acolchado

Mulching, cobertura o acolchado es el nombre que se da a una capa de diversos materiales que puedes esparcir alrededor de la base de las plantas, como un manto sobre la superficie del terreno.

Es la mejor forma de detener la desecación del suelo. Según el material que utilices, incluso puede agregar nutrientes al suelo. Además, ayuda a detener el crecimiento de las malas hierbas, que roban agua que podrían utilizar tus plantas. Entre los muy diferentes materiales que se usan para el acolchado se encuentran:

  • Lámina plástica: sujétala con piedras o clávala al terreno, pero asegúrate de que el agua de riego llegue a las plantas, por ejemplo instalando el sistema de riego por goteo debajo.
  • Trozos de periódicos: hazlos jirones o trocitos y espolvorea encima algo de arena para mantenerlos en su sitio.
  • Hojas secas de jardín: en otoño, cuando recojas las caídas de los árboles, guárdalas en sacos para utilizarlas a lo largo del año.
  • Paja o heno: seguro que algún vecino ganadero te proporciona la cantidad que necesites.
  • Mazorcas de maíz: guarda los esqueletos de las mazorcas que consumáis en casa; una vez secas acolchan muy bien.
  • Trozos de corteza de árbol: el material de moda, sobre todo corteza de pino marítimo y piñonero. Los venden en sacos en tu centro de jardinería.

Trucos en caso de sequía

Si quieres conocer más sobre el autor:

Cómo cuidar las plantas en vacaciones

Las vacaciones coinciden, en su mayoría de veces, con la época más calurosa del año, precisamente cuando tus plantas necesitan más cuidados. Pero si tiene la precaución de organizarse con antelación, existen diversos métodos para que tu jardín, su huerto, o sus plantas de interior o de terraza, apenas se resientan de su ausencia.

Cómo regar las plantas en vacaciones

El mejor método para atender las plantas en su ausencia es confiar en un vecino o un amigo para que te asegure los mismos cuidados que tu les diarias. Si no cabe esta posibilidad, con un poco de tiempo y unas buenas ideas, tus vacaciones no deben presentar ningún problema, pues existen en el mercado numerosos sistemas de riego automático capaces de aportar toda el agua que necesitan las plantas.

Es conveniente que determines que plantas son las que necesitan una mayor cantidad de agua y las que menos agua necesitan, teniendo en cuanta sus necesidades y el tipo de recipiente. De este modo puedes agruparlas en el caso de que estén en maceta, separadas por colores según las necesidades de agua que requieran. Así facilitarás el riego de la persona encargada de regar tus plantas.

Plantas en el jardín

Para las plantas que se encuentran en el jardín necesitas sistemas semiautomáticos para regar grandes extensiones de terreno. Durante los días de tu ausencia, puedes pedir ayuda a un vecino para que simplemente los accione cada día durante un tiempo o también puedes adquirir un temporizador automático para conectarlo a la red y programarlo para que se accione en unas horas predeterminadas.

  • Mangueras perforadas

Es un sistema que utiliza las mangueras perforadas conectadas a una toma de agua, que liberan el agua de forma pulverizada, de manera que no se encharca y es fácilmente absorbida.

  • Aspersores

Existen dos tipos de aspersores, ambos conectables a una manguera: el tipo oscilante, que consiste en un tubo perforado que gira de un lado a otro distribuyendo el agua sobre una superficie cuadrada o rectangular, y el tipo rotatorio, que expulsa el agua a partir de uno o más orificios que giran por la presión de la misma y cubren un área circular.

  • Goteo

Consiste en una manguera o un tubo provisto de pequeños orificios que sirven para la salida controlada del agua o que sirven para la salida de otros tubitos largos y muy delgados que se dirigen a las plantas de forma individual, y que contienen unas boquillas diseñadas para ‘gotear’ una cantidad de agua que, en ocasiones, puede graduarse para cada planta.

Plantas en macetas

Para el riego de las plantas en macetas de tu terraza, invernadero o del interior de casa, existen varios métodos bastante sencillos, económicos y fáciles de encontrar en tu centro de jardinería.

  • Mechas capilares

Consiste en un sistema de autorriego muy simple, que actúa extrayendo el agua de forma regular y controlado. Para ello debe agrupar las macetas y colocar un recipiente grande lleno de agua a un nivel superior o igual al de las propias plantas ( a unos 10 cm del suelo). Para ponerlo en funcionamiento bastará con que introduzcas en el agua una parte de unas mechas absorbentes y la otra enterrada en la maceta. Este sistema actuará extrayendo el agua del cubo cuando la planta lo necesite.

  • Recipientes de riego automático

Estos recipientes son macetas que tiene un depósito desde el cual el agua pasa al compost por medio de una membrana permeable o de una mecha. Es ideal para las plantas grandes, porque exige cuidados mínimos sólo se debe llenar el depósito de agua y controlar el nivel para volverlo a llenar, pero con mucha menor frecuencia que en el sistema de riego convencional.

  • Dispositivos de riego automático

Son pequeños objetos de cerámica, en forma de hongo, que contienen un pequeño depósito de agua y la liberan gradualmente en la tierra. Es ideal para las plantas pequeñas, y sólo tiene que colocarlos sobre la maceta.

 

Conoce más sobre el autor en su 

Regar para amortiguar el calor

Ya esta aquí junio y con él, el calor, que hace algunos días que ya se deja sentir. Al igual que nosotros las plantas también lo sufren, por lo que no te descuides ni un sólo día si no quieres que tus plantas pasen sed, ya que la tierra con toda esta calor, se evapora rápidamente.

Regar todos los días durante el verano

El calor en junio ya se deja sentir de lleno. Esto hace que las plantas en maceta de la terraza, como estos cosmos (Cosmos bipinnatus) necesiten agua con mayor frecuencia que si se mantuvieran en tierra. A partir de ahora, debe regar sus tiestos y jardineras a diario, preferentemente por la tarde. Además debido al constante riego los nutrientes de la tierra acaban por irse con cada riego, por eso te recomendamos que cada 15 días incorpores fertilizante al agua.

Contra el calor y la desecación que éste produce en los sistemas radiculares de las plantas, el mejor aliado es un plato bajo cada recipiente, sobretodo para las plantas que se encuentran en la terraza a pleno sol. Con él, los riegos cunden más, porque los sustratos absorben más agua por capilaridad, y se mantiene más tiempo la frescura. Eso sí, una vez absorbida el agua necesaria para cada riego, debe vaciarse con diligencia, para que no se produzcan asfixias radicales.

Otro de los métodos para evitar el excesivo calor en las macetas o jardineras de tu terraza, es elevarlas del suelo, tan sólo levantadas 5 cm mediante una tabla de madera o unos pies de maceta, conseguimos reducir la temperatura del sustrato unos cuantos grados.

¿Qué método usas tu para evitar la calor?

 

Conoce más sobre el autor en su 

Añadir un sector al sistema de riego

Si has creado recientemente un macizo de vivaces, rocalla o talud de tapizantes en el jardín, deberás extraer un ramal de agua del sistema de riego para mantenerlo en perfectas condiciones.

Añadir un sector al sistema de riego

Una nueva zona en el jardín supone un nuevo sector del sistema de riego, si deseas evitarte faena a la hora de regar. Nosotros te aconsejamos que, para mayor rapidez y menos esfuerzo, recurras a las buenas mangueras flexibles reforzadas, aunque en el mercado encontrarás distintos elementos perfectos para establecer un sistema de riego.

Paso 1Excava la zanja. Arranca  los tepes de césped por donde deba discurrir la tubería de agua o aparta la grava, y cava una zanja que no tiene por qué ser muy profunda. Con 20 cm de profundidad bastará. Introduce en la zanja la tubería de conducción de agua.

 

 

Paso 2Montar los difusores. Intercala en la manguera, a las distancias adecuadas, que en el caso de los difusores de la fotografía es cuatro metros, los aparatos de riego, que pueden ser sectoriales o de círculo completo.

 

 

 

Paso 3Llenar la zanja con sustrato. Tapa los tubos con la tierra extraída de las zanjas. Procura que no caigan piedras o cantos procedentes de escombros junto a la manguera, porque a la larga podrían dañarla.

 

 

 

Paso 4Tapar con los tepes  o la grava extraída. Por último, vuelve a colocar los tepes extraídos sobre el terreno que ocupa la zanja. Recórtalos a medida y presiónalos con el pie, para tapar las juntas o llagas con turba.

 

 

 

Conoce más sobre el autor en su 

El riego en tu jardín

Todas las plantas necesitan agua para crecer y desarrollarse, al igual que tu para no pasar sed.  Así que necesitan regarse para que se encuentren a gusto, cada planta necesita una cantidad de agua, por lo que hay plantas que necesitan poca agua y otras mucha agua. Para ello hay que saber ver cuando tus plantas necesitan agua, cosa difícil. Lo que puedes hacer es seguir estos pasos y así ayudarás a tus plantas a pedir menos agua.

El riego en tu jardín

Desde luego, en climas húmedos como el atlántico, es muy fácil mantener el jardín brillante y lozano; eso sí, mientras no pares de eliminar hierbajos, que ahí crecen sin parar. Pero el atlántico es sólo una pequeña porción de España, y existen muchas zonas en las que el agua es un bien escaso y precioso. Regar mal, es decir derrochando agua, puede convertirse en algo antiecológico, antisocial… y muy, muy caro. Sigue estos consejos y verás qué satisfecho te sientes con el riego bien hecho.

  1. Cuando prepares el terreno, cava por lo menos hasta la profundidad de tu pala jardinera. Esto asegura que las raíces crezcan hacia abajo, hacia los costados, donde el suelo está seco y caliente por estar más próximo a la superficie. Además, la tierra mullida retiene mucha más agua y más tiempo.
  2. Agrega compost o mantillo al suelo para que retenga mejor el agua.
  3. Si el clima es seco, tarda el tiempo que haga falta para regar bien el jardín. Un buen riego al día, o incluso cada dos días, es mejor que varios riegos rápidos diarios que sólo mojan la capa superficial del suelo. El acolchado también ayuda a que no se tenga que regar tan a menudo.
  4. Quita las malas hierbas con frecuencia, roban agua a tus plantas.
  5. Riega el jardín al atardecer o temprano por la mañana para reducir la cantidad de agua que se pierde por evaporación.
  6. El acolchado ayuda a mantener el suelo fresco y húmedo. Coloca restos de siega secos, compost o hojas alrededor de las plantas hasta unos 5 cm de altura. También se pueden utilizar periódicos viejos picados.

 

Si quieres conocer más sobre el autor:

Julio, el mes más seco y cálido

Nos encontramos en el mes donde las temperaturas son las más elevadas de todo el año. Los días de julio son secos, cálidos e interminables, ya que amanece pronto y el sol se oculta bien tarde, mientras calienta todo lo que ilumina.

Julio, el mes más seco y cálido.

Este mes toca disfrutar de las ventajas de salvaguardia de las olas de calor, que proporciona un jardín, siempre y cuando este bien diseñado y haya la sombra suficiente para que no sea un horno.

Durante este mes recuerda que el agua baja mucho la temperatura del ambiente al evaporarse, por lo que resulta aconsejable regar las plantas lo antes posible, tras la puesta del sol cada día, para que superen con rapidez y efectividad el estrés al que les ha sometido el calor.

Eso si, no regar a mediodía pues perdería mucha agua por evaporación y el agua que quedara aprovechable hidrataría en exceso y con peligro de quemaduras los tejidos de las plantas. Recuerda también que no hay que mojar las hojas a pleno sol, porque cada gota se convertirá en una lupa que efectuará una quemadura por concentración de los rayos.

Por último aconsejo efectuar un riego al césped tras cada siega, que debe ser realizada temprano por la mañana o al atardecer.