Los discretos conejos enanos

Los conejos enanos son unas mascotas que están de moda. Son muy silenciosos y discretos, pero como cualquier otra mascota, también requiere una serie de atenciones que no debes descuidar.

Cuando decidimos tener una mascota, es necesario recordar que con ella adquirimos una serie de responsabilidades. Cada vez son más las personas que se encariñan de los simpáticos conejos enanos.

Lo primero que tienes que tener en cuenta es que es un animal que necesita espacio para moverse. No puedes tenerlo siempre encerrado, aunque cuando lo dejes suelto puede hacer de las suyas. Roer los cables de la televisión o del teléfono es una de sus grandes debilidades.

Pero, son esos pequeños riesgos que tienes que asumir al adquirir una mascota. Son cosas que tienes que tener muy claras antes de comprometerte a su cuidado. Lamentablemente, siguen existiendo muchos casos de abandono de animales porque sus amos se ven incapaces de atenderles debidamente o sencillamente se cansan de ellas.

¿Por qué elegir un conejo enano como mascota?
Es muy probable que te encariñes de ellos por su simpática y tierna apariencia. A diferencia de los perros, no necesitan que los saques a pasear dos veces al día.
Por otro lado, es un animal al que puedes acariciar y mimar todo lo que quieras, se van a dejar fácilmente.

También puede que te decantes por un conejo enano como mascota por su sociabilidad, lo que además le hace ser muy poco agresivo. Es muy inteligente y bastante obediente por lo que, con un poco de paciencia, le puedes enseñar a que sea también muy aseado.

Cuidados de los conejos enanos
Para empezar, debes conocer a qué especie pertenece, ya que no todos los conejos enanos son iguales y, por tanto, pueden tener cuidados específicos diferentes.

En cuanto a la alimentación, es importante saber que no es recomendable dejarle toda la comida de golpe, sino dosificarla en varias veces al día. Son muy glotones y se pueden dar un gran atracón. En las tiendas especializadas te explicarán cuál es el mejor pienso para tu conejo, en función de la edad que tenga el animal, así como qué tipo de verduras y hortalizas puedes incluir en su dieta.

También tienes que cuidar su higiene dándole un cepillado al menos una vez por semana. Es habitual que suelten pelo y se hagan unas molestas bolas que pueden ingerir y dañar su estómago.

Procura mantener su w.c. limpio. Lo habitual es dejarle una bandeja con serrín para que pueda hacer sus necesidades. Para enseñarle, puedes empapar un pañuelo con su orín y dejarlo en la bandeja para que él sepa dónde tiene que acudir.

Dónde tener al conejo
Las dimensiones recomendables de una jaula de un conejo enano es de seis o siete veces mayor a su tamaño. Si tiene barrotes en su parte inferior, hay que recubrirla con paja para que no se lastime las patas.

Tiene que tener su comedero y bebedero, y vigilarlo para que siempre tenga agua, además de que esté limpio. El agua es recomendable reponerla cada día.

También puedes facilitarle algunos juguetes. Le gustan las bolsas de papel, las cajas de cartón o otros elementos como los rollos de papel higiénico vacíos. Puedes ponerle algún trozo de tela o trapos para que juegue con ellos y los mordisquee, aunque hay que tener cuidado con que se los coma.

Y, aunque le proporciones una jaula bastante grande, los conejos enanos necesitan también darse sus paseos. Al menos una vez al día, es importante que el conejo pueda estar fuera de la jaula, para que corra, juegue y no se estrese. Tendrás que tener cuidado con los cables pues una de sus distracciones favoritas es mordisquearlos, lo que también puede ser peligroso.

Cómo prevenir la picadura de los mosquitos en perros y gatos

En verano, los insectos y parásitos no solo afectan a las plantas y a las personas. Los perros y los gatos también sufren los efectos de esos molestos invasores.

Con la llegada del buen tiempo y las altas temperaturas, llegan las indeseables visitas de los mosquitos y otros insectos. También pasamos más tiempo al aire libre, donde nos encontramos menos protegidos.

Es habitual que pongamos en casa repelentes para los mosquitos, que compremos cremas y otros productos que sirvan para ahuyentarlos, o que encendamos velas de aromas fuertes para que los insectos no tengan la tentación de invadir nuestro espacio.

Pero, ¿qué hacemos para proteger a nuestras mascotas?
Si las personas pasamos más tiempo al aire libre, también lo harán nuestras mascotas. En el campo, zonas ajardinadas y húmedas es donde puede haber una mayor concentración de esos molestos insectos.

El pelo que cubre la piel de los animales les ofrece una mayor protección ante la picadura de los mosquitos que la que puedan tener los humanos. Pero eso no impide que el mosquito les pique y les pueda provocar las mismas irritaciones o molestias.

Se trata del menor de los males que provoca una picadura, pues en los animales también pueden ocasionar problemas mayores. En el caso de los perros, a través de una picadura de mosquito se pueden contagiar de enfermedades como la del gusano del corazón, que puede llegara provocar graves lesiones pulmonares y arteriales en el animal.

Como siempre, la mejor medida para evitar cualquier tipo de problema de salud es la prevención.

Medidas preventivas ante los mosquitos
-Hay que evitar dejar recipientes con agua estancada, donde los mosquitos se reproducen con una gran facilidad. También es conveniente cambiar el agua de los cuencos de los animales con frecuencia, siendo mayor en las épocas estivales.

-Colocar mosquiteras en las puertas y ventanas de la casa. Así puedes tener la casa aireada evitando que los mosquitos y otros insectos entren. No es bueno tener siempre las ventanas cerradas, incluso aunque dispongas de sistema de refrigeración. Es necesario renovar el aire del hogar.

-Tener repelentes de mosquitos en el exterior. Las velas de citronela y las lámparas anti mosquitos son muy efectivas.

-Utilizar productos repelentes. En tiendas especializadas encontrarás aquellos que son aptos tanto para los humanos como para los perros y los gatos. No todos los collares antiparasitarios son efectivos también contra los mosquitos. Algunos pueden tener efecto también ante las picaduras de los mosquitos o cualquier tipo de insecto.

-Si sacas a pasear a tu perro, procura evitar las zonas pantanosas, donde mayor proliferación de mosquitos hay.

Tortugas, las amigas silenciosas

Las tortugas son esos simpáticos reptiles que mucha gente elige para tener en casa como mascota. Son discretas y silenciosas, y perfectas para que los más pequeños de la casa aprendan a cuidar a un animal de compañía.

Cuando nos planteamos tener una mascota en casa, valoramos una serie de aspectos a tener en cuenta al responsabilizarnos de ella. Unos animales precisan de unas atenciones y cuidados que no necesitan otros, y ese puede ser el motivo principal por el que nos decantemos a elegir nuestro animal de compañía.

En primer lugar, hay que entender que las mascotas no son juguetes que cuando te cansas de ellos los puedes tirar o abandonar en un rincón. Es una responsabilidad que, en ocasiones, no todo el mundo está dispuesto a asumir.

Por ello, las tortugas suelen ser escogidas por aquellas personas que quieren poner a prueba su grado de compromiso, y enseñarlo a su vez a los niños, para que aprendan a cuidar a su mascota.

Tortugas de agua y de tierra
Las tortugas de agua suelen necesitar menos cuidados que las de tierra. Hay distintas variedades, aunque si vas a tener una tortuga como mascota, lo recomendable es que no te decantes por los ejemplares más exóticos, ya que pueden precisar un hábitat y unas condiciones que quizás no puedas proporcionarles.

Son animales que suelen vivir entre 10 y 20 años, aunque algunas especies pueden ser más longevas.

Aunque se trate de una tortuga de agua, su sistema respiratorio cuenta con pulmones, ya que no siempre están nadando, lo que les permite vivir en la superficie.

Antes de adquirir una tortuga, es importante saber si es de tierra o de agua. Si es terrestre, no le importará que no le pongas una pequeña piscina en la que bucear. Sin embargo, para las acuáticas es indispensable que puedan hacerse sus largos. Algunas pueden pasarse varias horas bajo el agua, aunque también necesitan salir a la superficie de vez en cuando.

Cuidados para las tortugas
Estos reptiles son muy fáciles de cuidar, ya que no son demasiado exigentes. Eso sí, hay que procurar mantener limpia su casa. En el caso de las tortugas acuáticas, hay que poner una especial atención en el estado del agua y no dejar que se ensucie demasiado. La frecuencia para renovar el agua es relativa. Procura que no presente un estado turbio y que el acuario esté siempre limpio.

La temperatura que tiene que tener el agua para que las tortugas estén a gusto ronda los 27 grados. Como también necesitan la luz del sol, que le lleguen los rayos puede ser la mejor manera de mantener el agua templada y que las tortugas se tumben bajo el sol.
También puedes disponer de lámparas específicas que mantengan el agua en la temperatura adecuada.

En cuanto a su alimentación, es recomendable proporcionarle una dieta variada en minerales y vitaminas. En las tiendas especializadas te pueden aportar toda la información que necesites. Suelen comer dos veces al día.

Hay que tener especial cuidado con la higiene cuando estemos en contacto con las tortugas, ya que a través de sus heces podrían contagiarnos salmonelosis. Es fundamental que nos lavemos las manos con agua y jabón para evitar este problema.

Es muy importante que te informes bien antes de adquirir una tortuga, para saber todos los cuidados que necesita. Algunas tortugas hibernan, otras escavan en la tierra para huir del calor extremo, unas necesitan tener un espacio para nadar, otras solo lo hacen cuando son jóvenes…

Si quieres proporcionarle el mejor hábitat para tu tortuga, infórmate adecuadamente de cuáles son los cuidados específicos que necesitan, y disfrutarás de tu animal de compañía durante muchos, muchos años.

Como el perro y el gato

Siempre se utiliza la expresión “como perros y gatos” para describir la mala convivencia entre dos personas pero, ¿estamos  siendo injustos con estos animales?

Al igual que ocurre con los humanos, no todos los animales se llevan igual de bien unos con otros. Algunos tienen más afinidades y otros no se toleran.
“Llevarse como el perro y el gato” siempre se ha utilizado como una expresión para demostrar la mala convivencia entre dos personas. Sin embargo, estos mismos animales nos han demostrado en muchas ocasiones que no es una afirmación demasiado certera.

Si tienes una mascota, es posible que hayas sido víctima de ese comportamiento con el que quieren llamar tu atención o demostrar su inconformismo cuando besas, abrazas y mimas a tus hijos, cuando hablas por teléfono, cuando te centras en la pantalla de tu ordenador… Situaciones cotidianas en las que las mascotas se sienten desatendidas y reclaman tu atención.

Y es que los perros y gatos que han sido criados en la misma familia han manifestado que pueden entenderse, quererse y respetarse mejor que nadie. Como ocurre en las mejores familias, cuando uno ha sido el único protagonista de los mimos y cuidados de los miembros de la casa, la llegada de un nuevo inquilino puede despertar celos y envidias.

De hecho, algunos animales se han podido mostrar más celosos con la llegada de un bebé a la familia, ya que se han sentido desplazados.

¿Qué especies animales son enemigos naturales?
Si los perros y los gatos son un ejemplo recurrente, encontramos otras especies que se presentan como enemigos naturales por sus características propias. Sin embargo, en este caso, también podemos encontrarnos asombrosos ejemplos que nos llevan la contraria.

Posiblemente hayas visto en Internet un caso curioso de una leona que protege a una cría de ñu. Si los documentales nos muestran siempre cómo las leonas va persiguiendo a las gacelas por la selva, en este caso nos sorprende cómo el depredador protege a su desvalida presa.
La naturaleza siempre resulta extraordinaria. 

Con las especies que, a priori, resulta difícil que los perros, y también los gatos, se lleven bien, suelen estar los pájaros y los conejos. En muchos de los casos, no porque los consideren enemigos o presas para capturar, sino porque los toman como un juguete con el que divertirse.

Como hemos dicho antes, animales que pueden ser enemigos naturales, en según qué condiciones de crecimiento y desarrollo pueden establecer tácitamente unas normas de convivencia que nos sorprendan. De la misma forma que dos animales de la misma especie, pueden pelearse por lograr el dominio territorial o por ganarse las máximas atenciones de sus cuidadores.

A parte de las características propias de cada animal, de su instinto o de su naturaleza, parece que la buena convivencia se puede conseguir con un poco de atención, empeño y dedicación. Llevarse como el perro y el gato puede ser una expresión de tradición negativa, aunque muchos ejemplos nos demuestran que pueden llegar a ser mucho más respetuosos, sociables y con sentido común que los humanos.

Quizás tengan una capacidad mayor para entender las diferencias entre ambos como cualidades que les ayudan a complementarse y no como motivos para provocar el conflicto y el distanciamiento.

Quizás, los animales también utilicen entre ellos la expresión “se llevan como humanos”, cuando otros animales se pelean. Conclusión a la que han llegado tras observar desde su discreta posición, la falta de entendimiento que a veces ocurre entre sus dueños o cuidadores.
Igual es el momento de cambiar la expresión “como perros y gatos” o bien de atribuirle un sentido de concordia.

Tener jardín y mascota, ¿es incompatible?

¿Crees que para tener un jardín bonito y bien cuidado es imposible que viva contigo una mascota? ¿O que si tienes una mascota, te va a resultar imposible tener el jardín en condiciones? Descubre cómo conseguir que jardín y mascota sean compatibles

Cuando se tiene en casa una mascota como los perros o los gatos —para otros animales exóticos habría que hacer un artículo aparte —, es necesario adecuarla para que los animales puedan disfrutar de su propio espacio y su comodidad.

El poder disponer de espacio para tener un jardín es una excelente opción para poder salir a disfrutar del aire libre sin moverte de tu casa, para que los niños puedan jugar y divertirse, y para que los animales también dispongan de un área para ejercitarse.
Sin embargo, el problema se plantea cuando el animal no tiene el mismo cuidado que le pones tú a las plantas y flores de tu jardín.

Es posible que te encuentres con problemas tan habituales como el hecho de que tu mascota haya tirado y roto alguna maceta, que se haya encargado de escarbar en el suelo y haya dejado profundos agujeros en el césped, que se haya dedicado a mordisquear las hojas de algunas plantas…
Son cosas muy habituales que pueden hacer que pierdas la esperanza sobre tener una mascota y un jardín en condiciones al mismo tiempo.

Pero quizás solo necesitas enseñar a tu mascota ciertas normas de convivencia, que tiene que aprender a respetar. Además de acondicionar tu jardín a la presencia de unos compañeros demasiado traviesos e inquietos en ocasiones.

Cómo acondicionar tu jardín para que sea compatible con tu mascota
Zona de plantas segura
Si tienes una zona de tu jardín reservada para las plantas, puedes crear una zona segura poniendo una valla protectora alrededor de esta área. Si no tienes una zona concreta asignada para las plantas, igual es el momento de reorganizar tu jardín y plantearte dejar un espacio libre y diáfano para correr y jugar, mientras que reservas una parcela donde poner todas tus plantas.

Por otro lado, si tienes tus flores plantadas en macetas, también puedes sujetarlas a un árbol o anclarlas a una pared para evitar que el animal se suba en ellas, las golpee y las tire.

Juega y entrena a tu mascota
Sobra decir que los animales necesitan correr y jugar, y si tú lo haces con ellos, también le estarás enseñando cómo hacerlo, enseñarle aquello que no debe hacer. Puedes acondicionar un espacio en el que tenga todos sus juguetes o incluso una zona arenosa en la que el animal pueda excavar libremente para divertirse y esconder sus tesoros.
Y, del mismo modo que de cachorro le enseñas dónde debe hacer sus necesidades en casa, también lo puedes aplicar en el jardín. Ya sabes que es cuestión de constancia, perseverancia y paciencia pero aprenderá dónde está su w.c.

Rejilla bajo el césped
Colocar una rejilla metálica bajo el césped, a poca profundidad, puede servir para que tu mascota abandone esa mala costumbre de cavar y cavar con sus patas dejando inmensos agujeros. Al comprobar que no puede llegar al fondo de la cuestión, lo dará por imposible y dejará de hacerlo.
El problema es si ya tienes plantado el césped pues, para ello, tendrías que levantarlo y volver a sembrarlo.

Elige plantas que no sean tóxicas
Es recomendable que antes de plantar, consultes al veterinario para comprobar qué plantas o flores pueden resultarles tóxicas. Por ejemplo, las azaleas son muy bonitas, pero resultan tóxicas para los perros.

La hierba purgante
Perros y gatos comen hierba para purgarse y ayudarse con la digestión. Deja hierba en tu jardín para que ellos la puedan comer y les ayude a absorber el exceso de ácidos o a eliminar el pelo que se acumula en sus intestinos y estómago.

Igual que cuando tienes niños en casa, resulta complicado mantenerlo todo en orden, si tienes jardín y mascotas, cuidar a ambos puede conllevar un trabajo extra. Sin embargo, puede ser solo cuestión de práctica y sentido común que les permitas una buena convivencia, pues jardín y mascota son compatibles.

Animales exóticos, ¿mascotas de moda?

Serpientes, camaleones, cerdos vietnamitas… Los animales exóticos se han puesto de moda pero, ¿todos pueden ser nuestras mascotas? ¿Cualquiera está preparado para cuidar debidamente un animal exótico?

 

Tener una mascota, ya sea un animal exótico o no, es más que un capricho o una tendencia. Es una responsabilidad que no todo el mundo está dispuesto a asumir y que puede ocasionar problemas ya no solo en la vida del animal, sino también en la de las personas que habitan con él.

Los animales exóticos se han convertido en una caprichosa moda que muchos quieren seguir, sin preocuparse en los cuidados que necesitan, la alimentación que precisan, las dimensiones que pueden alcanzar cuando crecen, el espacio que necesitan para vivir cómodamente y un largo etcétera que van apareciendo con el paso del tiempo.
El problema está en que la solución que desgraciadamente encuentra demasiada gente es el abandono del animal.

Animales exóticos más de moda

Cerdo vietnamita: la influencia de la televisión y en concreto, la que fue capaz de ejercer el actor George Clooney al presentar públicamente su simpática mascota, provocó que el cerdo vietnamita se convirtiera en una de las mascotas de moda.
Su aspecto simpático, además de ser un animal bastante dócil, lo convirtieron en una mascota de moda. Sin embargo, el cerdo vietnamita resulta muy gracioso cuando es bebé, aunque deja de serlo tanto cuando crece, pudiendo llegar a pesar cerca de los cien kilos. De la misma forma que aumentó espectacularmente la venta de cerdos vietnamitas, la proporción de abandonos también aumentó con la misma sorprendente celeridad.

Iguana: aunque, aparentemente, la iguana puede resultar algo menos simpática por su aspecto, también es un animal muy dócil que creó tendencia. Puede considerarse animal de compañía porque les gusta recostarse en tu regazo, pero solo cuando ellas quieren, por lo que resulta infructuoso intentar domesticarla para que responda cuando la llamas. Es un animal hervíboro de sangre fría que necesita condiciones de calor e iluminación adecuadas, así como espacio suficiente para crecer y desarrollarse hasta los casi dos metros de longitud que puede alcanzar. Aunque sean bastante independientes, necesitan muchos cuidados que no debes obviar, por lo que tener una iguana en cautividad puede resultar costoso y sacrificado.

Guacamayo: los de color azul o violeta también se han convertido en la mascota favorita para quienes quieren presumir de animales exóticos en casa. Igual que otras aves tropicales, los guacamayos son muy alegres y sociables. Les gusta la compañía y suelen ser bastante escandalosos. Hay que tener bastante precaución con la alimentación y los cuidados de higiene, ya que son aves delicadas que pueden enfermar si no se les presta la atención necesaria.

Pez payaso: es un animal de agua salada bastante fácil de cuidar. Hay que procurarle un acuario bastante grande para que se pueda mover a sus anchas, ya que es bastante activo. Antes de comprar un pez payaso, hay que recordar que se trata de una especie protegida. Su captura indiscriminada en áreas naturales está poniendo en riesgo su existencia. Así que, si quieres tener un pez como mascota, pregunta en las tiendas especializadas por otras especies igual de bonitas y llamativas que no estén en riesgo de extinción. El exotismo ya se lo puedes poner tú decorando la pecera de una forma particular. Y el pez payaso, no deja de ser una moda que, posiblemente surgió por la influencia del cine.

Serpientes: otra de las peculiares modas en la adquisición de mascotas es la de tener una serpiente. Aparte del peligro que puede entrañar tener determinadas especies, las serpientes necesitan una serie de requisitos a tener en cuenta para un adecuado cautiverio. Conlleva un mantenimiento costoso pues los terrarios habilitados para que puedan vivir correctamente pueden tener un precio muy elevado, así como la alimentación que necesitan.

Hay otros muchos animales exóticos que se han convertido en mascotas poco habituales, como lémures, conejos moro, wallabies, gatos de bengala…

Antes de decidirse a tener una mascota, ya sea o no un animal exótico, lo primero a tener en cuenta es que va a necesitar determinados cuidados y atenciones que conllevan una responsabilidad. Asimismo, hay que recordar que se trata de seres vivos que, por mucho que estén de moda, no se pueden tratar como unos pantalones que, cuando ya no son tendencia podemos tirar o reemplazar alegremente. Además de que hay que ser consciente de la disponibilidad que cada uno tiene para cuidar una mascota. Disponibilidad de tiempo, de dinero y de espacio pues por mucho que esté de moda tener un animal exótico como mascota, no todos se pueden adaptar a las condiciones de habitabilidad que les ofrecemos.

Los perros también tienen alergia al polen

Si tu perro se lame, se rasca o se restriega con ansiedad con la llegada de la primavera, es posible que esté sufriendo las consecuencias de ser alérgico al polen.

La llegada de la primavera no solo nos trae los días más largos y las temperaturas más altas, sino también la polinización de las plantas y, en consecuencia, los molestos efectos de los que son alérgicos a los granos de polen.

En España se calcula que más de ocho millones de personas tienen alergia al polén. Pero, se trata de una alergia que no solo afecta a los humanos, sino también a los animales, siendo los perros y los gatos los que más la sufren.

Según los expertos, uno de cada siete perros sufre algún tipo de alergia y en muchos de estos casos, es al polen, aunque no todos sus dueños lo saben. También hay perros que son alérgicos a algún tipo de alimento, a ciertos tejidos o al polvo.

Los perros, al igual que los humanos, sufren reacciones ante ciertas sustancias. Con la llegada de la primavera, en muchos casos se acusan picores en la piel, enrojecimiento y lagrimeo en los ojos.
Que un perro se rasque o se lama es muy habitual y, cuando vemos esa actitud continuada en el animal, es probable que pensemos que tiene algún tipo de parásito que le incomoda. Pero, si eso se produce justo en esta estación del año, es posible que sufra algún tipo de alergia.

¿Cómo saber si tu perro tiene alergia al polen?
Para saber si tu perro muestra una actitud diferente a la habitual con la llegada de la primavera, el primer requisito es la observación. Es posible que empiece a rascarse o lamerse con mayor frecuencia de la habitual, y además que lo haga con mayor ahínco, pues no consigue saciarse esa sensación de picazón.
Algunos incluso, además de las patas, utilizan los dientes para rascarse, porque pueden ejercer mayor presión sobre la zona.

También pueden presentar irritación en la zona del hocico y los ojos, teniéndolos más rojos y lagrimosos, así como en las orejas o las patas, sobre todo en las almohadillas. Puede haber pérdida de pelo y erupciones cutáneas. Dependiendo de la cantidad de pelo que tenga el can, se podrá apreciar mejor o peor algunas rojeces que le aparezcan en la piel.

Puedes comprobar si ese comportamiento compulsivo se origina cuando el animal está al aire libre, o lo repite con mayor frecuencia cuando sale de casa.

¿Qué hacer si el perro se rasca y lame con frecuencia?
En primer lugar, es recomendable visitar al veterinario para que pueda diagnosticar una posible alergia, así como para descartar cualquier otro tipo de enfermedad. Será el especialista el que pueda determinar qué tratamiento es más adecuado para el animal y recetarle los medicamentos apropiados, si es necesario.

Como medida preventiva y para evitar que el perro acuse en exceso los efectos de la alergia, es recomendable no exponer al animal a zonas con excesiva vegetación, durante mucho tiempo y evitar que se fatigue demasiado, ya que puede tener dificultad para respirar en un ambiente donde hay una alta concentración de polen.

Asimismo, después de los paseos es recomendable limpiarle bien las patas, sobre todo si el paseo se ha realizado por el campo. Del mismo modo, también ayudaremos a que haya un ambiente limpio de polen, si al entrar en casa también limpiamos nuestro calzado, para intentar eliminar los restos de granos de polen que hayan podido quedarse adheridos a la suela de los zapatos. También puedes darle un baño con agua fría para que alivie sus picores y la posible inflamación que sufra.

Hierba para gatos

Si tienes un gato como mascota, sabrás que necesitan purgarse para no acumular bolas de pelo que obstruyen su intestino y les crean problemas y malestar. El cepillado es algo habitual para evitarlas, pero también lo es la hierba para gatos.

Hierba-para-gatos

Los gatos, como también los perros, utilizan la hierba para purgarse y limpiarse, eliminando esas molestas bolas de pelo que se instalan en el estómago y el intestino. Es posible que hayas comprobado que tu gato alguna vez, ha mordisqueado las hojas de las plantas que tienes por casa. Está buscando esa fórmula natural para purgarse, no pienses que se ha vuelto vegetariano.

Si tienes jardín y dejas que el gato deambule por él, puede proporcionarse su propia hierba purgante, aunque si lo tienes en casa, también le puedes facilitar la faena.

Solo tienes que tener hierba para gatos que puedes comprar en cualquier tienda especializada, ponerla en una maceta, regarla asiduamente y colocar la maceta en un sitio cálido que reciba mucha luz.

La hierba para gatos es normalmente de cebada, de trigo o de avena y puedes comprar su semilla y plantarla en una maceta. Crece muy deprisa y en solo tres días, cuando la hierba tenga una tamaño de unos 5 centímetros, tu gato podrá pegarse sus festines.

Es posible que, después de comer algo de hierba, tu gato vomite, es algo completamente normal, pues es lo que le va a permitir sacar esas bolas de pelo que se han ido acumulando en su estómago.

Además de servirle como purgante, la hierba para gatos también le aporta beneficios para su crecimiento, como el ácido fólico, puede ser un laxante natural y puede aportarle algunas vitaminas y fibra que necesita en su alimentación.

¿Cómo sembrar hierba para gatos?

Es muy sencillo y práctico. Solo necesitas una maceta en la que echar la tierra o el sustrato vegetal donde vayas a echar las semillas, que pueden ser de trigo, de avena, cebada o también alpiste.

Hierba-para-gatos_Le echas un poco más de tierra por encima después de haber añadido las semillas y le echas agua. Al cabo de dos o tres días, tendrás una rica hierba para gatos.

Ya que va a comer directamente de ella, no hay que utilizar pesticidas ni fertilizantes que puedan ser tóxicos.

Puedes recortar las puntas de las hojas de vez en cuando, así evitarás que se mustie y que crezca con más fuerza.

Tener una o varias macetas de este tipo de hierba será beneficioso para tu gato, y también puede ser un bonito elemento para tu casa. Además de que evitarás que te mordisquee las hojas de otras plantas ya que encontrará el alimento que necesita fácilmente.

¿Acuario o pecera?

Si estás pensando tener en peces en casa como mascotas, tienes que saber dónde van a vivir mejor, si en un acuario o una pecera. Por eso, vamos a ver cuál es la mejor residencia para según que tipo de peces quieres cuidar.

Acuario-o-pecera

¿Qué diferencia un acuario de una pecera?

Las peceras suelen ser recipientes de cristal de forma ovalada, donde pueden vivir los peces pequeños de agua fría. Al ser recipientes bastante pequeños, lo normal es tener como máximo un par de peces en ella pues no disponen de mucho espacio para moverse.

Los acuarios, por el contrario, suelen ser más espaciosos. A diferencia de las peceras, están cubiertos por una tapa y tienen un sistema depurador que sirve para limpiar y renovar el agua de manera continuada. También disponen de un regulador de la temperatura, para que mantengan el agua más caliente si así lo necesitan los peces que habiten en ella.

Al ser más grande, también permite incluir diferentes elementos de decoración, como rocas, corales, algas y otros accesorios que no solo sirven para hacerla más bonita, sino para acondicionar adecuadamente el lugar donde van a vivir los peces.

Un acuario es más caro que una pecera por su tamaño y los sistemas de depuración y regulación de la temperatura del agua, factor que puede determinar tu decisión a la hora de elegir entre uno u otra.

Sin embargo, ese no es el único factor a tener en cuenta a la hora de tener en casa un acuario o una pecera.

¿Comprar un acuario o una pecera?

Antes de llegar a esa pregunta, es necesario hacerse otras tantas. Hay mucha gente que decide tener peces como animales de compañía porque son más cómodos y sencillos de cuidar y mantener que otros animales, como los perros o los gatos. Pero ello no implica que no necesiten su atención y cuidado.

AcuarioPara empezar, la higiene es fundamental tanto en peceras como en acuarios. El sistema depurador de los acuarios te puede facilitar la faena, pero el agua estancada de las peceras es necesario cambiarla con regularidad, ya que no tienen otro sistema de depurado más que el que tú hagas renovando el agua con bastante frecuencia.

Otro aspecto a tener en cuenta es el espacio. La pecera ocupa mucho menos que el acuario, por lo que es una decisión lógica elegirla si tu casa es más pequeña.

Además, las peceras no están cubiertas por lo que también hay que tener un especial cuidado si habitan otros animales en la casa que puedan saltar sobre ella y volcarla. Sobra decir las consecuencias que ello puede traer, empezando por que se derramaría el agua que el pez necesita para vivir.

Por supuesto, a la hora de elegir entre una pecera o un acuario hay que saber qué tipo de pez queremos cuidar, para poder acondicionar mejor su hábitat y elegirles la vivienda más adecuada. En las tiendas especializadas podrás disponer de toda la información necesaria.

Teniendo en cuenta los factores mencionados, los profesionales te podrán orientar sobre qué tipo de recipiente te conviene y cuáles son las mejores especies para vivir en él, así como toda la información referente a su cuidado y mantenimiento, y la alimentación de los peces.

Alojamiento para mascotas

Se acercan las vacaciones de semana santa y ya estamos empezando a buscar donde descansar unos días con toda la familia, incluso mascotas incluidas, sin embargo hasta ahora encontrar un hotel que acepte mascotas era una tarea ardua o complicada.

hoteles para mascotas

Antes viajar con las mascotas podía ser un problema, teniendo que pedir favores a nuestros amigos o familiares para que se quedasen con nuestras mascotas, siendo a veces complicado separarse de ellas o pasar por la situación incómoda de tener que pedir un favor demasiado grande, sin embargo ahora muchos hoteles, alberges o casas rurales aceptan a nuestras mascotas para que podamos disfrutar de nuestras vacaciones sin tener que dejar a nuestras preciadas mascotas en casa o dejarlas a cargo de nuestros familiares o amigos.

Existen multitud de hoteles que aceptan mascotas sin embargo no siempre es fácil localizarlos, con la App web y móvil de Mascotas Bienvenidas podrás encontrarlos fácilmente, para que puedas disfrutar de las vacaciones sin tener que desprenderte durante un tiempo de ese miembro de la familia tan importante, sobre todo cuando hay niños que no quieren separarse de su mejor amigo.

Por fin podrás hacer excursiones por la montaña con tu perro, sin tener que dormir en una incómoda tienda de campaña o dejar a tu pobre mascota en el coche para pasar la noche, que además puede ser muy peligroso para la mascota.

Hay hoteles con mascotas repartidos por toda España, desde lugares campestres, apartamentos en primera línea de playa o hoteles en pleno centro de la ciudad para los más urbanitas. En muchos hoteles disponen incluso de áreas de juego, áreas de deporte, incluso piscina para mascotas. Además algunos hoteles tienen también en su servicio peluquerías y masajistas para mascotas, un auténtico spa, con el que muchos sueñan.

Así que no lo dudes más, estas vacaciones podrás disfrutar de unos días de relax, de ocio o de deporte sin preocuparte por tu mascota, ya que podrás disfrutar de las vacaciones con ellas y tenerlas contigo todo el rato.

Por último os quiero recordar que durante el trayecto con nuestra mascota, bien sea gato o perro, es preferible que no coman nada antes del viaje, ya que podrían vomitar si no están acostumbrados a viajar, y hacer varias paradas durante el trayecto para descansar y darles de beber agua.