Acerca de Lorena Becerril

Directora técnica de Semillas Iluro.

Cómo cultivar un huerto con éxito

¿Se trata de vuestro primer huerto? No os preocupéis, porque hacer un huerto es más fácil de lo que parece. Seguid nuestros consejos y obtendréis grandes satisfacciones.

Como cultivar un huerto

El éxito en el cultivo del huerto depende, principalmente, de los siguientes cuatro factores: el sol, el agua, la tierra y el factor humano. Debe contarse también con otro factor muy importante para el éxito de nuestro huerto, la meteorología, pero, desgraciadamente sobre este aspecto no podemos influir.

El huerto debe ser cómodo y de acceso fácil por lo que no debe estar demasiado alejado de nuestro hogar. Con una superficie de unos 30 m2 conseguiremos un suministro óptimo de hortalizas frescas.

 

Preparacion del terrenoPrepara el terreno:

Las operaciones de preparación del terreno se efectúan en otoño o invierno (pero no deben hacerse cuando hiela). Eliminad las piedras más grandes y todos los elementos extraños, para lo que deberéis llevar a cabo un excavado profundo.

Si el terreno es pesado, duro y compacto, añadidle arena, a fin de hacerlo más suave y drenante. Si, por el contrario, es seco y arenoso, es preciso añadir compuestos orgánicos mezclados con turba.

Esperad a que transcurra todo el invierno, dejando la tierra expuesta y reposada y, al inicio de la primavera, removedla cuidadosamente. En primavera basta con un trabajo superficial o nivelación para favorecer el drenaje y evitar encharcamientos.

La fertilización (el estiércol maduro es ideal) se efectúa a mediados de otoño y primavera. Los mejores fertilizantes son los compuestos, de absorción lenta y ricos en microelementos.

Te recomendamos que valles perimetralmente el huerto para evitar que los animales en libertad dañen las hortalizas.

 

La rotación de cultivos

PlantacionTras el trabajo preliminar, el huerto se divide en porciones según la variedad de hortalizas que vamos a cultivar. Es importante recordar cada año que debe cambiarse la disposición de las plantas para obtener un equilibrio biológico natural. El principio básico es no seguir una sucesión de los mismos cultivos anualmente. Por ejemplo, en una misma área, el primer año plantaríamos tomate, el segundo, hortalizas de hoja, el tercero, legumbres y el cuarto coles.

Algunas plantas si se cultivan cerca favorecen su desarrollo: las sustancias que desprenden las raíces de tomates, estimulan el crecimiento de los apios, gracias a las zanahorias, las cebollas mantienen alejadas a las moscas. La agricultura biológica aprovecha estas simbiosis para evitar el uso de productos químicos.

 

RiegoEl riego

Nunca debe efectuarse el riego en pleno día, pero es necesario hacer una distinción: en verano se deberá regar a última hora de la tarde para que el agua sea absorbida por la noche; en primavera, deberemos regar a primera hora de la mañana para evitar que durante la noche el agua pueda helarse y dañar las raíces.

Un huerto de 50 m2 tiene una necesidad diaria de 50 l de agua. Siendo el caudal del grifo de entre 15 y 25 litros por minuto, será necesarios regar 10 minuto al día de forma manual y uniforme. Uno de los sistemas más aconsejables es el riego “gota a gota”. En vuestro centro de jardinería sabrán aconsejaros sobre cómo instalar este sistema.

Logo bulbo

Participa en tuinen.es!

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?, ¿Deseas compartir alguna información adicional con el resto de lectores? Déjanos tu comentario o entra en nuestra página en Facebook y contestaremos a tus cuestiones lo antes posible.

Para más consejos también síguenos en Twitter y Google+.

 

 

Cómo cultivar pimientos en el huerto

Ya ha llegado el buen tiempo a nuestro huerto y podemos cultivar las especies más exigentes en calor como los pimientos.

Cómo cultivar pimientos en el huerto

A los pimientos les gusta aquéllos terrenos algo sueltos, frescos, fértiles y bien drenados. Su posición debe ser soleada para recoger la mayor cantidad de luz posible para que este cultivo se desarrolle de manera apropiada y a resguardo del viento.

  • CLIMA: la temperatura óptima para su crecimiento es de 22-24º C, debiendo estar a una temperatura mínima de 15º C. La planta inicia su crecimiento a partir de los 22º C y muere si se la expone a temperaturas inferiores a 5º C. Por lo que es un cultivo de verano, perfecto ahora que comienzan a elevarse las temperaturas.
  • TRASPLANTE: En invernadero, se realizó desde el mes de marzo, en el campo en climas mediterráneos, se inicia desde principios de abril, sin embargo en el interior de la Península, se debe alargar hasta mayo para evitar las heladas tardías que sufrimos hace tan sólo unas semanas. El trasplante debe realizarse, a ser posible, en días nublados, preferiblemente por la tarde para evitar el shock de las plantas, dejando una distancia de 40/50 cm. entre cada planta. Hay quien dice que conviene enterrar la planta hasta la altura de la primera hoja.
  • TALLA DE LAS PLANTAS: Los pimientos son plantas que si no se las poda alcanza grandes dimensiones, pudiendo llegar a los 50 cm de altura, sin embargo mediante podas la altura óptima de la planta es de 15-20 cm.
  • FERTILIZACIÓN: algunas semanas antes del trasplante, es necesario abonar los huecos en los que se ubicarán las plantas. Se aconseja el uso de abonos orgánicos.
  • CUIDADO Y MANTENIMIENTO: Las zonas próximas a las plantas deben mantenerse siempre limpias de malas hierbas. Cuando la planta alcanza unos 40 cm., hay que colocarle una sujeción y fijar a ella la planta. Es una buena costumbre, además, reforzar las plantas que tienen poca tierra.
  • RIEGO: trazar un surco entre las plantas en el que se haga correr el agua, a fin de mantener el terreno siempre húmedo.
  • PRODUCCIÓN Y COSECHA: la producción media de una planta es de unos 4-5 kg.; su cultivo en invernadero produce unos 6-7 kg.
  • CONSERVACIÓN: los frutos se conservan en el frigorífico durante dos semanas a una temperatura de 9-10ºC.
  • ADVERSIDADES: parásitos animales: pulgones, araña roja y araña amarilla. Enfermedades víricas: mosaico del tabaco, fusarium, verticillium.
  • ADVERSIDADES ATMOSFÉRICAS: quemaduras solares, heladas, asfixia de las raíces por estancamiento de agua, grietas en los frutos por exceso de agua (especialmente, tras periodos de sequía).

 

Tipos de sandía

Ahora que el verano está a la vuelta de la esquina, llega la hora de plantar cultivos de verano, esos que apetecen tanto cuando son frescos y con gran contenido en agua, como la sandia.

Tipos de sandías

En el mercado disponen de gran surtido de variedades de sandía (Citrullus lanatus), nosotros te exponemos y explicamos algunas de las más comercializadas para que decidas que tipo de sandía es la que más se aproxima a tus necesidades y cultivo. 

Las hay de variedades tradicionales, nacionales o locales, estas sólo las encontrarás en los viveros de tu zona y si es de ámbito local, sólo podrás disponer de ella si se consigue semillas de alguien que se dedique a cultivar dicha sandia. De todas formas, gracias a la genética,  mediante la selección y cruzamiento de algunas variedades de sandía se han conseguido híbridos F1 con gran éxito.

Los híbridos F1 son la descendencia de dos líneas de sandias de variedades distintas, que mediante su cruce mediante polen, se consigue que las semillas resultantes de la planta madre, sean todas iguales, dando lugar a una descendencia homogénea únicamente durante el primer año, después con la recombinación genética esta homogeneidad se rompe y no siguen ningún patrón.

LISTADO DE TIPOS DE SANDÍA

dulcis_f1_crimson_sweet DULCIS F1 SANDÍA CRIMSON SWEETRayada, redonda, de color verde claro estriado de verde oscuro. Muy rústica y resistente, la planta produce bien bajo cualquier condición.

Frutos de un peso máximo de 14/16 kg. Planta muy sana y vigorosa, con fertilidad óptima y gran cantidad de frutos. La pulpa presenta un color rojo homogéneo, sin las indeseables estrías. Muy azucarada. Adaptabilidad óptima a las más variadas condiciones ambientales y de cultivo.

dumara_f1 DUMARA F1Esta selección de sandía larga es aún una de las más apreciadas por su forma alargada y por su pulpa, muy azucarada. Puede alcanzar los 15 kg. de peso. Muy productiva.
mini_sandia MINI SANDÍA F1Variedad híbrida de sandía mini, de un peso máximo de unos 2 kg. Su fruto redondo tiene la piel de color verde estriado brillante. La pulpa es crujiente, de color rojo intenso y particularmente azucarada. Sus semillas son pequeñas y escasas. La planta, de ciclo muy precoz (con cosecha a los 50 días tras su trasplante), tiene buena resistencia y asegura una producción notable. Especialidad.
sugar_baby_redonda SUGAR BABY Variedad muy precoz. Frutos redondos, pequeños, de un peso de 4/5 kg. De piel muy oscura, pero con una pulpa muy azucarada. Atención: se parte fácilmente.
crimson_sweet_redonda CRIMSON SWEET La clásica sandía rayada, redonda, de color verde claro, estriado de verde oscuro. Muy rústica y resistente, la planta produce bien bajo cualquier condición. Frutos de un peso de 12/14 kg., de pulpa sólida, crujiente y muy azucarada.
charleston_gray_larga CHARLESTON GRAY LARGA Esta selección de sandía larga es, actualmente, una rareza, estando aún entre las más apreciadas por su forma alargada y por su pulpa, muy azucarada. Puede alcanzar los 15 kg. de peso. No es muy productiva

asahi_myako_f1

ASAHI MYAKO F1Precocísima japonesa de piel fina, con pulpa de color rojo intenso y muy dulce. Redonda, de color verde estriado en negro. Raramente supera los 6/7 kg. de peso. Tiene poco espacio en el huerto.

Cómo cultivar las cucurbitáceas (melones, sandías, pepinos…)

Las cucurbitáceas son plantas propias de zonas cálidas y secas del planeta cuyos frutos grandes contienen buena cantidad de agua, como el melón o la sandia, haciéndolas especialmente atractivas en verano, ya que consumidas frescas calman la sed y el calor.

Como cultivar las curcubitácias (melones, sandias, pepinos...)

Ahora que es el tiempo de estas frutas, te contamos que lugar es el más indicado para ellas.

  • TIPO DE TERRENO: estas plantas prefieren aquellos terrenos suaves, frescos, fértiles y bien drenados. Colocar estas plantas en lugares muy soleados y protegidos del viento.
  • CLIMA: la temperatura óptima para el crecimiento de estas plantas es de 25-30º C, siendo la mínima de 15º C. Temen al frío y a las heladas. Las plantas mueren si se someten a temperaturas inferiores a 5º C.
  • TRASPLANTE: en invernadero frío, el trasplante se realiza desde marzo; en pleno campo, desde abril.
  • TALLA DE LAS PLANTAS: la altura óptima de la planta es de 15-20 cm.
  • FERTILIZACIÓN: algunas semanas antes del trasplante, es necesario abonar los huecos en los que se ubicarán las plantas. Se aconseja el uso de abonos orgánicos.
  • CUIDADO Y MANTENIMIENTO: las zonas próximas a las plantas deben mantenerse siempre limpias de malas hierbas. Cuando la planta alcanza unos 40 cm., hay que colocarle una sujeción y fijar a ella la planta. Es una buena costumbre, además, reforzar las plantas que tienen poca tierra.
  • RIEGO: trazar un surco entre las plantas en el que se haga correr el agua, a fin de mantener el terreno siempre húmedo.
  • PRODUCCIÓN Y COSECHA: la producción media de una planta es de unos 4-5 kg.; su cultivo en invernadero produce unos 6-7 kg.
  • CONSERVACIÓN: los frutos se conservan en el frigorífico durante dos semanas a una temperatura de 9-10ºC.
  • ADVERSIDADES: parásitos animales: pulgones, araña roja y araña amarilla. Enfermedades víricas: mosaico del tabaco, fusarium, verticillium.
  • ADVERSIDADES ATMOSFÉRICAS: quemaduras solares, heladas, asfixia de las raíces por estancamiento de agua, grietas en los frutos por exceso de agua (especialmente, tras periodos de sequía).

 

Sí quieres saber más visita la ficha técnica de cada una de ellas:

Como cultivar los melones : Cultivar melones

Como cultivar las sandías: Cultivar sandías

Como cultivar los pepinos: Cultivar pepinos

Huerto urbano en el balcón o la terraza

El sabor de una ensalada o de un tomate recién cogido no son comparables al de los productos que encontramos en las tiendas. Poder recoger una lechuga, un pepino y un par de tomates en nuestro balcón y llevarlos a la mesa para la cena no tiene precio. Y esto es porque, como es bien sabido , las verduras pierden buena parte de sus vitaminas y sales minerales en el transcurso de 24/48 horas.

Huerto urbano

Quien no pueda disponer de un verdadero huerto propio no tiene por qué renunciar a la perspectiva de consumir productos frescos para enriquecer con sencillez, gusto , estilo y fantasía cada uno de sus platos. Basta con un simple saco de turba (tierra) de 20 litros o más, realizar agujeros para las plantas a la distancia adecuada y colocar las plantas de hortalizas.

Lo mismo puede hacerse en maceta o contenedor, teniendo sólo en cuenta que deben tener, al menos, 40 cm. de profundidad para aquellas plantas que producen fruto (tomates, pimientos, berenjenas, etc.) y unos 20 cm. para las plantas de hoja (lechugas, achicorias, etc.).

También es importante considerar que, para obtener buenos resultados, nuestro balcón o terraza debe estar orientado al sur o, cuando menos , tener luz de sol directa durante, al menos, medio día.

El huerto enseña a vivir con más serenidad, a disfrutar el gusto por el mantenimiento de nuestras plantas, a minorar nuestro ritmo de vida. La verdura no está disponible al momento, como en el mostrador del comercio, sino que requiere espera para su crecimiento, cuidados, observación, y todo esto nos proporcionará tiempo para la reflexión.