Acerca de Javier Soto Manzano

Ingeniero Agrónomo. Responsable comercial céspedes TOP GREEN.

El césped y el verano

El verano es el período de tiempo en el que el césped vive las peores condiciones para su vegetación. Esto es debido a las altas temperaturas registradas en estas fechas, con picos generalmente muy altos en el mes de julio y parte de junio y agosto.

El césped y el verano

Por otra parte, es el momento del año en que esperamos más de él, debido a que es cuando más se disfruta de su presencia.

¿Cómo podemos conjugar estas circunstancias al objeto de disfrutar de una cubierta vegetal lo más sana posible en la época de máxima utilización? Varias son las cuestiones que pueden dar la clave a esta pregunta:

– Elección del tipo de césped más adecuado a nuestro entorno.

En general, y para el clima continental de la Península. Los céspedes con un porcentaje alto en Festuca arundinácea tienen un mejor comportamiento. En zonas del litoral mediterráneo, donde los inviernos son suaves, podemos optar por céspedes que lleven Cynodon (grama) en su composición. Para zonas húmedas de la cornisa cantábrica, con veranos más suaves, esto no tiene tanta importancia y se puede recurrir a combinaciones más convencionales.

– El riego es un punto clave y esencial.

Hay que gestionarlo racionalmente. No se trata de encharcar, sino de atender a las necesidades hídricas del cultivo. En verano dichas necesidades están en valores aproximados de 4-5 l/m2 y día. Este caudal se puede aplicar en un solo riego diario, fraccionado en dos, o bien en días salteados con el aumento proporcional del caudal. El mejor momento es al amanecer. También es posible hacerlo a última hora de la tarde. Durante el día, se pueden dar riegos de refresco, pero no conviene mojar demasiado.

– La siega

Las siegas se deben practicar con el césped totalmente seco, y es importante no dejar restos en el terreno.

– Finalmente está el tema de los tratamientos.

En principio no es recomendable dar tratamientos de forma preventiva (salvo el caso de siembras nuevas o resiembras en estas fechas). Pero a la aparición de los primeros síntomas de hongos (rodales secos), es preciso actuar rápidamente con un fungicida específico.

El césped es un ser vivo que agradecerá los buenos cuidados que le demos.

 

Cuidados del césped en los meses de enero y febrero

Nos encontramos en una época del año en la que el césped nos da poco trabajo. Pero cuidado, eso no significa que lo debamos tener abandonado durante este periodo. Hay aspectos que puede ser importante tener en cuenta.

Cuidados del césped

En primer lugar, el riego. Estamos en una época en la que el césped apenas necesita aportaciones hídricas, pero no obstante, si el invierno es muy seco conviene que lo apoyemos con algún riego aislado, sobre todo si estamos en febrero y las temperaturas comienzan a suavizarse.

Igualmente, no estamos en fechas de sufrir enfermedades o ataques de gusanos. Pero hay algún hongo especializado en actuar en condiciones de bajas temperaturas, por lo que en caso de ver algún rodal seco, debemos actuar rápidamente. Dadas las condiciones meteorológicas de estas fechas, los fungicidas que conviene aplicar deben ser de contacto y/o penetrantes.

Febrero es un buen momento para eliminar las zonas con musgo, en caso de que las hubiere. Para ello, basta con aplicar sulfato de hierro (a dosis de unos 30 gr/m2), regar a continuación y cuando el musgo este afectado (color marrón), retirarlo con la ayuda de un rastrillo. Probablemente sea necesaria una resiembra para recuperar la densidad de la zona que ha estado invadida por el musgo.

Si hay que reponer alguna calva, y dadas las condiciones de temperaturas que nos podemos encontrar, es recomendable su reparación mediante la utilización de tepes. Si las calvas son de pequeño tamaño, no importa, dado que el tepe admite todos los cortes que queramos practicarle. Basta con un utilizar un cuchillo o cutter que esté bien afilado. Tarda aproximadamente 10-15 días en “agarrarse” al terreno, período durante el cual conviene que se mantenga en reposo.

Conviene dar alguna siega espaciada, con objeto de homogeneizar alturas y también para mantener la máquina activa, y poco más. De esta manera, el césped llegará en las mejores condiciones posible a la primavera, momento en el que nuestro césped va a requerir una atención más personalizada.

El mantenimiento del césped en invierno.

Estamos ya finalizando el año, y el césped nos pide cada vez menos actuaciones. Noviembre y diciembre son meses en los que el césped comienza su ralentización, especialmente en zonas frías de la península.

Cesped en invierno

Pero hemos de tener en cuenta que el césped, aún bajo temperaturas muy bajas en las que no tenga prácticamente desarrollo vegetátivo (aéreo), no deja de estar activo, y su actividad metábolica no se frena en ningún momento.

Es por ello que en estos meses, aunque de forma muy espaciada, es conveniente aplicarle alguna siega y algún riego.

Es importante segar, entre otras cosas porque las máquinas de gasolina (mientras que no tenga el depósito vacío), deben ponerse en funcionamiento al menos una vez al mes, porque en caso contrario podemos tener problemas con el carburador y encontrarnos con que no nos arranca pasado un tiempo desde la última utilización. Además estas siegas, aunque esporádicas, ayudan a mantener más homogéneo al césped en altura.

Si no llueve en estas fechas, es conveniente dar algún riego, ya que el sistema radicular no paraliza nunca su desarrollo (aunque se ralentice), y por ello puede acusar un período largo en el que no llueva.

Por lo demás, recordar lo hablado anteriormente respecto al musgo y enfermedades, y poco más hay que hacer.

Si hay que reponer alguna calva, y dadas las condiciones de temperaturas que nos podemos encontrar, es recomendable su reparación mediante la utilización de tepes. Si las calvas son de pequeño tamaño, no importa, dado que el tepe admite todos los cortes que queramos practicarle. Basta con un utilizar un cuchillo o cutter que esté bien afilado. Tarda aproximadamente 10-15 días en “agarrarse” al terreno, período durante el cual conviene que se mantenga en reposo.

 

Logo bulbo

Participa en tuinen.es!

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?, ¿Deseas compartir alguna información adicional con el resto de lectores? Déjanos tu comentario o entra en nuestra página en Facebook y contestaremos a tus cuestiones lo antes posible.

Para más consejos también síguenos en Twitter y Google+.

Para conocer más acerca del autor  visita la página Nuestros colaboradores

Qué hacer en el césped durante el mes de Octubre

A pesar que durante este mes las siegas y los riegos disminuyen, hay que estar muy atentos a las enfermedades. Los céspedes de clima cálido empiezan a amarillear  aunque siempre hay técnicas para evitar esta situación y conseguir que luzcan  como en verano.

Ill. Lawn Luxury lawn Woman Direct viwe_14105640

El mes de octubre empieza a ser más tranquilo en cuanto a trabajos a realizar en el césped. Las temperaturas comienzan su descenso, los días son más cortos y húmedos y por tanto, siegas y riegos comienzan su camino descendente.

Hay, eso sí, algunas enfermedades que son muy características de estas fechas y los musgos tienen mejores condiciones para su desarrollo, allí donde tengan facilidades para hacer su aparición.

Enfermedades como Dollar spot, hilo rojo o roya son muy propias de estas fechas.

En cuanto al musgo, en caso de hacer aparición, podemos actuar contra él mediante una aplicación a base de sulfato de hierro.

Pero llegadas estas fechas, quiero destacar la posibilidad de actuar en el caso de que la pradera esté compuesta por especies C-3, es decir, a base de lo que denominamos céspedes de clima cálido (bermudas, paspalum etc). Dichas especies, cualquiera que sea la climatología peninsular, entran en estas fechas en lo que denominamos dormancia o latencia invernal. Debido a ello, pierden el color quedando en un estado de tonalidad pajiza.

Esto es normal en muchos céspedes de la zona mediterránea, pero cada vez es más frecuente en zonas más frías, debido en buena medida al ahorro en agua que supone un césped de estas características. Para evitar esta situación se utilizan técnicas que mejoran la calidad y el aspecto de este tipo de praderas. La técnica que se aplica, denominada como “overseeding” consiste básicamente en lo siguiente:

1º) Siega del césped lo más raso posible.

2º) labor de escarificado y retirada de restos.

3º) Resiembra de ray grass inglés a razón de 50 gr/m2.

4º) Tapado de la semilla y/o pase de rulo.

De esta forma, el raygrass inglés enmascara la latencia del césped durante la época en que se encuentra dormido. En primavera, lo normal es que el ray grass se vea “absorbido” por el césped “viejo” y todo vuelva a su sitio. Es factible acelerar este proceso de transición con la aplicación de un herbicida de la familia de las sulfonil-ureas. (afectan al raygrass sin perjudicar a la bermuda).

Si hay que aplicar herbicidas selectivos, es mejor hacerlo antes del overseeding.

 

Logo bulbo

Participa en tuinen.es!

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?, ¿Deseas compartir alguna información adicional con el resto de lectores? Déjanos tu comentario o entra en nuestra página en Facebook y contestaremos a tus cuestiones lo antes posible.

Para más consejos también síguenos en Twitter y Google+.

Para conocer más acerca del autor  visita la página Nuestros colaboradores

 

Qué hacer en el césped durante el mes de Septiembre

Septiembre es siempre un mes interesante para intervenir en los céspedes. En primer lugar, quiero resaltar que en estas fechas, y una vez que han remitido los altos calores veraniegos, se suele producir una recuperación natural del césped, que tiende a vegetar nuevamente con mayor normalidad.

El-cesped-en-septiembre

Según el estado en que se encuentre nuestra pradera, hay labores muy oportunas a ejecutar:

Escarificado: supone en primer lugar una limpieza de todos los restos que se han ido acumulando a lo largo del verano (eliminación del fieltro o thach). En segundo lugar, es una poda “vertical” del césped, que tiene una respuesta consistente en un mejor ahijamiento de las plantas y por tanto supone la aparición de nuevas hojas. Finalmente, permite una mejor filtración del agua y además es imprescindible si necesitamos hacer una resiembra.

Esta labor se puede hacer a lo largo de todo el mes, e incluso en octubre en zonas calurosas.

Fertilización: al igual que en el caso anterior, se puede ejecutar a lo largo de Septiembre (climas más fríos), u Octubre (climas más cálidos). También podemos desdoblar la aplicación en dos aportaciones: primera quincena de septiembre y finales de octubre. En cualquier caso, en estas épocas interesa un producto con alto contenido en potasa (resistencia al frío), y no demasiado cargado en nitrógeno (o por lo menos que lo aporte en forma de lenta liberación).

Por lo demás, ya podemos ir disminuyendo la frecuencia e intensidad de los riegos, y en cuanto a las siegas, es factible, y recomendable, bajar un punto la altura respecto a la que estábamos cortando en el verano.

Finalmente, y como siempre digo, hay que mantener una permanente vigilancia respecto a las plagas y enfermedades. Un césped abonado de forma equilibrada, está mejor preparado para prevenir las enfermedades producidas por lo hongos. Pero de producirse, es aconsejable intervenir rápidamente para evitar su propagación.

Logo bulbo

Participa en tuinen.es!

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?, ¿Deseas compartir alguna información adicional con el resto de lectores? Déjanos tu comentario o entra en nuestra página en Facebook y contestaremos a tus cuestiones lo antes posible.

Para más consejos también síguenos en Twitter y Google+.

Para conocer más acerca del autor  visita la página Nuestros colaboradores

 

Mantenimiento del césped durante los meses de verano

Estos dos meses, caracterizados por las altas temperaturas estivales, son un poco la continuación de lo dicho en Junio, solo que en este caso el riego cobra mayor protagonismo, especialmente en Julio, caracterizado por ser el más caluroso del año.

 Mantenimiento-del-césped-en-verano3

De entre todo el horario posible, el riego de primera hora de la mañana es el más eficaz para el césped, ya que coincide con un momento pleno en su actividad fotosintética. Por el contrario, el riego nocturno, disminuirá un poco el riesgo de contraer enfermedades de hongos. En cualquier caso, los riegos largos se deben dar en cualquiera de estos momentos, y sobre todo evitando las horas centrales del día.

Las siegas se reducen un poco en estas fechas, y debemos procurar siempre ejecutarlas cuando el césped esté bien seco. Ahora es más importante que nunca dejar bien recogidos todos los restos de siega.

Y como decía en mi anterior artículo: vigilancia a enfermedades y también a la posible aparición de gusanos de suelo, cuyos síntomas sobre el césped se pueden confundir en un principio con los de algunas enfermedades.

Otra de las causas de decaimiento del césped por estas fechas veraniegas, la constituye la “seca” de algunas zonas, con una sintomatología también similar a la de algunos hongos, pero con ausencia total de ellos. Generalmente estas zonas afectadas se corresponden con suelos donde se ha generado una cierta capa de “thach” o fieltro. Es una capa hidrófoba, que se crea como consecuencia de una ineficaz descomposición de restos orgánicos. El aspecto de dicha capa (se posiciona en la parte más superficial del terreno) es como el de una esponja, que absorbe el agua, pero no la suelta. Se observa bien si hacemos un pequeño corte en el terreno. Generalmente, con más de 1 cm de grosor, da problemas.

La solución más eficaz son los pinchados (con posterior relleno de arena de sílice). Si la capa no es muy profunda, un bien escarificado, también nos ayudará a paliar el problema.

En cualquier caso, la aplicación de productos orgánicos (ácidos húmicos, fúlvicos, biopron etc), son prácticas que realizadas de forma sistemática, también se muestran eficaces.  Este tipo de productos conviene aportarlos a la salida del invierno-principios de primavera.

Y finalmente, recordar que no es bueno dejar las toallas mucho tiempo en el mismo sitio y que deberemosde tener también precaución con los productos que pueden ser agresivos con las plantas (cremas solares, bebidas isotónicas etc).

Logo bulbo

Participa en tuinen.es!

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?, ¿Deseas compartir alguna información adicional con el resto de lectores? Déjanos tu comentario o entra en nuestra página en Facebook y contestaremos a tus cuestiones lo antes posible.

Para más consejos también síguenos en Twitter y Google+.

Para conocer más acerca del autor  visita la página Nuestros colaboradores

 

Trabajos en el césped durante el mes de Junio

Para el mes de junio, la mayor parte de actuaciones sobre el césped ya deben estar realizadas. Los trabajos que no se le hayan practicado, es preferible dejarlos para el otoño.

 Trabajos-cesped-junio

Junio, y los próximos meses de verano, destacan por las altas temperaturas, y en este sentido, son dos las prácticas que cobran especial importancia en el cuidado del césped: el riego, y los tratamientos fitosanitarios, especialmente contra las enfermedades producidas por los hongos.

 El riego

Se avecinan las fechas de mayor consumo hídrico. Se puede decir que, en general, entre mediados de junio y mediados de agosto, es cuando se produce un pico de necesidades en cuanto a aportación de agua para el césped. Los riegos, y especialmente el caudal aportado, va a estar en función de diversos parámetros (textura del terreno, grado de insolación, composición del césped etc), pero en líneas generales, se puede decir que las necesidades diarias en estas fechas, oscilan en torno a los 4-5 litros/m2.

Dicha aportación se puede realizar de diferentes maneras, es decir, desde programar un único riego al día con estas cantidades, fraccionarlo en 2-3 riegos al día, o bien optar por reducir el número de riegos, aumentando de forma proporcional el caudal de éstos.

Los suelos de textura suelta se deben regar más veces y con menos caudal, mientras que los de composición fuerte y arcillosa precisan menos aportaciones, pero de mayor intensidad.

El horario de riegos también tiene su importancia. Debemos elegir los momentos en los que la eficacia en el aprovechamiento del agua sea máxima. A primeras horas de la mañana y a última de la tarde serían los momentos más adecuados.

No pasa nada por regar en las horas centrales del día, pero estos riegos no deben ser copiosos, sino más bien de refresco de la temperatura circundante. Además deben ser compatibles con la actividad de recreo y disfrute de la pradera.

Los tratamientos

En principio, no soy partidario de los tratamientos preventivos, sino más bien de los que se realizan en curativo-precoz, es decir, a la aparición de los primeros síntomas.

Un césped sano y equilibradamente alimentado, es más resistente a las enfermedades, pero a la vista de la aparición de las primeras manchas (generalmente son en formas circulares), es conveniente la realización de un tratamiento fungicida. En principio, un único tratamiento suele ser suficiente. Si hay que repetir, es conveniente la alternancia en materias activas, con objeto de evitar posibles resistencias del hongo.

Y por lo demás, el trabajo principal que nos sigue dando el césped, son las siegas. Procurar seguir los consejos dados en el mes anterior, y prestar mucho cuidado en recoger bien los restos de siega, ya que en estas fechas veraniegas, y depositados sobre el césped, son muy dañinos (decoloraciones, quemaduras, proliferación hongos etc).

 

Logo bulbo

Participa en tuinen.es!

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?, ¿Deseas compartir alguna información adicional con el resto de lectores? Déjanos tu comentario o entra en nuestra página en Facebook y contestaremos a tus cuestiones lo antes posible.

Para más consejos también síguenos en Twitter y Google+.

Para conocer más acerca del autor  visita la página Nuestros colaboradores

 

Labores en el césped para el mes de Mayo

Durante este més hay fuertes oscilaciones térmicas y una disponibilidad de agua muy variable, por eso debemos cuidar nuestro césped para que estos cambios climáticos repentinos no le afecten.

Trabajos-césped-Mayo

Mayo es un mes en el que las condiciones climatológicas, en la mayor parte de la península, son todavía muy apropiadas para el césped. Pero cuidado, también es un periodo en el que se pueden producir oscilaciones fuertes de las temperaturas con las consecuencias que esto puede acarrear: decaimiento prematuro del césped, y aparición de enfermedades producidas por los hongos. Analicemos las siguientes labores:

Siegas: es uno de los meses más activos en este sentido. Como consejos útiles, recordar que en el momento del corte, conviene que el césped no esté húmedo, y que es aconsejable ir alternando la dirección de la siega (longitudinal y transversalmente).

También es recomendable no cortar más de 1/3 de la altura que tenga el césped.

Fertilización: normalmente, ya deberíamos tener el césped abonado, pero para el que no lo haya hecho todavía, es conveniente hacerlo cuanto antes para evitar en la medida de lo posible que se junte con las altas temperaturas que se puedan avecinar.

Riegos: podemos seguir con la práctica de 2-3 riegos semanales, pero aumentando un poco la dosis de agua respecto al mes pasado, especialmente si las temperaturas son anormalmente elevadas.

Vigilancia de plagas y enfermedades: en este sentido, no debemos bajar nunca la guardia. Se trata de prevenir, más que de curar, o más bien, de actuar de la forma más precoz posible ante la aparición de cualquier problema. Si hemos hecho recientemente una resiembra, es aconsejable un tratamiento con fosetil de aluminio.

 

Malas hierbas: si hay malas hierbas, no dejar los tratamientos para más adelante, ya que las altas temperaturas suponen un hándicap para la aplicación de herbicidas.

 

Las labores de aireación, son todavía factibles, pero en caso de querer ejecutarlas, se les puede sacar más partido en el otoño.

Logo bulbo

Participa en tuinen.es!

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?, ¿Deseas compartir alguna información adicional con el resto de lectores? Déjanos tu comentario o entra en nuestra página en Facebook y contestaremos a tus cuestiones lo antes posible.

Para más consejos también síguenos en Twitter y Google+.

Para conocer más acerca del autor  visita la página Nuestros colaboradores

 

Labores en el césped durante el mes de Abril

Durante el mes de Abril debemos de realizar los trabajos necesarios para preparar nuestro césped para el verano. Os dejamos unos consejos para que podáis disfrutar de un césped sano y vigoroso este verano.

Mantenimiento-cesped-Abril

En este mes, generalmente el césped experimenta una recuperación natural debido a la subida de las temperaturas propias de las fechas. Suele presentar por tanto un buen aspecto. Pero debemos prepararlo para la temporada veraniega, donde las altas temperaturas, y el mayor desgaste por subreuso, pueden pasarle factura.

Para ello, estas son las recomendaciones más destacadas de cara a este mes:

SiegaSiegas: en este mes es normal hacer al menos 2-3 siegas, por lo que interesa tener la máquina a punto, y con las cuchillas bien afiladas.

Fertilización: es una fecha clave para hacer la primera aplicación de abono. Interesa un abono rico en nitrógeno, y si se lo damos en forma de lenta liberación, mejor. Según el producto utilizado, con una sola aplicación es suficiente para la primavera, dejando la siguiente intervención para el otoño (donde invertiremos un poco las proporciones d

e los principales elementos nutricionales).

Riegos: la frecuencia y dosis de los mismos va a variar sensiblemente en función de la zona que se trate, pero en general, hay que pensar que para este mes, el riego debe estar ya en funcionamiento, y al menos se deben dar del orden de 2-3 riegos semanales.

Vigilancia de plagas y enfermedades: comienza la época de riesgo para el césped, y sin necesidad de hacer tratamientos preventivos, es importante la vigilancia ante la aparición de cualquier problema, con objeto de hacer un tratamiento curativo lo más precoz posible.

Malas hierbas: si por su número, no es aconsejable su eliminación manual. Es buen momento para hacer una escarda química. En el mercado hay una amplia oferta de productos. Es conveniente asesorarse sobre el espectro de actuación de cada uno de ellos.Resiembra césped

Aireación: si en el mes de marzo no se han ejecutado labores de aireación (escarificado y/o pinchado), todavía es buen momento para hacerlo. El escarificado es además un paso casi imprescindible como labor previa a la resiembra. La resiembra se puede hacer con una mezcla similar a la del césped, o mejor, con una mezcla especial de Raygrasses, como REGARNISSAGE de Top green.

 

Logo bulbo

Participa en tuinen.es!

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?, ¿Deseas compartir alguna información adicional con el resto de lectores? Déjanos tu comentario o entra en nuestra página en Facebook y contestaremos a tus cuestiones lo antes posible.

Para más consejos también síguenos en Twitter y Google+.

Para conocer más acerca del autor  visita la página Nuestros colaboradores

 

Características más importantes de las especies cespitosas

¿Conocéis las diferentes gramíneas utilizadas como cespitosas? ¿Sabéis cuales son las principales características de cada una de ellas? La elección de las especies adecuadas es fundamental para conseguir un cesped espectacular.

variedades césped

 

De las aproximadamente 10.000 especies gramíneas que habitan nuestro planeta, apenas una docena son utilizadas para su uso como cespitosas. Las especies utilizadas en céspedes deben cumplir estos tres requisitos:

  •  Soportar siegas sistemáticas y frecuentes.
  • Resisitir el pisoteo y el arrancamiento.
  • Ser capaces de formar un tapiz verde: compacto, contínuo y uniforme.

 

Estas son las características más destacadas de cada una de ellas:

 

Especies de clima templado/continental

  •  Ray grass inglés (Lolium perenne): aporta rapidez en la instalación.
  • Festuca arundinácea: es la especie más versátil y adaptada a nuestras condiciones climáticas. Fuerte y de hoja ancha.
  • Festucas rubras (3 subespecies): muy finas y con cierta tolerancia a sombra.
  • Poa pratense: sus rizomas la hacen muy resistente al arrancamiento. aporta densidad al conjunto.
  • Agrostis estolonífero: muy agradable a tacto, da un césped supertupido.
  • Agrostis tennuis: parecido al anterior, pero menos tupido.

 

Especies de clima cálido

  •  Cynodon dactylon: tolerante a la falta de agua. Entra en latencia en invierno.
  • Paspalum vaginatum: extremadamente tolerante a salinidad. Implantación por esquejes o tepes.
  •  Zoysia japónica/tennuifolia: tienen la particularidad de presentar cierta tolerancia a la sombra. Implantación por tepes.
  •  Stenotaphrum secundatum (grama americana): aspecto grueso y muy compacto. Instalación por esquejes.
  •  Pennisetum clandestinum (kikuyo). Aspecto grueso, muy invasora.

 

Las mezclas cespitosas se confeccionan mediante la oportuna combinación de dos ó más de estas especies, lo que confiere a conjunto una mayor plasticidad y adaptación a las condiciones de las diferentes estaciones climatológicas.

Logo bulbo

Participa en tuinen.es!

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?, ¿Deseas compartir alguna información adicional con el resto de lectores? Déjanos tu comentario o entra en nuestra página en Facebook y contestaremos a tus cuestiones lo antes posible.

Para más consejos también síguenos en Twitter y Google+.

Para conocer más acerca del autor  visita la página Nuestros colaboradores