¡Tienes mucho que cosechar!

Tu huerto está en el momento más productivo del año. Los ciruelos están cargados de dulces frutos, y también los melocotoneros y albaricoqueros. Así que prepárate para recolectarlos.

¡Tienes mucho que cosechar!

En los bancales las sandías, melones, tomates, calabacines, cebollas, pimientos, berenjenas… están en pleno apogeo. Deberás durante estos días cosechar prácticamente todos los días pues maduran rápidamente al sol. Recuerda que si has aplicado fitosanitarios, tienes que respetar el periodo de seguridad antes de consumir los frutos y hortalizas, y lavar bien las frutas y hortalizas antes de consumirlas.

Seguro que llegas al punto al que no puedes consumir tantos frutos y tanta verdura como se cosecha. Bien no te preocupes. En casa la fruta y verdura aguanta un poco más que en la planta, sobre todo en la nevera. Si no, puedes cocinarla y congelar los diferentes platos para el resto del año, o puedes hacer conservas con los pimientos y tomates, seguro que así puedes consumir tus verduras durante el resto del año.

Una vez tus cultivos vayan a menos, puedes empezar sembrando los cultivos de otoño, como el brócoli, col, lombarda, coliflor, escarola, lechuga de invierno, remolacha… además de zanahorias, acelga, espinaca, nabo, que pueden sembrarse todo el año.

Conoce más sobre el autor en su

Un jardín de plantas para ensalada

El emplazamiento ideal para un jardín de este tipo sería junto a un patio a lo largo de na valla soleada, frente a la cocina. Debe poder proporcionar el mismo encanto visual que muchas ensaladeras llenas de hojas recién recolectadas para tentar al paladar.

Un jardín de plantas para ensalada

Probablemente la hoja de la lechuga sea la más utilizada en las ensaladas verdes. es posible cultivarlas uno mismo, si bien requieren cuidados frecuentes, ya que son propensas a servir de alimento a los caracoles y a las babosas. Existen varias clases:

  • Romana: forma un cogollo erguido, con hojas crujientes y apretadas, muy sabrosas.
  • Repollos: Lechugas parecidas a la romana, pero más redondeadas y fáciles de cultivar. La variedad ‘Iceberg’ es muy apreciada por sus pálidas y crujientes hojas.
  • Rizadas: éstas no forman cogollo; sus hojas se recolectan igual que las de la acedera.

 

Otras plantas de hojas grandes y buen sabor para consumir en ensalada son:

 

Verduras de tallo y hojas, como la acelga y la espinaca. Sonfáciles de cultivar; sembrar las semillas en primavera para hacer la cosecha en verano.

Remolacha: Sus hojas constituyen un sabroso y atractivo ingrediente en las ensaladas. Sembrar in situ  a finales de primavera; necesita bastante agua.

Oruga Eruca vesicaria.  Sembrar las semillas de esta planta resistente anual de forma escalonada a partir del inicio de la primavera. En suelos ricos y fértiles produce hojas menos amargas. Las hojas son más sabrosas antes de la floración.

Acedera Rumex acetosa. Sembrar en primavera en un terreno bien rastrillado. El acederón, perenne y parecido a las espinacas, le aporta a las ensaladas un ligero sabor ácido; consumir con moderación.

Montia Montia perfoliata. Proporciona una sabrosa cosecha invernal. las hojas, los tallos y las flores son comestibles. Plantar en un lugar soleado. Sembrar las semillas desde primavera hasta finales de verano.

Conoce más sobre el autor en su

Cómo cultivar pimientos en el huerto

Ya ha llegado el buen tiempo a nuestro huerto y podemos cultivar las especies más exigentes en calor como los pimientos.

Cómo cultivar pimientos en el huerto

A los pimientos les gusta aquéllos terrenos algo sueltos, frescos, fértiles y bien drenados. Su posición debe ser soleada para recoger la mayor cantidad de luz posible para que este cultivo se desarrolle de manera apropiada y a resguardo del viento.

  • CLIMA: la temperatura óptima para su crecimiento es de 22-24º C, debiendo estar a una temperatura mínima de 15º C. La planta inicia su crecimiento a partir de los 22º C y muere si se la expone a temperaturas inferiores a 5º C. Por lo que es un cultivo de verano, perfecto ahora que comienzan a elevarse las temperaturas.
  • TRASPLANTE: En invernadero, se realizó desde el mes de marzo, en el campo en climas mediterráneos, se inicia desde principios de abril, sin embargo en el interior de la Península, se debe alargar hasta mayo para evitar las heladas tardías que sufrimos hace tan sólo unas semanas. El trasplante debe realizarse, a ser posible, en días nublados, preferiblemente por la tarde para evitar el shock de las plantas, dejando una distancia de 40/50 cm. entre cada planta. Hay quien dice que conviene enterrar la planta hasta la altura de la primera hoja.
  • TALLA DE LAS PLANTAS: Los pimientos son plantas que si no se las poda alcanza grandes dimensiones, pudiendo llegar a los 50 cm de altura, sin embargo mediante podas la altura óptima de la planta es de 15-20 cm.
  • FERTILIZACIÓN: algunas semanas antes del trasplante, es necesario abonar los huecos en los que se ubicarán las plantas. Se aconseja el uso de abonos orgánicos.
  • CUIDADO Y MANTENIMIENTO: Las zonas próximas a las plantas deben mantenerse siempre limpias de malas hierbas. Cuando la planta alcanza unos 40 cm., hay que colocarle una sujeción y fijar a ella la planta. Es una buena costumbre, además, reforzar las plantas que tienen poca tierra.
  • RIEGO: trazar un surco entre las plantas en el que se haga correr el agua, a fin de mantener el terreno siempre húmedo.
  • PRODUCCIÓN Y COSECHA: la producción media de una planta es de unos 4-5 kg.; su cultivo en invernadero produce unos 6-7 kg.
  • CONSERVACIÓN: los frutos se conservan en el frigorífico durante dos semanas a una temperatura de 9-10ºC.
  • ADVERSIDADES: parásitos animales: pulgones, araña roja y araña amarilla. Enfermedades víricas: mosaico del tabaco, fusarium, verticillium.
  • ADVERSIDADES ATMOSFÉRICAS: quemaduras solares, heladas, asfixia de las raíces por estancamiento de agua, grietas en los frutos por exceso de agua (especialmente, tras periodos de sequía).

 

Pon tu huerto a punto para los cultivos de verano

Ya ha llegado el buen tiempo y esperamos que no vuelva a helar como ocurrió hace tan solo unas semanas. Así que te damos luz verde para que instales tu huerto en tu jardín o en tu terraza sin que corra riesgos de heladas.

Pon tu huerto a punto para los cultivos de verano

Hasta hace pocos años, la única manera de conseguir plantones o plántulas de especies hortícolas, sino era posible efectuar semilleros, era adquirirlas a los agricultores de la zona a raíz desnuda, con no demasiadas garantías de arraigo y calidad. En la actualidad, podrás encontrarlas en los buenos centros de jardinería, en macetas o alvéolos de siembra, siempre con cepellón.

Acude a tu centro de jardinería y compra las plantas hortícolas que desees cultivar durante todo el verano como los pimientos, fresas, tomates, pepinos o berenjenas. Ahora las encontrarás a buen precio y su crecimiento, será rápido debido a las altas temperaturas que tenemos en estas fechas, seguramente, adelanten a aquellas que se plantaron hace unas semanas, pensando de que el buen tiempo ya había llegado.

tabla horticolas de mayo

 

Recuerda que tienes que plantar a primera hora o a última, pero nunca en cenit del día, con el sol apretando de lo lindo en todo lo alto. Las plantitas hortícolas o las de floración estival acompañantes del huerto como los tagetes, caléndulas o albahacas, se desecarían con rapidez tras la plantación en medio de la jornada.

Así que prepara los contenedores donde se van a realizar las plantaciones, buscando aquellas más grandes para las plantas más grandes como las tomateras o las berenjenas y profundas para las patatas o para las hortícolas de raíz.

Si posees frutas del bosque, de seguro que están  madurando, así que ¡ Atención! los frutos del bosque son muy blandos y carnosos y normalmente de piel débil, con lo que acostumbran a reventar con facilidad. Para que esto no suceda, lo mejor es no amontonarlos tras su recolección, sino disponerlos en cajas de poco fondo, bandejas… o directamente al plato de consumo.

Conoce más sobre el autor en su

¿Huerto ecológico o integrado?

En el día a día de nuestro huerto tomamos decisiones sobre qué y cuándo plantar, cómo y cuándo regar, etc. Una de las decisiones que definirá nuestro huerto es si vamos a hacer un cultivo ecológico o integrado. En ambos casos, la sanidad de las cosechas deberá estar garantizada y el control sobre los productos que comemos procedentes de nuestro huerto, también.

 

¿Ecológico o integrado?

#Yosoydeecológico

“Puestos a hacer un huerto, hagámoslo lo más saludable posible y con los mayores beneficios desde el punto de vista medioambiental.”

En un huerto ecológico seguiremos una filosofía de actuaciones utilizando los recursos que nos ofrece la naturaleza en nuestro beneficio y respetando el medio ambiente.

Para poder definir un criterio sobre qué tipo de actuación en un huerto es ecológica o no, utilizaremos como base la legislación vigente. La agricultura ecológica comercial consiste en una convención de reglas fijadas por organismos gubernamentales que regulan el manejo de los cultivos. El cumplimiento de esas reglas garantiza las características de esos cultivos desde el inicio del cultivo hasta su venta para poder denominarlos y venderlos como ecológicos. La normativa que regula la producción ecológica es el Reglamento (CE) 834/2007 y el Reglamento (CE) 889/2008.

Un huerto de producción ecológica tiene tres líneas de actuación básicas:

  • Empleo de plantas y semillas ecológicas.
  • Fertilización con abonos orgánicos de procedencia natural.
  • No utilización de tratamientos fitosanitarios con productos químicos de síntesis durante el crecimiento y cuidado de las plantas.

La defensa de los cultivos en producción ecológica se basa en la idea de que la naturaleza tiene tendencia a buscar el equilibrio y que una afección negativa en nuestras plantas se debe a un desequilibrio en la balanza entre un enemigo de las plantas y su depredador natural.

Nuestra labor consiste en poner en práctica las medidas culturales adecuadas que nos permitan ayudar a lograr esos equilibrios. Por ejemplo, marcos de plantación que permitan una aireación e iluminación de los cultivos adecuada; evitar excesos o defectos en el riego; potenciar la diversificación de cultivos con rotaciones y asociaciones; eliminar de forma manual focos de infección, etc.

Deberemos trabajar en la gestión del huerto conviviendo con plagas y enfermedades, más que combatiéndolas y manteniendo a los enemigos de las plantas en niveles bajos, tolerables. Para ayudarnos, disponemos de los llamados productos fitosanitarios autorizados ecológicos. Son elementos químicos simples como el cobre o el azufre y extractos o modificaciones de productos naturales. Algunos de estos productos tienen plazos de seguridad y no podremos consumir las producciones hasta que hayan cumplido.

La producción ecológica necesita de un buen nivel de conocimiento sobre cultivos y sus necesidades. En ciertos cultivos exigentes en nutrientes, las producciones pueden verse limitadas y, sobre todo, DEBEMOS ASUMIR QUE PODEMOS PERDER LAS PRODUCCIONES Y LOS CULTIVOS A CAUSA DE UNA PLAGA O ENFERMEDAD QUE NO PODAMOS CONTROLAR. Los productos fitosanitarios autorizados en cultivo ecológico tienen sus limitaciones y, en ocasiones, fuertes ataques de los enemigos del huerto pueden hacer que los productos aplicados no los lleguen a controlar y afecten irreversiblemente a las plantas y a sus producciones.

¿Ecológico o integrado?

#Yosoydeintegrado

“Mi huerto estará protegido y atendido con todos los recursos que tengo a mi alcance”

Este tipo de huerto recoge las buenas prácticas de la producción ecológica pero nos permite hacer uso de abonos y fitosanitarios de síntesis.

Las aplicaciones con fitosanitarios se tienen que hacer en tiempo y forma adecuada, siempre que no exista otra alternativa. El cultivo integrado utiliza los métodos de control de la huerta ecológica, pero cuando se presenta algún problema sanitario en las plantas, o intuimos que por las condiciones del entorno podemos esperar problemas (por ejemplo, altas temperaturas junto a lluvias prolongadas) recurre a los fitosanitarios adecuados al cultivo para solucionar el problema y que las producciones lleguen a buen término. Además, permite abonar con fertilizantes de síntesis (abonos NPK) que dan una atención más ajustada a las necesidades de cada cultivo durante el tiempo que éste dure.

LOS PRODUCTOS FITOSANITARIOS DE SÍNTESIS TIENEN UNOS PLAZOS DE SEGURIDAD QUE SE DEBEN CUMPLIR ENTRE LA APLICACIÓN Y LA RECOLECCIÓN Y EN LOS QUE NO PODREMOS RECOGER NUESTRAS PRODUCCIONES. Debemos evitar el uso indiscriminado de fitosanitarios, ya que pueden generar la eliminación de insectos y microorganismos útiles propiciando más desequilibrios que deberemos volver a corregir. Mientras menos aplicaciones y con productos menos agresivos (no todos los fitosanitarios son iguales), mejor para nuestro entorno y para nuestras producciones.

Una vez conocidos los sistemas de producción, podremos escoger. Personalmente, siempre recomiendo la producción ecológica, pero no demonizo la producción integrada, que es más recomendable para aquellos de vosotros que os estáis iniciando. Si se respetan las recomendaciones, ni los abonos ni los fitosanitarios de síntesis son incompatibles con producciones sanas. En cualquier caso, siempre podéis empezar en ecológico y si veis que se os complica la cosa podéis cambiar a integrado.

Cultivar pimientos

Es posible cultivar pimientos dulces y coloridas guindillas, todos ellos pertenecientes al género Capsicum, para obtener una cosecha a finales de verano. Los pimientos pueden cultivarse como atractivas plantas ornamentales de maceta.

Cultivo de pimientos

Aunque los pimientos prefieren el cima de las regiones mediterráneas para crecer, es posible cultivarlos en zonas más frías siempre y cuando se mantengan en condiciones de calor durante el período de propagación.

Las nuevas variedades pueden producir una abundante cosecha si gozan de las condiciones apropiadas. Es preferible un invernadero, pero también pueden plantarse en el exterior, donde, si el verano es lo suficientemente largo, darán frutos hacia finales de verano o comienzos de otoño.

Pimientos en maceta

Condiciones necesarias

Se pueden sembrar las semillas a principios de primavera en una estufa de cultivo o en un invernadero, manteniendo la temperatura en torno a los 24ºC. Con luz y ventilación abundantes, geminarán al cabo de dos o tres semanas. Una vez hayan echado raíces, las plantas cecerán a una temperatura ambiente de unos 18ºC.

  • Es necesario mantener las plántulas en tiestos hasta que estén listas para transplantarlas.
  • En lugar de usar macetas, podrá poner dos o tres plantas en bolsas de crecimiento para dejarlas en ellas de forma permanente.
  • Los pimientos necesitan ser abonados y regados con periodicidad.
  • Aunque los pimientos dulces y las guindillas necesitan condiciones parecidas para su cultivo, las variedades dulces maduran antes que las picantes. No es fácil conservar las semillas, por lo que es preferible sembrarlas verdes.
  • Le hará falta abono orgánico, semillas verdes, una estufa de cultivo y tiestos.

 

Conoce más sobre el autor en su

Huertos fáciles para niños

La llegada de los hijos a casa hace que se adapten los espacios para hacerlos más cómodos y confortables, con el fin de que todo sea más accesible y cómodo para ello. Por eso mismo en nuestro huerto o jardín debemos dedicarle un terrenito para ellos, para que experimenten el poder cuidar un huerto y conseguir sus merecidas hortalizas.

Huerto para niños

No hay nada que les guste más a los niños que poder jugar en la tierra y con el agua -quien tenga hijos lo entenderá a la perfección-  de hecho en algunos colegios ya se imparten actividades denominadas «huerto escolar» que están siendo un éxito y gozan de gran popularidad. En estas clases aprenden a sembrar semillas, a verlas crecer y aprenden que para que una planta crezca hay que cuidarla desde el principio y a ser respetuosos con el medio ambiente.

Si tienes la suerte de disponer ya un huerto o un jardín en casa la propuesta de hoy habla de cómo hacerles un huerto a su medida: Las plantas que se han de cultivar, los espacios que se han de crear y las tareas con las que disfrutarán los mas pequeños.

Los cultivos más cultivados en los huertos para niños son aquellas que destacan por sus grandes dimensiones: calabazas, girasoles, zanahorias, patatas, lechugas, berenjenas… Todo lo que se te ocurra de gran tamaño y de vistosos coloridos como los tomates o las fresas. Tanto la siembra como el cuidado lo pueden realizar ellos una vez les enseñes unas pautas.

Huerto para niños

Mientras el huerto crece se puede practicar otras actividades relacionadas con el huerto que puedes llevar a cabo con tus hijos, por ejemplo, la construcción de un divertido espantapájaros. Los niños disfrutarán toda una tarde divertida e inolvidable fabricando un espantapájaros. Le puedes explicar que los pájaros al verlo se asustarán porque pensarán que es el guardián del huerto.

También podéis potenciar el reciclaje de los restos vegetales que el huerto, el jardín o la casa generan colocando un compostador  destinado para abonar el huerto, de esta manera y con esta lúdica actividad, cerraréis el ciclo de la materia sin salir de casa y contribuiréis a  reducir residuos y a tener una vida más sostenible con el medio ambiente.

Conoce más sobre el autor en su

Semilleros de ensaladas

Las lechugas, en cualquiera de sus variedades: de cogollo (romana, batavia, iceberg, cogollos, etc.) o de hojas sueltas (hoja de roble, lollo rosso…) siempre son la atracción de todo huerto y la delicia de la mesa en tiempo cálido. En este mes, se impone realizar su semillero, así.

Semilleros de ensaladas

Sembrar lechugas

1. Sobre una capa de material drenante de pequeña granulometría, por ejemplo arena de río, rellene la bandeja con sustrato desinfectado especial para siembras de venta en el comercio.

 

 

 

 

2. Planifique la superficie con la palma de la mano o una plancha y extienda las semillas, con mucho cuidado de no producir amontonamientos.

 

 

 

 

3. Tape las semillas con una finísima capa de sustrato echado a mano. También hay que extremar el cuidado para no tapar demasiado los pequeños granos

 

 

 

 

 

Si ya observa algún plantón de su semillero de lechugas con la suficiente fuerza y desarrollo como para sobrevivir en el terreno de asiento (6 hojitas y 6 cm de altura), trasládelo a tierra y conseguirá una pequeña cosecha de primores en forma de ensaladas tempranas, llenas de vitaminas y sabor.

Conoce más sobre el autor en su

Tiempo de siembra, de casa al huerto

Ya ha llegado el momento de empezar a plantearse que cultivos son los que queremos para esta primavera en nuestro huerto urbano. Aunque no plantaremos directamente en nuestro huerto, si comenzaremos con algunas de las labores más importantes como es la siembra bajo invernadero, o por defecto, en nuestros hogares.

Tiempo de siembra, de casa al huerto

La primavera y la llegada del buen tiempo está a tan sólo unos meses, tiempo mediante el cual, podemos adelantar a la primavera y comenzar a cultivar nuestra futuro huerto en el interior de la casa, protegido del viento, del frío y de las aves, que les encanta destrozar los planteles, en busca de las ricas y nutritivas semillas.

Busca un lugar bien iluminado para hacer la siembra de aquellas especies que se cultiven a principio de temporada, como los tomates, lechugas,  pimientos, puerros o cebollas. Desde ya, puedes empezar a sembrarlas en el interior de las casas, bien en semilleros preparados disponibles en el mercado o  por envases reutilizados como vasos de yogur  botes o cartones de leche.

Algunas de las semillas sólo puede germinar en semillero, por eso te recomendamos que si quieres cultivar alguna de las siguientes hortalizas vayas poniéndote manos a la obra:

  • Tomate de ensalada
  • Berenjena negra
  • Pimientos de freir
  • Puerro
  • Cebolla

Hay otras hortalizas que puedes sembrar más adelante en el interior,  porque necesitan más calor para cultivarse en el exterior son:

  • Melón amarillo
  • Melón verde
  • Pepinos
  • Sandías
  • Calabazas

Por último si tenemos cuidado de tapar bien la maceta con plásticos las noches de heladas que todavía quedan en febrero, podemos cultivar directamente en nuestro huerto desde ya.

  • Lechuga
  • Espinaca
  • Cebollino
  • Patatas.

Conoce más sobre el autor en su