Agujeros en las hojas de nuestras plantas: principales causas y cómo evitarlo

Cuando aparecen agujeros en las hojas de nuestro huerto o jardín puede deberse a la presencia de babosas y caracoles pero también a otras causas, te explicamos porqué pueden aparecen  y  cómo evitarlo.

30.63 003

Hace poco Ana nos consultó vía twitter (@plantelia) cómo podía saber si los agujeros de sus lechugas son causados por caracoles o por orugas.

Aprovechando la pregunta de Ana repasaremos todas las posibles causas por las que pueden aparecer agujeros en las hojas de nuestros cultivos. Efectivamente, las causas más comunes son orugas y babosas, pero no las únicas. Para identificar las causas observaremos los signos:

Agujeros causados por orugas: Hemos de buscar las orugas, suelen tener costumbres nocturnas, por lo que en ocasiones son difíciles de localizar. En su defecto los excrementos en forma de pequeñas bolitas negras delatarán su presencia. Para su control eliminar manualmente las orugas y las puestas de huevos que se localizan en el envés de las hojas. Si la infestación es grave usar un insecticida. En cultivo ECO, Bacillus thurigensis, aceite de neem (se pueden combinar) o piretrinas naturales (por este orden de uso, las piretrinas solo en casos graves, ya que no respetan la fauna auxiliar). Fuera de Eco se puede usar cualquier insecticida genérico de uso doméstico y autorizado para el cultivo en cuestión y respetando los plazos de seguridad (Tau-fluvalinato, clorpirifos).

 

Babosas– Agujeros causados por caracoles o babosas: Como las orugas, también suelen “trabajar” por las noches aprovechando las horas más frescas. Normalmente dejan un rastro brillante que refleja la luz cuando transitan por las hojas, es el signo inequívoco del paso de estos animales. En Eco podemos utilizar un cebo a base de fosfato férrico, que es mucho más efectivo que las barreras o las trampas de cerveza. Fuera de Eco cualquier helicida convencional a base de metaldehído, aunque el Eco es igual de efectivo (aunque un poco más caro).

Como hemos dicho anteriormente, otras causas también pueden generar agujeros en las hojas de los cultivos. Por ejemplo, pueden ser causados por hongos (cribado). Algunos hongos pueden producir un vaciado circular en las hojas que puede llevar a confusión, es habitual en frutales de hueso. Son normalmente redondos de pocos milímetros y tienen cambios de coloración a medida que el hongo avanza. Este tipo de hongos los podemos parar con un fungicida de contacto a base de cobre.

Daños GranizoUna granizada también puede ser causa de aparición de agujeros. En el caso de tener esta incidencia debemos realizar un tratamiento, en cuanto las condiciones nos lo permitan, con un fungicida a base de cobre. Nos ayudará a cicatrizar las heridas producidas y a prevenir el ataque de hongos por las vías de entrada de las roturas.

Podéis encontrar mas información y fotografías en las Guías de Plantelia «Defensa fitosanitaria del Huerto»

 

 

Logo bulbo

Participa en tuinen.es!

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?, ¿Deseas compartir alguna información adicional con el resto de lectores? Déjanos tu comentario o entra en nuestra página en Facebook y contestaremos a tus cuestiones lo antes posible.

Para más consejos también síguenos en Twitter y Google+.

 

Los pulgones y otras plagas más comunes

Al observar e inspeccionar las plantas de forma regular. revisando sobre todo los brotes nuevos y la parte posterior de las hojas, podremos detectar e identificar a tiempo la presencia de insectos que pueden desencadenar en plaga.  Deberemos actuar en cuanto aparezcan los primeros indicios para eliminar las plagas de forma natural y sencilla.

Los pulgones y otras plagas comunes

Si se detecta la presencia de insectos cuando apenas empiezan a invadir las plantas, es fácil evitar la formación de plagas, eliminándolos de forma sencilla con los dedos o bien con una esponja mojada en agua tibia con unas gotitas de detergente previamente. De esta forma, reservaremos los productos químicos para utilizarlos en los casos más graves.

Los insecticidas químicos que actúan eliminando a los insectos nocivos, de alguna manera están actuando también en contra de sus depredadores, con lo que se puede romper la cadena ecológica. Eliminar los animales dañinos y a sus predadores no suele ser rentable a largo plazo. Cuando apliques productos químicos, lee siempre las instrucciones antes y ten especial cuidado con los niños, animales domésticos, la fauna silvestre o alimentos.

Pulgones

Existen numerosas especies de estos insectos, con diversas formas y colores. Se caracterizan por sus dos largan antenas y tres pares de patas. Sus colores varían entre el verde, amarillo, blanco, negro y rojizo, entre otros. No suelen soportar las bajas temperaturas, y mueren cuando empiezan los primeros fríos, pero sus huevos pueden invernar, perpetuando la especie y dando lugar en primavera a nuevos insectos hembras que se reproducen a una velocidad extraordinaria. Forman densas colonias que aparecen en el envés de las hojas, sobre los tallos tiernos y también en los capullos de flor. Su proliferación se ve favorecida por un ambiente cálido y seco. Los pulgones causan graves daños a las plantas: paralizan su buen desarrollo, segregan una especie de melaza que atrae a las hormigas y constituye un medio excelente para muchos hongos y pueden llegar a causar la muerte. Sin embargo el principal problema es que actúan de vector para muchísimos virus y enfermedades mortales para las plantas.

Mosca blanca

Es un insecto minúsculo que aparece en el envés de las hojas formando colonias muy densas; con picaduras provoca manchas de color amarillento en las hojas y su caída prematura. Las plantas van perdiendo poco a poco su vigor. Produce también una secreción azucarada que sirve de asiento a diversos hongos. Se combate con insecticidas sistémicos que se aplican principalmente en la parte inferior de las hojas.

Araña roja

Es un insecto casi imperceptible a la vista, que se reproduce con rapidez mediante huevos depositados por las hembras en el envés de las hojas. Aparece en primavera y verano, especialmente en épocas de sequía o cuando el tiempo es caluroso y seco. Ataca el envés de las hojas picando y extrayendo el alimento de la planta. Se advierte su presencia por las manchas de color amarillento que aparecen en el haz de la hoja, mientras que en el envés puede verse una sutil y fina telaraña rojiza. Las plantas afectadas por esta plaga se debilitan y enferman. Las hojas se enroscan, se secan y caen. Se combate con acaricidas. Ataca especialmente a claveles, rosales y geranios.

Conoce más sobre el autor en su

¿Huerto ecológico o integrado?

En el día a día de nuestro huerto tomamos decisiones sobre qué y cuándo plantar, cómo y cuándo regar, etc. Una de las decisiones que definirá nuestro huerto es si vamos a hacer un cultivo ecológico o integrado. En ambos casos, la sanidad de las cosechas deberá estar garantizada y el control sobre los productos que comemos procedentes de nuestro huerto, también.

 

¿Ecológico o integrado?

#Yosoydeecológico

“Puestos a hacer un huerto, hagámoslo lo más saludable posible y con los mayores beneficios desde el punto de vista medioambiental.”

En un huerto ecológico seguiremos una filosofía de actuaciones utilizando los recursos que nos ofrece la naturaleza en nuestro beneficio y respetando el medio ambiente.

Para poder definir un criterio sobre qué tipo de actuación en un huerto es ecológica o no, utilizaremos como base la legislación vigente. La agricultura ecológica comercial consiste en una convención de reglas fijadas por organismos gubernamentales que regulan el manejo de los cultivos. El cumplimiento de esas reglas garantiza las características de esos cultivos desde el inicio del cultivo hasta su venta para poder denominarlos y venderlos como ecológicos. La normativa que regula la producción ecológica es el Reglamento (CE) 834/2007 y el Reglamento (CE) 889/2008.

Un huerto de producción ecológica tiene tres líneas de actuación básicas:

  • Empleo de plantas y semillas ecológicas.
  • Fertilización con abonos orgánicos de procedencia natural.
  • No utilización de tratamientos fitosanitarios con productos químicos de síntesis durante el crecimiento y cuidado de las plantas.

La defensa de los cultivos en producción ecológica se basa en la idea de que la naturaleza tiene tendencia a buscar el equilibrio y que una afección negativa en nuestras plantas se debe a un desequilibrio en la balanza entre un enemigo de las plantas y su depredador natural.

Nuestra labor consiste en poner en práctica las medidas culturales adecuadas que nos permitan ayudar a lograr esos equilibrios. Por ejemplo, marcos de plantación que permitan una aireación e iluminación de los cultivos adecuada; evitar excesos o defectos en el riego; potenciar la diversificación de cultivos con rotaciones y asociaciones; eliminar de forma manual focos de infección, etc.

Deberemos trabajar en la gestión del huerto conviviendo con plagas y enfermedades, más que combatiéndolas y manteniendo a los enemigos de las plantas en niveles bajos, tolerables. Para ayudarnos, disponemos de los llamados productos fitosanitarios autorizados ecológicos. Son elementos químicos simples como el cobre o el azufre y extractos o modificaciones de productos naturales. Algunos de estos productos tienen plazos de seguridad y no podremos consumir las producciones hasta que hayan cumplido.

La producción ecológica necesita de un buen nivel de conocimiento sobre cultivos y sus necesidades. En ciertos cultivos exigentes en nutrientes, las producciones pueden verse limitadas y, sobre todo, DEBEMOS ASUMIR QUE PODEMOS PERDER LAS PRODUCCIONES Y LOS CULTIVOS A CAUSA DE UNA PLAGA O ENFERMEDAD QUE NO PODAMOS CONTROLAR. Los productos fitosanitarios autorizados en cultivo ecológico tienen sus limitaciones y, en ocasiones, fuertes ataques de los enemigos del huerto pueden hacer que los productos aplicados no los lleguen a controlar y afecten irreversiblemente a las plantas y a sus producciones.

¿Ecológico o integrado?

#Yosoydeintegrado

“Mi huerto estará protegido y atendido con todos los recursos que tengo a mi alcance”

Este tipo de huerto recoge las buenas prácticas de la producción ecológica pero nos permite hacer uso de abonos y fitosanitarios de síntesis.

Las aplicaciones con fitosanitarios se tienen que hacer en tiempo y forma adecuada, siempre que no exista otra alternativa. El cultivo integrado utiliza los métodos de control de la huerta ecológica, pero cuando se presenta algún problema sanitario en las plantas, o intuimos que por las condiciones del entorno podemos esperar problemas (por ejemplo, altas temperaturas junto a lluvias prolongadas) recurre a los fitosanitarios adecuados al cultivo para solucionar el problema y que las producciones lleguen a buen término. Además, permite abonar con fertilizantes de síntesis (abonos NPK) que dan una atención más ajustada a las necesidades de cada cultivo durante el tiempo que éste dure.

LOS PRODUCTOS FITOSANITARIOS DE SÍNTESIS TIENEN UNOS PLAZOS DE SEGURIDAD QUE SE DEBEN CUMPLIR ENTRE LA APLICACIÓN Y LA RECOLECCIÓN Y EN LOS QUE NO PODREMOS RECOGER NUESTRAS PRODUCCIONES. Debemos evitar el uso indiscriminado de fitosanitarios, ya que pueden generar la eliminación de insectos y microorganismos útiles propiciando más desequilibrios que deberemos volver a corregir. Mientras menos aplicaciones y con productos menos agresivos (no todos los fitosanitarios son iguales), mejor para nuestro entorno y para nuestras producciones.

Una vez conocidos los sistemas de producción, podremos escoger. Personalmente, siempre recomiendo la producción ecológica, pero no demonizo la producción integrada, que es más recomendable para aquellos de vosotros que os estáis iniciando. Si se respetan las recomendaciones, ni los abonos ni los fitosanitarios de síntesis son incompatibles con producciones sanas. En cualquier caso, siempre podéis empezar en ecológico y si veis que se os complica la cosa podéis cambiar a integrado.

Enfermedades más comunes de las plantas

Para contribuir a reducir el riesgo de enfermedades comunes, es importante que el cultivo se lleve a cabo en buenas condiciones, así como conocer las necesidades de cada planta.

Enfermedades en las plantas

Dado que muchas enfermedades de las propicia el medio o las condiciones climáticas, éstas pueden a veces evitarse o reducirse, por ejemplo, asegurándose de que las plantas estén bien ventiladas. Las plantas deben observarse; luego, hay que actuar pronto para evitar que la enfermad se extienda.

algunas de las enfermedades más comunes son causadas por diminutos hongos que se vuelves activos en determinadas condiciones. Estas enfermedades puden identificarse por otros síntomas que muestran las hojas, flores o tallos.

Las bacterias y los hongos que causan enfermedades a las plantas son demasiados pequeños para poder identificarlos. Pero reconocer el daño que causan da una indicación del tipo de tratamiento necesario para erradicar el problema.

enfermedades hojas

1. Manchas ? Bacterias transmitidas por insectos, el viento o la lluvia, mas comunes en condiciones húmedas. Las hojas amarillean y caen.

2. Moho pulverulento ? Diminutos hongos que progresan en condiciones cálidas y secas; el tipo de plantas es restringido para algunos, pero otros atacan a una mayor variedad de ellas. Las hojas caen, y flores y frutos resultan dañados.

3. Roya ? Hongo que progresa con la humedad. Desfigura las hojas y tallos; las hojas caen y los tallos mueren.

4. Moho gris ? Hongo común en condiciones frías y húmedas. Se extiende dañando flores y frutos, y puede causar la muerte de la planta.

 

enfermedades

Conoce más sobre el autor en su

Verdades y mentiras de los fitosanitarios

Con la cantidad de plagas, errores de mantenimiento y carencias nutricionales, hace que las plagas sean un problema y tengamos que tratar con productos fitosanitarios, pero… ¿Alguien sabe en realidad como utilizarlos?

Verdades y mentiras de los fitosanitarios

En el mercado encontraras multitud de fitosanitarios para tus plantas, por lo general encontrarás tres grandes grupos y específicos para cada cosa. Por ejemplo encontrarás los insecticidas, apto para tratar a los insectos, fungicidas, sólo apto para tratar hongos y acaricidas para los ácaros.  Da igual que trates o no con un insecticida a un ácaro o viceversa , pues este ni se inmutará, por lo que deberemos saber previamente la plaga que tenemos antes de emplear nada.

Una vez sabemos que plaga es y que fitosanitarios debemos emplear nos surge las siguientes dudas:

Mejor liquido, que en polvos? FALSO

La vía más rápida para propagar los fitosanitarios es el líquido, pero la presentación en polvo es más efectiva con plagas que están muy escondidas. Para que la planta asimile bien los líquidos, pulveriza mojando todas las partes de la planta, por las dos caras. y por supuesto si vas a tratar con productos en polvo, ayúdate con un espolvoreador domestico.

Una sola aplicación basta ? FALSO

En casi todos los casos conviene repetir un tratamiento insecticida o fungicida para prevenir la emergencia de las posteriores generaciones.Aplicando de nuevo el producto, acabas con las puestas que eclosionan a las 7-15 días y que no llegaron a ser eliminadas en el primer tratamiento.

Mezclar varios tipos de fitosanitarios, ahorra tiempo ? FALSO

No conviene mezclar varios tipos de fitosanitarios para ahorrarnos tiempo pues muchas mezclas son incompatibles entre sí por lo que a veces, puedes agravar el problema en vez de erradicarlo. Así que vigila las mezclas, por ejemplo de un fungicida e insecticida.

Cuidado, caducan ? VERDADERO

Al igual que los alimentos, los fitosanitarios también caducan. Lee las etiquetas del producto y en ella te pondrá cuando el producto deja de ser efectivo. Tampoco  guardes disoluciones o caldos sobrantes para una posterior aplicación, pues su poder reparador, caduca y no tendrá efecto.

Echar un poco más, mejor ? FALSO

Por muy mal aspecto que tenga la planta, aunque te dé pena, nunca te sobrepases de la dosis del fabricante. SI pones de menos, su aprovechamiento será mínimo  pero si te excedes, perjudicarás a tus plantas, aumentando la contaminación y los residuos, aparte de poner en peligro tu propia planta.

Aplicar en días despejados ? VERDADERO

Tanto si hace viento o si llueve, no conviene tratar con un fitosanitarios, pues tanto el viento, como la lluvia evaporarán o limpiarán el tratamiento de tus plantas, habiendo gastado tiempo y dinero.

Conoce más sobre el autor en su

Plagas y enfermedades de los árboles

La lista de parásitos que pueden atacar a los árboles ornamentales es larga. Felizmente, no hay más que una pequeña cantidad verdaderamente peligrosa y las afecciones temibles, como la enfermedad de los olmos (grafiosis) son la excepción.

Plagas y enfermedades de los árboles

Uno de los principales azotes de las plantaciones ornamentales es la Armillariella mellea, hongo parásito que puede causar serios daños en las plantaciones antiguas, donde existe una elevada proporción de árboles débiles y deteriorados. Es menos común en los pequeños jardines, salvo en suelos húmedos o en la proximidad a zonas taladas recientemente. El fuego bacteriano o «fire blight», que hizo su aparición en Gran Bretaña en 1957, pero casi desconocido en España, es una enfermedad temible de las Rosáceas (Pyrus, Cotoneaster, Sorbus, etc.), provocando muchas veces la muerte.

Entre los insectos, los pulgones, que pican los brotes jóvenes y las hojas, y las cochinillas ocasionan importantes estragos en árboles mayores cuando se encuentran en cantidad; producen una melaza a veces abundante en la que puede desarrollarse un hongo pulverulento negruzco (negrilla) que disminuye el valor decorativo de los árboles. Los olmos, especialmente en el Mediodía, son atacados a veces por un insecto cuyas larvas devoran el parénquima de las hojas, dejando subsistir solamente a los nervios. El aficionado, felizmente, dispone de una gama muy extensa de tratamientos fungicidas o insecticidas que puede utilizar cuando las circunstancias lo exijan y después de haber recibido el consejo de personas competentes, como los agentes del Servicio de Extensión Agraria por ejemplo.

Las dimensiones de los árboles a veces se oponen a la aplicación de tratamientos que son necesarios.

Otras alteraciones tales como las enfermedades de carencia, debidas a las deficiencias del suelo, la clorosis causada por un exceso de cal, los ataques del frío o quemaduras ocasionadas por el sol, pueden revestir la apariencia de enfermedades parasitarias; teniendo que decidir el tratamiento a llevar a cabo, primero es conveniente determinar la naturaleza del daño. Aparte del Servicio de Extensión Agraria, los funcionarios calificados del Servicio de Investigación Agronómica, de institutos agrícolas, de los servicios hortícolas de las grandes ciudades y los técnicos de los principales viveros pueden ayudar a los aficionados a determinar las enfermedades y parásitos y aconsejarlos en la elección de los tratamientos. Uno de los mejores medios de mantener el jardín en buen estado es la higiene, suprimiendo las ramas muertas, enfermas o dañadas y el tratamiento y cicatrización de las heridas. Con estos cuidados los árboles son capaces de resistir en las mejores condiciones a los ataques de los parásitos.

 

Conoce más sobre el autor en su 

Plagas y enfermedades también en las plantas de interior

Los insectos perjudiciales para el buen desarrollo de las plantas tienen su época más activa en verano; cuando llega el otoño su reproducción disminuye y son menos problemáticos, aunque no desaparecen.

Plagas y enfermedades también en las plantas de interior

Por ello deberás seguir controlando la presencia de áfidos (especialmente durante la primera parte de la estación y si las plantas siguen floreciendo), así como también de la mosca blanca, de la araña roja y de las cochinillas que, aunque en menor grado, seguirán actuando durante todo el año porque estos insectos encuentran sus condiciones ideales en los ambientes secos y calurosos, habituales en el interior de las casas aunque nos encontremos en pleno invierno, debido a la calefacción.

En otoño muchas plantas sufren enfermades fúngicas debido a un riego excesivo que satura el compost y produce a descomposición de raíces y tallos.

Una enfermedad típica del otoño es la botritis, que se manifiesta con la aparición de brotes grisáceos y blandos, ocasionados por la permanencia en la planta de las flores y hojas muertas.

Un ambiente demasiado húmedo o la retención de agua en el follaje también produce manchas fúngicas en las hojas. Para tratar estas enfermedades utiliza productos fungicidas específicos, y para prevenirlas, es esencial que elimines las hojas y las flores marchitas y que riegues adecuadamente.

Durante los meses otoñales deberás tener especial atención en eliminar las flores y las hojas marchitas. En esta época, la mayoría de las plantas muestran signos de agotamiento y pasan por un momento delicado en el que son propensas a sufrir enfermedades ocasionadas por los hongos, que se desarrollan sobre los tejidos muertos y se multiplican con rapidez  Además de reducir los riegos, controla también la humedad en la atmósfera  y rocía las plantas sólo cuando verdaderamente lo necesiten, porque el agua retenida en las hojas puede perjudicarlas.

 

Conoce más sobre el autor en su 

Cómo eliminar la mariposa de la col

Hoy hablaremos de la mariposa de la col (Pieris brassicae) una de las principales enemigos de los agricultores y jardineros al alimentarse en su fase larvaria de las coles y otras brasicáceas.

Cómo eliminar la mariposa de la col

Este insecto, como casi todos tiene tres fases claramente diferenciadas, la fase larva, la fase de pupa o metamorfosis y la fase adulto, en este caso una mariposa blanca con las puntas de las alas delanteras negras.

El principal y único daño de este insecto recae sobre la fase larva, que conocemos como orugas. Ojo! no hay que confundirlos con los gusanos. Estas larvas de esta mariposa pueden alcanzar hasta los 50 mm de longitud, son de color amarillo y blanco, con diversos puntos negros. Además si te fijas bien podrás descubrir sus patitas, 3 pares de patas justo detrás de su cabeza y 5 pares al final del cuerpo.

El adulto sin embargo, ya no se alimenta masticando las plantas, sino libando las flores, siendo incluso beneficioso para nuestras plantas. El macho es de color blanco con las puntas de las alas anteriores negras y un punto negro a cada lado, mientras que la hembra posee dos puntos a cada lado en las alas anteriores.

Los adultos aparecen en primavera realizando las puestas en el envés de las hojas, que no tardan en eclosionar, dependiendo de la temperatura eclosionan en 5 -15 días. Es curioso que estas orugas cuando nacen se comporten de forma gregaria volviéndose más solitarios conforme aumentan de tamaño hasta alcanzar la edad para realizar su metamorfosis aproximadamente 15-40 días.

Esta mariposa puede en un mismo año contar hasta con 3 o 6 generaciones si el año ha sido bueno. Se van sucediendo las generaciones hasta la llegada del frío, que corresponde con estos días, en la que pasará el invierno en forma de pupa.

Las orugas son muy voraces pudiendo producir intensas defoliaciones, además de daños indirectos ya que sus excrementos se acumulan en los cogollos de las hojas.

Cómo eliminar la mariposa de la col

Para eliminar a esta plaga existen varios métodos, entre ellos la lucha química, tratando con cipermetrin, deltametrin o indoxacarb, cuando las plantas están menos desarrolladas. Otro método es la lucha biológica, mediante Bacillus thurungiensis que es eficaz durante los primeros estadios de la oruga o con Apanteles glomeratus, que es un parasitoide de orugas.

Como medida cultural, es recomendable eliminar todas aquellas malas hierbas que sean crucíferas (Diplotaxis, Sinapis, Raphanus, etc.) para evitar que se alimenten de esta planta y se conviertan en foco de infección y pasen a las nuestras.

 

Conoce más sobre el autor en su 

La roya del rosal

A todos nos gustan las plantas sanas, y más cuando se trata de nuestros rosales, sin embargo, es difícil mantener todas las plagas y enfermedades a raya. Entre todas ellas, la roya, un hongo muy peligroso para nuestros rosales, que acaban debilitando a nuestras rosas produciendo defoliaciones importantes e incluso la muerte.

Roya del rosal

La roya es un hongo que aparece ahora en otoño, o al menos se manifiesta ahora, por lo que hay que tener cuidado con este hongo. Es muy difícil de eliminar una vez aparece, por eso te recomendamos tratar a nuestros rosales en primavera, que es cuando el hongo es más débil, aunque aparentemente no se vea. Bastará con cualquier fungicida, aunque en el mercado encontraras distintos tipos y marcas.

Como ya hemos las condiciones ideales para que tus rosales sean atacados por la roya son un exceso de humedad, temperaturas suaves y lluvias prolongadas. Pero no te asustes, quizá cumplas las condiciones, pero no tiene que estar presente, así que te preguntarás…¿Cómo se si mis rosales tienen roya?

Para saber si tus rosales tienen roya, has de hacer un chequeo a tus rosales. Primero has de fijarte en las hojas de primavera para ver si se observan unos glóbulos pequeños y amarillos, en caso de que los veas trata inmediatamente. Si ya estás en otoño, fijate en las hojas más cercanas al suelo y mira por el envés, la parte inferior de la hoja, si ves circulos grandes y negros, tenemos un problema… eso es la roya. Arranca la hoja de inmediato y eliminala quemandola, no la tires al suelo, pues ayudarás a propagarse.

La roya es mejor prevenirla que curarla, ya que ha veces se hace imposible el curarla, así que ten siempre tus armas anti-hongos a mano y prevee a los hongos antes de que aparezcan.

 

Conoce más sobre el autor en su 

Hongos al ataque, aprende a evitarlos

Las plagas de los hongos, junto a los insectos constituyen la mayor amenaza para nuestras plantas del jardín. Los hongos, forman un reino aparte del de los animales o plantas.

ataque de los hongos

Los hongos son parecidos a los organismos vegetales desprovistos de un sistema diferenciado como en el de las plantas. No poseen la capacidad de fotosíntesis, por lo que necesitan alimentarse destruyendo la materia orgánica para desarrollarse, bien muerta o viva.

Su aparato vegetativo es un talo, unicelular en las formas más simples u organizado en estructuras más o menos complejas, formado a menudo por varias células anidas en una forma lineal formando filamentos, denominados micelio.

La mayor parte de las enfermedades de las plantas son producidas por hongos parásitos, que pueden desarrollarse sobre la planta, denominados ectoparásitos o en el interior de las células de las plantas, denominados como endoparásitos.

 Existen multitud de hongos que atacan a nuestras plantas, dividiéndose en diferentes grupos según su tipología de reproducción, que es en muchos casos compleja, siendo los más conocidos los que forman grandes estructuras, conocidas como setas.

Sin embargo los más peligrosos para nuestras plantas son los hongos de pequeño tamaño como los Phytium, tizones, royas o chancros.

Para que se difundan las enfermedades producidas por los hongos parásitos necesitan que se den una serie de condiciones, entre ellas que existan un número suficiente de plantas huésped receptivas, que el numero de esporas del hongo sean suficientes y la más importante, que las condiciones del medio sean las favorables para el desarrollo del hongo (humedad alta y temperaturas de 25ºC).

Esto se produce sobretodo en esta época, durante el otoño debido a las aún altas temperaturas y la alta humedad, hace que se desarrollen multitud de hongos, así que no te desatiendas de las plantas, pues cualquiera de tus plantas puede ser susceptible a ser atacada por un hongo, sobretodo después de un día de viento o de lluvia.

Así que trata a tus plantas con productos antihongos tras uno de estos días de lluvia o viento para protegerlas y evitar que los hongos ataquen a nuestras plantas.

 

Conoce más sobre el autor en su