Los discretos conejos enanos

Los conejos enanos son unas mascotas que están de moda. Son muy silenciosos y discretos, pero como cualquier otra mascota, también requiere una serie de atenciones que no debes descuidar.

Cuando decidimos tener una mascota, es necesario recordar que con ella adquirimos una serie de responsabilidades. Cada vez son más las personas que se encariñan de los simpáticos conejos enanos.

Lo primero que tienes que tener en cuenta es que es un animal que necesita espacio para moverse. No puedes tenerlo siempre encerrado, aunque cuando lo dejes suelto puede hacer de las suyas. Roer los cables de la televisión o del teléfono es una de sus grandes debilidades.

Pero, son esos pequeños riesgos que tienes que asumir al adquirir una mascota. Son cosas que tienes que tener muy claras antes de comprometerte a su cuidado. Lamentablemente, siguen existiendo muchos casos de abandono de animales porque sus amos se ven incapaces de atenderles debidamente o sencillamente se cansan de ellas.

¿Por qué elegir un conejo enano como mascota?
Es muy probable que te encariñes de ellos por su simpática y tierna apariencia. A diferencia de los perros, no necesitan que los saques a pasear dos veces al día.
Por otro lado, es un animal al que puedes acariciar y mimar todo lo que quieras, se van a dejar fácilmente.

También puede que te decantes por un conejo enano como mascota por su sociabilidad, lo que además le hace ser muy poco agresivo. Es muy inteligente y bastante obediente por lo que, con un poco de paciencia, le puedes enseñar a que sea también muy aseado.

Cuidados de los conejos enanos
Para empezar, debes conocer a qué especie pertenece, ya que no todos los conejos enanos son iguales y, por tanto, pueden tener cuidados específicos diferentes.

En cuanto a la alimentación, es importante saber que no es recomendable dejarle toda la comida de golpe, sino dosificarla en varias veces al día. Son muy glotones y se pueden dar un gran atracón. En las tiendas especializadas te explicarán cuál es el mejor pienso para tu conejo, en función de la edad que tenga el animal, así como qué tipo de verduras y hortalizas puedes incluir en su dieta.

También tienes que cuidar su higiene dándole un cepillado al menos una vez por semana. Es habitual que suelten pelo y se hagan unas molestas bolas que pueden ingerir y dañar su estómago.

Procura mantener su w.c. limpio. Lo habitual es dejarle una bandeja con serrín para que pueda hacer sus necesidades. Para enseñarle, puedes empapar un pañuelo con su orín y dejarlo en la bandeja para que él sepa dónde tiene que acudir.

Dónde tener al conejo
Las dimensiones recomendables de una jaula de un conejo enano es de seis o siete veces mayor a su tamaño. Si tiene barrotes en su parte inferior, hay que recubrirla con paja para que no se lastime las patas.

Tiene que tener su comedero y bebedero, y vigilarlo para que siempre tenga agua, además de que esté limpio. El agua es recomendable reponerla cada día.

También puedes facilitarle algunos juguetes. Le gustan las bolsas de papel, las cajas de cartón o otros elementos como los rollos de papel higiénico vacíos. Puedes ponerle algún trozo de tela o trapos para que juegue con ellos y los mordisquee, aunque hay que tener cuidado con que se los coma.

Y, aunque le proporciones una jaula bastante grande, los conejos enanos necesitan también darse sus paseos. Al menos una vez al día, es importante que el conejo pueda estar fuera de la jaula, para que corra, juegue y no se estrese. Tendrás que tener cuidado con los cables pues una de sus distracciones favoritas es mordisquearlos, lo que también puede ser peligroso.

Cómo prevenir la picadura de los mosquitos en perros y gatos

En verano, los insectos y parásitos no solo afectan a las plantas y a las personas. Los perros y los gatos también sufren los efectos de esos molestos invasores.

Con la llegada del buen tiempo y las altas temperaturas, llegan las indeseables visitas de los mosquitos y otros insectos. También pasamos más tiempo al aire libre, donde nos encontramos menos protegidos.

Es habitual que pongamos en casa repelentes para los mosquitos, que compremos cremas y otros productos que sirvan para ahuyentarlos, o que encendamos velas de aromas fuertes para que los insectos no tengan la tentación de invadir nuestro espacio.

Pero, ¿qué hacemos para proteger a nuestras mascotas?
Si las personas pasamos más tiempo al aire libre, también lo harán nuestras mascotas. En el campo, zonas ajardinadas y húmedas es donde puede haber una mayor concentración de esos molestos insectos.

El pelo que cubre la piel de los animales les ofrece una mayor protección ante la picadura de los mosquitos que la que puedan tener los humanos. Pero eso no impide que el mosquito les pique y les pueda provocar las mismas irritaciones o molestias.

Se trata del menor de los males que provoca una picadura, pues en los animales también pueden ocasionar problemas mayores. En el caso de los perros, a través de una picadura de mosquito se pueden contagiar de enfermedades como la del gusano del corazón, que puede llegara provocar graves lesiones pulmonares y arteriales en el animal.

Como siempre, la mejor medida para evitar cualquier tipo de problema de salud es la prevención.

Medidas preventivas ante los mosquitos
-Hay que evitar dejar recipientes con agua estancada, donde los mosquitos se reproducen con una gran facilidad. También es conveniente cambiar el agua de los cuencos de los animales con frecuencia, siendo mayor en las épocas estivales.

-Colocar mosquiteras en las puertas y ventanas de la casa. Así puedes tener la casa aireada evitando que los mosquitos y otros insectos entren. No es bueno tener siempre las ventanas cerradas, incluso aunque dispongas de sistema de refrigeración. Es necesario renovar el aire del hogar.

-Tener repelentes de mosquitos en el exterior. Las velas de citronela y las lámparas anti mosquitos son muy efectivas.

-Utilizar productos repelentes. En tiendas especializadas encontrarás aquellos que son aptos tanto para los humanos como para los perros y los gatos. No todos los collares antiparasitarios son efectivos también contra los mosquitos. Algunos pueden tener efecto también ante las picaduras de los mosquitos o cualquier tipo de insecto.

-Si sacas a pasear a tu perro, procura evitar las zonas pantanosas, donde mayor proliferación de mosquitos hay.

5 secretos sobre las suculentas que te sorprenderán

Una de las principales características de las plantas suculentas es su resistencia y su fácil cuidado. Aunque tienen otras muchas propiedades, algunas de las cuales pueden resultarte sorprendentes.

Las plantas suculentas, también conocidas como crasas, son aquellas capaces de almacenar agua suficiente para hacerlas resistir a las situaciones climáticas más adversas.

Existe una amplia variedad de especies de suculentas que han sido clasificadas en diferentes familias. Algunas de las más conocidas son el aloe vera, el cactus, la rosa de alabastro o el árbol de jade.

Todas tienen en común su gran resistencia y sus sencillos cuidados. Aunque también tienen una serie de cualidades que le confieren ese carácter especial.

Secretos y curiosidades sobre las suculentas
1.Las suculentas capturan el dióxido de carbono por la noche a través de sus poros abiertos, que cierran por la mañana para no perder nada de la humedad. Así, resisten mejor las altas temperaturas diurnas y aprovechan los nutrientes. Al no abrir sus poros o estopas durante el día, sus hojas no se marchitan.

2.Las espinas de los cactus, en realidad son hojas que se han ido adaptando para poder sobrevivir. Las crasas las han ido engordando para retener el máximo de agua posible.

3.Aunque este tipo de plantas se asocia a lugares desérticos, lo cierto es que hay algunas especies que también pueden vivir en lugares más fríos, pues pueden resistir hasta temperaturas de más de 5º bajo cero.

4.Se pueden reproducir a través de una hoja. Solo tienes que cortar un pedazo de la flor, aunque no tenga raíces, y colocarla encima de la tierra. Ni siquiera es necesario que llegues a enterrarla. Pulvirízándola con agua, al cabo de unas semanas comprobarás que ella misma se ha agarrado a la tierra y al poco tiempo, podrás trasplantar a una nueva maceta.

5.El color asociado a estas plantas es el verde, aunque existen especies que sorprenden por su variedad cromática. Las pertenecientes al género Pereskia pueden confundirse con rosas salvajes. También hay algún cactus que tiene efectos alucinógenos, como el Laphophora williamsii o el Echinopsis pachonoi.

Hay todo un mundo maravilloso por descubrir en torno a las suculentas, con especies de lo más asombrosas. En California, hay incluso un cactus que es capaz de moverse. Conforme va creciendo se va desplazando en una dirección, mientras que el tejido que deja se va muriendo poco a poco.

Las suculentas son plantas poco exigentes, pero no por ello tienes que prestarle unos cuidados y atenciones mínimas.
A pesar de que son capaces de almacenar mucha agua en su interior, lo que hace que no sea necesario regarlas con asiduidad, es un error pensar que no necesitan que les des de beber de vez en cuando. El agua que acumulan en sus hojas o tallos tiene que salir de algún sitio y si nadie se la proporciona puede acabar secándose.

Plagas más comunes en tu huerto urbano

Si tienes un huerto urbano, es probable que te hayas tenido que enfrentar a alguna molesta plaga o enfermedad de tus plantas. ¿Cuáles son las más comunes y cómo evitarlas?

Tener un huerto urbano ya sabemos que tiene muchos beneficios y que te puede aportar grandes satisfacciones. Sin embargo, también puedes tener que enfrentarte a molestos problemas, algunos de los cuales son comunes a todos los huertos.

En esta época del año, con las temperaturas más altas, los insectos más agresivos pueden atacar a nuestras plantas.

Uno de los insectos cuya visita es más habitual en las plantas es el famoso pulgón. Pero también hay otros parásitos, hongos y bacterias que pueden arruinar nuestra cosecha.

Vamos a ver aquellos más comunes en los huertos urbanos y todo tipo de huertos.

Insectos y parásitos
Como ya hemos dicho, el pulgón es uno de los insectos que con más asiduidad visita los huertos. Este molesto parásito perfora la hoja y el tallo de las plantas para absorber su savia. Ya que los pulgones segregan una sustancia azucarada que a las hormigas les gusta mucho, si en tu plantación encuentras la visita continuada de hormigas, es posible que tus plantas hayan sido atacadas por el pulgón.

Como método natural para invitar al pulgón a que se marche, podemos hablar del hisopo. Es una planta que despide un olor que resulta repugnante a los pulgones. También puedes “contratar” a las infalibles mariquitas, a las que les encanta los pulgones y se pueden dar un gran festín en tu huerto.

Otro parásito común en los huertos es la famosa mosca blanca, que se colocan en el envés de las hojas y las vuelven de un color amarillento.

Para ahuyentar a la mosca blanca puedes plantar plantas que la ahuyentan por su olor, como son el romero o la albahaca. Si no tienes una gran invasión de moscas blancas, puedes intentar eliminarlas de forma natural.

Enfermedades comunes
Otras enfermedades comunes de las plantas son las que están causadas por hongos y bacterias.

Entre los hongos más habituales se encuentra el oídio, que cubre las hojas con una capa como de polvo o algodón, sobre todo a las hoja de hortalizas. Tendrás que eliminar las hojas afectadas para que no se contagie a otras plantas y procura mantener el huerto limpio y aireado, pues un denso follaje que esté demasiado húmedo puede provocar la aparición de este hongo.

También te puedes encontrar con las hojas cubiertas de una capa más negruzca, debido a la aparición de otro tipo de hongo, que puede estar provocado por esa sustancia azucarada que segrega el pulgón. A este hongo se le conoce como negrilla y para eliminarlo tendrás que acabar primero con la plaga de pulgón o mosca blanca que ha atacado a tus plantas.

En cuanto a las bacterias más comunes que afectan a los cultivos, son aquellas que aparecen por un exceso de humedad.
Para evitarlo, tendrás que observar tu huerto y controlar el riego. En algunos casos, quizás tengas que cambiar de ubicación la planta afectada para que no contagie a otras.

Por qué comprar claveles

Los claveles son plantas de exterior que viven de un año para otro en la mayoría de zonas.
Por lo general toleran bien las heladas ligeras. En zonas con inviernos más rigurosos, será necesario protegerlos del frío o se comportarán como una planta anual. Hay una gran variedad de tipos de clavel, con una gran diversidad de colores, tamaños y tipos de flor.