Como construir una placeta circular pavimentada

Una placeta circular pavimentado crea de inmediato un punto focal del jardín que podemos aprovechar como un patio donde colocar una mesa, siendo el lugar perfecto para descansar en el jardín. En este artículo te enseñaremos a crear uno paso a paso de una forma sencilla.

Como construir una placeta circular pavimentada

paso-1Paso 1: Antes que nada debemos seleccionar el lugar donde queremos ubicar la distinguida placeta, siendo preferiblemente en aquellas zonas de césped en las que no crece bien debido a una excesiva sombra al fondo del jardín. Para ello primero se ha de limpiar bien la zona para alisar el suelo con una capa de arena de al menos 5 cm de profundidad.

 

 

 

 

paso-2Paso 2: Una vez listo el suelo, se ha de centrar el centro de la zona que queremos pavimentar y crear una circunferencia. Para ello será suficiente clavar en el suelo una estaca y con un cordón  atado a la estaca delimitar un circunferencia. Acuérdate de marcarla bien y de mantener siempre tenso el cordón para que la circunferencia sea perfecta.

 

 

 

 

paso-3Paso 3: Una vez ya marcada la circunferencia hay que colocar los primeros adoquines (en este caso), aunque puede ser otro material como ladrillos, losas o cantos rodados. Haz que casen perfectamente enterrándolos unos centímetros, procurando que todos queden a una misma altura.

 

 

 

 

 

paso-4Paso 4: Una vez puesto el primer círculo de adoquines, se ha de continuar haciendo círculos hacia dentro y hacia fuera, tomando como referencia el primer círculo realizado, hasta la anchura deseada. Conforme te acerques al centro verás que no casan los adoquines, para ello tendrás que ir cortándolos, bien con una radial o con una pica. Intenta buscar un adoquín circular del mismo material para el centro, ya que darle una forma redondeada a un adoquín es difícil para hacerlo en casa.

 

 

 

paso-5Paso 5: Puedes crear varios círculos de adoquines, aunque esto es opcional, teniendo en cuenta su forma para poder juntar ambos de una forma aseada. También es el momento de hacer un camino para llegar a la placeta si se quiere del mismo material limpiando la zona de acceso y repitiendo el primer paso.

 

 

 

 

 

paso-6Paso 6: Una vez tengas todo el pavimento colocado, tendrás que colocar un mortero seco a base de dos partes de arena y una de cal entre los huecos de los adoquines para que no se muevan y queden fijos. Basta con esparcir la arena con una escoba  o un cepillo de cerdas duras para extenderla homogéneamente en todas las juntas de los adoquines.

 

 

 

 

paso-7Paso 7: Ya terminada la labor de esparcir el mortero, llega la hora de rociar todo el círculo con agua para que el mortero fragüe y queden fijos los adoquines. Una vez este seco, ya puedes disfrutar de tu placeta para descansar e invitar a tus amigos a tomar algo fresquito en los días de verano.

Cinco ideas prácticas para separar espacios del jardín

En nuestro jardín es habitual contar con diversos espacios compartimentados: la zona de césped, el paseo empedrado, el porche, la piscina… Para separarlos, utilizamos soluciones constructivas como muros y vallas, que podemos decorar con plantas para integrarlos en el paisaje. En este post te contamos cinco ideas muy fáciles de realizar.

Cinco ideas prácticas para separar espacios del jardín

ocultar una valla con jardinerasOcultar una valla con jardineras

Las jardineras pueden convertirse en tu jardín o terraza en aliadas decorativas… y constructivas. Por ejemplo, en esta foto verás cómo se realiza una eficaz labor de ocultación de la poco estética tela metálica del lindero. Sus componentes son las colgantes petunia y verbena y la margarita inmortal (Helichrysum).

 

 

Plantas anuales en una repisa

Un muro de ventilación, de separación o incluso una chimenea, pueden convertirse en una orla decorativa para el jardín, adosando un estante donde colocar pequeñas jardineras para las plantas anuales enanas, como lobelias o escaévolas.

 

 

la ventana con colgantesLa ventana con colgantes

El alféizar de una ventana también puede convertirse en motivo decorativo, en este caso de la fachada de la casa. Puedes recurrir a la bellísima y resistente alegría guineana (Impatiens “New Guinea”) y como colgante a la elegantísima lisimaquia (Lysimachia nummularia).

 

 

surfinias sobre un muroSurfinias sobre un muro

Nada como las petunias y, sobre todo, su variedad registrada Surfinia, para decorar y realzar un muro de ladrillo. Sus cientos de campanas cubren con efectividad gran parte de la pared, llenándola de gracia y color.

 

 

 

para un cajón...¡lechugas!Para un cajón… ¡lechugas!

Puedes aprovechar las variedades cromáticas de lechucas (Lactuca sativa), como “Lollo Rosso” o “Hoja de Roble Roja”, para, combinándolas con otras verdes, como “Trocadero” o “Iceberg”, conseguir la original composición que puedes ver en esta fotografía.

 

Plantas imprescindibles para un jardín pequeño

Una de las normas que todo buen paisajista suele aplicar al diseño de jardines pequeños es no sobrecargarlo de plantas. El poco espacio disponible requiere de armonía cromática, y por ello, además de recomendar poca variedad vegetal, las plantas deben elegirse cuidadosamente para conservar el equilibrio visual.

Plantas imprescindibles para un jardín pequeño

En este post comentamos las plantas que no deberían faltar en tu pequeño jardín.

  • La base del jardín deberían ser especies perennifolias, ya sean árboles, arbustos o herbáceas. Te garantizarán color durante todo el año.
  • Añade también especies que sean atractivas durante al menos dos de las estaciones del año, como, por ejemplo, Coprosma, Pittosporum, Nandina, arce japonés, madroño o lantana.
  • También es conveniente contar con plantas de crecimiento lento, como el boj (Buxus sempervirens), que conllevan menos trabajo de mantenimiento y no distorsionan el diseño inicial del jardín.
  • Para las paredes, puedes optar por trepadoras no demasiado volubles, como la hiedra o, incluso, por árboles y arbustos en espalderas.
  • Otra de las reinas de los jardines en miniatura son las plantas aromáticas, como el espliego (Lavandula latifolia) o la menta verde (Mentha viridis).
  • Si vas a plantar cerca de la vivienda, elige árboles pequeños de hoja caduca. De esta forma, el sol de invierno podrá entrar en tu vivienda.
  • También son muy recomendables los arriates con un solo tipo de flor (pero reflorecientes), como la alegría (Impatiens), o de distintas flores de la misma gama tonal.
  • Y por supuesto, las gramíneas, que no necesitan mantenimiento y que aguantan con belleza el otoño e invierno, y el Phormium, muy usado para macizos por su elegante follaje lineal de color verde medio.

Por supuesto, no es necesario que incluyas todas estas especies en tu jardín. Dependerá del espacio disponible y de sus características. Recuerda que el equilibrio y la armonía deben presidir toda la composición.

 

 

¿A qué distancia del vecino puedo plantar mi seto?

Es una de las preguntas que más nos hacemos cuando queremos delimitar nuestra parcela para poder separarnos de los vecinos y darnos privacidad.

¿A qué distancia del vecino puedo plantar mi seto?

Para ello existen una serie de normativas para árboles y arbustos, ya que para ellos existe una distancia mínima que marca la normativa en la cual delimita la distancia de plantación hacia el linde. La finalidad de la norma es evitar que las raíces se aprovechen del suelo ajeno y las ramas priven al vecino o a nosotros mismos de luz y de aire. Para ello tendremos que seguir una serie de pasos para informarnos que marca la normativa:

1º.- En primer lugar hay que acudir al Ayuntamiento a comprobar si hay alguna ordenanza municipal que regule la distancia de plantación. ¡Ojo! Estas ordenanzas no pueden marcar una distancia menor de la que señala el Código Civil.

2º.- En caso de no haber, también merece la pena investigar si en la zona hay alguna costumbre particular en las distancias de plantación. (Se puede localizar preguntando en el ayuntamiento, vecinos, algún perito de la zona…).

3º.- En caso contrario tendremos que aplicar esta norma: «No se podrá plantar árboles cerca de una propiedad ajena sino a la distancia autorizada por las ordenanzas o la costumbre del lugar, y es su defecto, a la de 2 metros de la línea divisoria de la propiedad si la plantación se hace de árboles altos y de 50 centímetros si la plantación de de arbustos o árboles bajos (se entiende por árbol bajo los podados para crear setos, ej. Cipreses). Todo propietario tiene derecho a pedir que se arranquen los árboles que en adelante se plantaron a menor distancia» art. 591 Código Civil

Resumiendo, 50 centímetros para arbustos y árboles bajos (ej., trepadoras, rosales, arbustos…..) y 2 metros para árboles altos. Además este artículo se aplica para todo: en finca urbana y en finca rústica.

Una advertencia final, algunas sentencias consideran que si transcurren más de 20 años con los árboles/arbustos plantados a distancia inferior a las marcadas se pueden tener derechos adquiridos y ya no se podrán quitar, por eso recomiendo no dejar pasar ese plazo y advertir antes al vecino por escrito de forma adecuada  que debe quitar esas plantaciones.

 

Cómo hacer un estanque (1)

Tanto en el agua como cerca de ella pueden desarrollarse especies vegetales de gran valor ornamental y poco común en otros ambientes, a la vez que un mundo animal especialmente interesante.

Como hacer un estanque (1)

Fundamentalmente los estanques pueden ser de dos tipos: prefabricados o de lámina. Los prefabricados son de más fácil colocación, pero con los de lámina uno mismo crea la forma que desee dar al estanque.

El tamaño depende del espacio disponible y de la cantidad de plantas que se quieran plantar. En cualquier caso es una elección personal, aunque hay que tener en cuenta que las plantas acuáticas se desarrollan rápidamente, y un nenúfar, después de tres años, cubre una superficie de 1,5 a 2 m2.

La profundidad del estanque es una cuestión objetiva dependiendo de las plantas que se quiera plantar y de si han de vivir o no animales en él. Una profundidad de 20-40 cm es suficiente para algunas plantas acuáticas, pero si se desea plantar nenúfares ó se prevé tener peces la profundidad deberá ser de 50-60 cm ó incluso más, pues en los días calurosos asegura la oxigenación y con ello la calidad del agua, que es imprescindible para el buen desarrollo de peces y plantas.

Es importante que el agua esté siempre al mismo nivel, especialmente para los nenúfares. Esto es así debido a que sus hojas brotan directamente de la raíz con pecíolos muy largos que permiten a éstos extenderse sobre la superficie. Si desciende el nivel del agua los pecíolos crecen, pero lo hacen lentamente, por lo que cuando el nivel vuelve a subir las hojas permanecerían bajo el agua durante un tiempo más o menos largo.

La plantación del estanque se efectúa desde la orilla hacia el centro. La tierra debe ser especial para plantas acuáticas, esto es, muy arcillosa y sin sustancias orgánicas que puedan descomponerse. Recortar un poco las raíces antes de introducirlas en el fondo facilita el arraigamiento. La plantación puede realizarse colocando la tierra directamente sobre el fondo del estanque o en contenedores. Sobre la superficie, ya sea directamente en el suelo o en recipientes, se depositará una capa de guijarros o arena para evitar que la tierra y las plantas refloten, contribuir a mantener la limpieza del estanque y hacer que éste ofrezca un aspecto más agradable.

Éstas son las primeras decisiones que debes tomar para construir tu propio estanque. En la segunda parte, te explicamos cuál debe ser la situación idónea, cómo mantenerlo y qué plantas son las más adecuadas para el estanque.

Plantas aromáticas en el jardín

A la hora de decorar un jardín podemos plantearnos colocar plantas aromáticas, son muchos sus atributos, sin embargo muchas veces decidimos colocar demasiadas plantas de flores de múltiples colores que no tienen aroma, pero porque no realizar un jardín de plantas aromáticas donde los aromas y perfumes de las plantas sean tan atractivos como los colores.

Plantas aromáticas en el jardín.

Un jardín donde las plantas aromáticas son las reinas no pasa desapercibido, además, podemos disfrutar de intensos colores, aromas e incluso texturas al pasar la mano por encima de las plantas haciendo que desprendan sus increíbles aromas embriagadores.

No sólo el gusto radica en sus agradables aromas, sino que muchas de ellas poseen usos medicinales ó como condimentos que se han ido aprovechando desde el inicio de los jardines, por sus múltiples cualidades. Para un jardín de este estilo no necesitamos grandes espacios, pues por ejemplo las plantas mediterráneas como el romero (Rosmarinus officinalis), la lavanda ( Lavandula officinalis) ó el tomillo (Thymus vulgaris) apenas necesitan espacio para desarrollarse aportando su color, y por supuesto su aroma, en sitios pequeños, como pueda ser una jardinera de tan sólo 1 metro, en macetas junto a la puerta de entrada ó en el alfeizar de la ventana.

Son muchas las plantas aromáticas que nos podemos encontrar. Muchas de ellas vivaces ó herbáceas, otras arbustivas e incluso arbóreas como el laurel (Laurus nobilis). Las más conocidas, entre otras, son las anteriormente mencionadas, pero hay otras menos conocidas y con aromas cítricos como la hierba limón (Cymbopogon citratus), la hierba luisa (Lippia citriodora) ó el geranio de olor (Pelargonium graveolens). Pero si hay que hablar de plantas aromáticas no podemos olvidarnos de las bien conocidas rosas (Rosa sp.) que dan floraciones estupendas encontrándolas en todo el planeta ó los jazmines (Jasminum officinale) trepadora por excelencia en rejas y pérgolas.

Lo más usual es colocarlas cerca de zonas de paso para poder disfrutar de sus aromas, cerca de la cocina ó a los lados de un banco de jardín para disfrutar sus aromas mientras leemos. Así que, si dispones de sitio para ubicar a estas plantas, no lo dudes, pues todas ellas son muy floríferas y alegran cualquier punto del jardín, nadie quedará indiferente al pasar delante de ellas.